Back to top
4 de Enero del 2024
Ideas
Lectura: 19 minutos
4 de Enero del 2024
Mariana Neira

Periodista de investigación, dirigió la redacción de la revista Vistazo en Quito.

Eugenio de Santa Cruz y Espejo, en estado de shock
0
El periodismo en tres actos: Uno. Eugenio Espejo, por su perfil, fue el primer periodista de investigación del hoy Ecuador. A causa de sus denuncias y críticas, el imperio español lo tuvo rodando de cárcel en cárcel hasta que enfermara y muriera. Dos. Un periodista se acerca a un patrón del narcotráfico, Pablo Escobar, para escribir su perfil, sin convertirse en su ñaño o socio. Tres. El salto del "ñaño periodista" a la extorsión, el salto de la comunicadora enamorada a lobista y posible lavado de dinero con realities.

Ahora que el periodismo ecuatoriano se encuentra en estado de shock por un par de malos periodistas/comunicadores que cayeron en las tentaciones de la narcocorrupción, vale contar historias de buenos periodistas.

I. Eugenio Espejo, por su perfil, fue el primer periodista de investigación del hoy Ecuador. A causa de sus denuncias y críticas, el imperio español lo tuvo rodando de cárcel en cárcel hasta que enfermara y muriera.

II. Una historia contemporánea de cómo un periodista famoso se acerca a un patrón del  narcotráfico, Pablo Escobar, para escribir su perfil, sin convertirse en su ñaño o socio.

III. El salto del ñaño periodista a la extorsión, el salto de la comunicadora enamorada a lobista y posible lavado de dinero con realities.

I. El primer periodista investigador

Cada 5 de enero celebramos el Día del Periodista Ecuatoriano, porque corresponde a la fecha cuando Eugenio de Santa Cruz y Espejo publicó el primer número del primer periódico quiteño: Primicias de la Cultura de Quito, que se sumó a sus panfletos y libros usados para la denuncia de abusos del imperio español y su menosprecio a los habitantes del ahora Ecuador. Sus textos lo convirtieron en líder del movimiento separatista de Quito.

Al releer esta historia notamos que Espejo tiene el perfil de lo que hoy llamamos periodista de investigación. Respaldado por su gran formación académica (médico, abogado) y su gran manejo del idioma castellano, él realiza investigaciones profundas sobre la situación de la salud pública y usa la ironía para enfrentar a sus críticos.

“Durante la Real Audiencia (o Presidencia) de Quito, años 1772 y 1779, Espejo provocó a las autoridades coloniales, que lo consideraban el autor de varios carteles satíricos y burlones, colocados en las puertas de las iglesias y otros edificios.

En 1779 circuló un manuscrito satírico y lleno de reproches, El nuevo Luciano de Quito, suscrito por "don Javier de Cía, Apéstegui y Perochena," un pseudónimo adoptado por Espejo. Esta obra como tal imitaba el estilo satírico de Luciano, y mostraba especial antipatía hacia los jesuitas. Mostraba la cultura de su autor, a pesar de vivir en una ciudad aislada e intelectualmente atrasada como lo era Quito en esa época.

En junio de 1780, escribió Marco Porcio Catón. Nuevamente usó un pseudónimo, esta vez “Moisés Blancardo”. En esta obra, una parodia presentada como una supuesta respuesta de un censor al Nuevo Luciano, se burlaba de las nociones e ideas de sus críticos. En 1781 escribió La ciencia blancardina, a la que se refirió como una segunda parte del Nuevo Luciano, como respuesta a las críticas de un sacerdote mercedario de Quito.

Debido a sus obras, para 1783 fue calificado como “subversivo". Para librarse de él, las autoridades lo designaron médico principal en la expedición científica de Francisco de Requena a los ríos Pará y Marañón para delimitar el territorio de la Audiencia.

Debido a sus obras, para 1783 fue calificado como “subversivo". Para librarse de él, las autoridades lo designaron médico principal en la expedición científica de Francisco de Requena a los ríos Pará y Marañón para delimitar el territorio de la Audiencia. Espejo intentó declinar el nombramiento, y cuando el intento fracasó, trató de huir sin éxito. Capturado, fue enviado de vuelta como "reo de grave atentado," pero no fue enjuiciado ni sufrió mayores consecuencias.

En 1785, el cabildo de la ciudad solicitó que escriba un trabajo sobre la viruela, el peor problema sanitario que la Audiencia enfrentaba. Espejo aprovechó la oportunidad para redactar su mejor y más completo trabajo, Reflexiones acerca de un método para preservar a los pueblos de las viruelas. Con esta, Espejo hizo enemigos porque su obra criticaba a los médicos y sacerdotes a cargo de la salud pública en la Real Audiencia por su negligencia, y se vio obligado a abandonar Quito.

Camino a Lima, se detuvo en Riobamba, donde un grupo de sacerdotes le pidieron escribir una respuesta al reporte escrito por Ignacio Barreto, jefe de recaudación de impuestos. El reporte acusaba a los sacerdotes de Riobamba de varios abusos contra los indígenas a fin de quedarse con su dinero. Espejo con gusto aceptó el encargo… Escribió Defensa de los curas de Riobamba, un estudio detallado del estilo de vida de los indígenas de Riobamba y un poderoso ataque al reporte de Barreto.

En marzo de 1787, continúo su ataque contra sus enemigos riobambeños con una serie de ocho cartas satíricas a las que llamó Cartas riobambenses. En respuesta, sus enemigos denunciaron a Espejo ante el presidente de la Real Audiencia, Juan José de Villalengua. Espejo fue acusado de ser el autor de El Retrato de Golilla, una sátira dirigida contra el rey Carlos III y el Marqués de la Sonora, ministro colonial de las Indias. Fue llevado a Quito, y desde allí… llevado ante el Virrey de Bogotá.

En Bogotá conoció a Antonio Nariño y Francisco Antonio Zea, desarrollando en el proceso sus ideas sobre la independencia. En 1789 uno de sus seguidores, el quiteño Juan Pío Montúfar, llegó a Bogotá y, junto a Espejo, obtuvieron la aprobación de importantes miembros del gobierno para crear la Escuela de la Concordia, luego llamada Sociedad Patriótica de Amigos del País de Quito.

En 1790, Espejo regresó a Quito para impulsar la fundación de la Sociedad Patriótica de Amigos del País de Quito y, el 30 de noviembre de 1791, una sede fue establecida en el Colegio de los Jesuitas. Fue electo su director.

La Sociedad fundó el primer periódico de Quito, Primicias de la Cultura de Quito, publicado por Espejo a partir del 5 de enero de 1792, órgano de esa sociedad, y del que salieron siete números hasta el 27 de marzo de ese año en que dejó de publicarse. A través de este diario, las ideas liberales, en cierto modo ya conocidas en otras partes de Hispanoamérica, fueron difundidas entre la gente de Quito. El 11 de noviembre de 1793 Carlos IV disolvió la sociedad.

La Sociedad fundó el primer periódico de Quito, Primicias de la Cultura de Quito, publicado por Espejo a partir del 5 de enero de 1792, órgano de esa sociedad, y del que salieron siete números hasta el 27 de marzo de ese año en que dejó de publicarse.

En 1793, las autoridades trataron de deshacerse de Espejo, a quien motejaban de "rencilloso, travieso, inquieto y subversivo", designándole médico de una expedición científica a los ríos Pará y Marañón. Espejo se negó a este juego y fue arrestado, aunque al poco tiempo quedó libre por falta de pruebas. A Espejo no le quedó otra opción más que trabajar como bibliotecario en la Biblioteca Nacional.

Habiendo perdido la poca fe que le quedaba en la monarquía, llegó a creer que no existía otra solución que cambiar las estructuras políticas vigentes. Escribió sermones para su hermano cura a fin de difundir estas ideas. Se volvió activista; en las cruces de Quito amanecieron banderolas escarlatas con el lema: "Al amparo de la cruz, sed libres, conseguid la gloria y la felicidad".

Debido a sus ideas liberales, fue apresado el 30 de enero de 1795, acusado de conspiración por su desafiante acción con las cruces. Solamente le permitieron dejar su celda para tratar a sus pacientes como médico y, el 23 de diciembre de 1795, para morir en su hogar a causa de la disentería que adquirió durante su cautiverio. Falleció el 27 de diciembre de 1795”

(Resumen de la biografía de Wikipedia).

II. Periodistas con valores que no se entregan a las tentaciones 

Esta línea de periodismo investigador, crítico, que denunciaba injusticias, se popularizó y con el paso de los años extendió su radio de acción hacia la corrupción, el contrabando (evasiones tributarias, robos de dinero y bienes del Estado), al narcotráfico (mezcla droga con sangre). Cada uno de estos grupos es manejado por gente poderosa, mafiosos que buscan reclutar a periodistas con halagos, ofertas de datos, de dinero, de negocios. Esas tentaciones doblegan a los periodistas sin principios y valores que terminan siendo ñaños de los delincuentes, para hacer lo que ellos les ordenan.

Un periodista puede entrevistar a un mafioso para contar su historia, pero lo hace manejando el dialogo con habilidad para no dejarse manipular, peor conquistar. Un ejemplo es la siguiente historia contada por un periodista colombiano famoso y consta en su libro: Antología de crónica latinoamericana actual. Darío  Jaramillo Agudelo. E-book google:

“Pablo Escobar había sido elegido legislador por el Movimiento de Renovación Liberal, con una original campaña: sembrar árboles y crear canchas deportivas en los barrios populares de Medellín. Para entonces ya se hablaba de que estaba en el narcotráfico y Darío Jaramillo, periodista de El Tiempo, le pidió una entrevista. A través  de su jefe de prensa le hizo saber que le recibiría en su hacienda Nápoles. En un poblado cercano lo recogieron guardaespaldas. Llegaron. “En la piscina, dos hombres se bañaban. Uno de ellos era un poco entrado en años. Por los uniformes y las insignias que habían dejado al borde de la piscina me di cuenta de que eran dos coroneles del ejército. En ese momento apareció Pablo Escobar. Me saludó con una amabilidad fría, pero llena de respeto por mi oficio y por el periódico para el cual trabajaba”.

El periodista hace una descripción de los lujos de la hacienda, incluso le dio un paseo por la finca en un campero... allí estaban los famosos y enormes hipopótamos… plaza de toros. “Ya era de noche. Para abandonar la hacienda, Escobar  llamó a uno de sus guardaespaldas y le pidió que nos acompañara. Volví a sentir miedo...

El periodista hace una descripción de los lujos de la hacienda, incluso le dio un paseo por la finca en un campero... allí estaban los famosos y enormes hipopótamos… plaza de toros. “Ya era de noche. Para abandonar la hacienda, Escobar  llamó a uno de sus guardaespaldas y le pidió que nos acompañara. Volví a sentir miedo: el elegido había sido con la cara de asesino”. Ya eran las 9 de la noche y en una aldea vecina entraron a un bar. Hablaron de sus ideas sociales y políticas. “Cuando la botella iba por la mitad yo me atreví a poner sobre el tapete el tema vedado: el asunto de las drogas. Pablo Escobar ni siquiera se inmutó y empezó a contarnos en forma animada cómo hacía su gente para contrabandear cocaína hacia los Estados Unidos de América”.

“En esa parte de la conversación donde, por supuesto, no hubo grabadoras ni libretas de apuntes, Pablo Escobar se puso a dibujar sobre un papel el radio de acción del radar de un avión Awac de los que empleaba la DEA para detectar los vuelos ilegales que entraban a La Florida procedentes de Colombia.
—Las rutas de esos aviones también tienen precio… ya hemos comprado varias…
Entonces le dije a Pablo Escobar que yo quería escribir esa historia y también escribir la historia de cómo había empezado el problema del narcotráfico en Colombia.
—Pero hay que escribirla como hacen los periodistas gringos, contando las cosas con pelos y señales —dijo él con tono enérgico—, porque si usted la va a contar como cuentan los periodistas colombianos, no vale la pena. Aquí los periodistas no son sino lagartos y lambones. Lo que hacen cuando estoy en el Congreso, los redactores políticos no se arriman sino a preguntarme pendejadas con una grabadora en la mano y a pedirme plata…
A las dos de la mañana ya todos estábamos borrachos y entusiasmados… Cuando íbamos por el camino, Pablo Escobar me dijo algo que me dejó helado:
—Escribí el libro. Salite del periódico. Yo te doy una beca”.

Terminó la entrevista y tras el triunfo de Escobar, en una revista colombiana habían publicado una opinión que decía: “Que los pobres de Medellín por fin habían encontrado su redentor”.

Y el periódico de Darío Jaramillo publicó una opinión “en términos muy duros y dijo que reportajes como ese solo contribuían a glorificar a los capos del narcotráfico”. Y el alto ejecutivo del diario le dijo: “olvídate del reportaje con Pablo Escobar”.

La periodista cayó en sus redes

El periodista salió inmune de ese contacto con Escobar, pero de sus garras no se salvó la periodista Virginia Vallejo, una mujer de la alta sociedad que fue seducida y reclutada por él. “Fueron muchas cosas. Me salvó la vida, borró las deudas de mi empresa, me envió 1.000 orquídeas y me consiguió el divorcio exprés de David Stivel (famoso realizador argentino). Si no me hubiera amado con tanta pasión, no le hubiese dado bola”, indicó la periodista en una entrevista con La Vanguardia de España.

No obstante, la historia de amor entre ambos dio un giro radical con el asesinato del ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, ya que Escobar se convirtió en el principal enemigo de las autoridades colombianas y se vio obligado a esconderse por varios meses.

La gota que derramó el vaso se dio en 1987, cuando Virginia Vallejo se acercó a Gilberto Rodríguez Orejuela, jefe del Cártel de Cali, con el fin de iniciar un negocio de cosméticos debido a que el narcotraficante era dueño de la mayoría de empresas de este rubro.

“Creyó que lo había engañado con el líder de Cali. Se volvió paranoico, un megalómano, no podía seguir con él. Se volvió un monstruo después de que lo dejé, empezó a usar dinamita”, confesó Vallejo.

A raíz de su separación con Pablo Escobar, el 2006 Virginia Vallejo se exilió como testigo protegido en Estados Unidos al haber declarado contra las mafias colombianas y su relación directa con la política.

(Fuente: prensalibre.com)

III. Ecuatorianos que cayeron en las tentaciones

Lo que le sucedió a Virginia Vallejo es parecido a los casos del periodista Anderson Boscán y a la comunicadora Mayra Salazar, en Ecuador, según los diálogos divulgados por la Fiscalía General.
Boscán convirtió en su ñaño al narcotraficante Leandro Norero que estaba en la cárcel pagando una sentencia. Muy claras son las normas éticas que guían el trabajo periodístico: un delincuente no puede ser una fuente. Además, el trato tan amistoso de Boscán con Norero se daba mientras el narco amenazaba a periodistas que se vieron obligados a abandonar el país.

(Fuentes: ‘Dos periodistas debieron ser reubicados; ya son nueve casos de exilio en este año’. Semanas antes de la advertencia directa, un ciudadano extranjero los interceptó en la noche, desde su motocicleta, y les dijo que los iban a “quebrar”. Periodistas sin cadenas. 26. 10.2023.

Entrevista Teleamazonas: Milton Pérez a Andersson Boscán: "Mientras Norero planificaba atentar contra periodistas, te ñañeabas con él". Primicias  23 dic 2023.)

Lo más grave denunciado en contra de Boscán es su presunto involucramiento en el delito de extorsión. Supuestamente cobraba dinero para no publicar información. Esta historia, completa y respaldada por documentos, consta en la investigación: Los servicios de Boscán: ¿blindaje mediático y relacionista público de la mafia? La Fuente-Periodismo de Investigación. 24 diciembre 2023.

Una rama del periodismo es la comunicación social o institucional, o sea, la difusión de la labor de una institución o de su jefe. Esa era la responsabilidad de Mayra Salazar, pero ella cobraba al Estado y servía a Norero, su pareja sentimental, enlace de él con los jueces para conseguir fallos favorables. “Le ayudaba a gestionar decisiones judiciales desde su cargo en la Corte Provincial del Guayas”.

(Fuente: Mayra Salazar, la pareja e intermediaria secreta de Leandro Norero. Primicias. 30 dic 2023).

Pero recién también ha sido denunciada por un medio de comunicación digital por supuesto vínculo con un grupo de lavadores de dinero integrado por chicos realities de la TV. (Fuente: ‘La patrona de la farándula /Denuncia de: Karen Minda. La Voz del Pueblo. YouTube s/f. aproximado diciembre 2023.)

 

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Alexis Oviedo
Patricio Moncayo
Pocho Álvarez
Fernando López Milán
Juan Carlos Calderón
Juan Carlos García
Mario Pazmiño Silva
Marko Antonio Naranjo J.

[RELA CIONA DAS]

El capo y el periodista
Fernando López Milán
PlanV fue parte de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación
Manuel Novik
Notimercio o la persistencia del periodismo
Redacción Plan V
Plan V: diez años de resistencia para que el periodismo perviva
Juan Carlos Calderón
Jan Topic, el próximo error del pueblo ecuatoriano
Santiago Roldós
GALERÍA
Eugenio de Santa Cruz y Espejo, en estado de shock
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Así se involucró a la empresa Plastiquim en la trama de sobornos de Odebrecht
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Olivio Rodrigues aseguró que las coimas de Odebrecht pasaron por las empresas Cosani, Plastiquim e Italcom
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
¿Qué dice la denuncia por "traición a la patria" contra Rafael Correa?
Redacción Plan V
¿Qué sanciones busca México contra Ecuador y cuán posibles son?
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Juicio contra Carlos Pólit (día 4): Gerardo de Souza confirma que entregó dinero a Pamela Martínez, exasesora de Rafael Correa
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
¿Quién es Diego Sánchez, el testigo en el juicio contra Carlos Pólit que tiene un acuerdo con EEUU?
Redacción Plan V
Santos sobre Carlos Pólit en el juicio (día 2): ‘Me pidió que pagara sobornos para eliminar multas contra Odebrecht’
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Juicio de Carlos Pólit (día 1): El excontralor llegó a la Corte de Miami para asistir a la elección del jurado
Susana Morán, desde Ecuador, y Marcos Medina, desde Miami