Back to top
12 de Abril del 2021
Ideas
Lectura: 5 minutos
12 de Abril del 2021
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

¿Fin del correato?
0
La única manera de cambiar el país es mediante el ejercicio de una verdadera democracia, que tome muy en cuenta el desarrollo y la disminución sostenida de los índices de la corrupción que nos invade. Sobran los megarrelatos y los grandes discursos con los que se ofrece una salvación que vendrá mágicamente.

Un viento nuevo empieza a soplar sobre el país. Por cierto, no es que el fantasma del correísmo haya sido sepultado. La mala hierba nunca muere. Pero sin duda, se ha logrado parar sus soberbias ínfulas de dominio y ese deseo perverso de continuar apoderado del país. 

Los movimientos totalitaristas siempre se han disfrazado con slogans de salvación y de redención. Por fin los pobres terminarán con su pobreza. Por fin los ricos devolverán lo que durante siglos han robado a los desposeídos. Por fin los sin voz y sin voto tomarán el poder y gobernarán eternamente. Por fin la nueva redención sacará de la pobreza a los eternamente pobres mediante la distribución equitativa de los bienes, de las tierras, de las riquezas. 

Discursos esotéricos, tan antiguos como las ansias de poder de unos y las urgencias de justicia en los otros. Velasco Ibarra se constituyó exactamente como el eterno predicador de la redención de los pobres en un país de pobres. Y cinco veces se lo eligió. Y cuatro veces fue defenestrado porque la salvación siempre es un mito. Y porque si hay un salvador que llega al poder, hay muchos otros que desean lo mismo y que están listos a la zancadilla. 

La política, nuestra política, fácilmente se convierte en la capacidad de engañar a aquellos que ciertamente viven en la pobreza, el desamparo y la explotación. Discursos y propuestas llenas de la vieja unción de los engaños. 

El alma de los mitos de poder es la salvación de los oprimidos. De todos aquellos que claman justicia social. Y aquellos que se creen listos se ofrecen a eso, a inventar la redención mediante cambios radicales. Los del marxismo ofrecieron la distribución equitativa de la riqueza del mundo entre todos. Cada uno sería igual al otro. Ya no más ricos que tengan más y ni pobres que se mueran de hambre. ¿Es la política la virtud del engaño?

La política, nuestra política, fácilmente se convierte en la capacidad de engañar a aquellos que ciertamente viven en la pobreza, el desamparo y la explotación. Discursos y propuestas llenas de la vieja unción de los engaños.

¿Por qué nos comparan con Venezuela? Ha preguntado el candidato perdedor. Como si él no supiese que Venezuela constituye no solamente el prototipo del correato sino el modelo necesariamente impuesto. ¿Acaso Correa no citaba a Maduro como a su ídolo y su norte y hasta como el juez que le juzgaría sobre lo bien o lo mal que había hecho en su década de oprobio? Ser como Maduro, por una parte, y convertir a Ecuador en otra Venezuela, ese es el proyecto del bolivarismo correísta. Es frecuente que los delincuentes se disfracen de héroes. 

¿En dónde estuvo Arauz sino en Venezuela, para ser instruido por Maduro, el gran genio de la política y de la economía latinoamericanas? Allí estuvo recibiendo un curso rápido de cómo pauperizar un país en menos de lo que canta un gallo. De cómo enriquecerse a la velocidad del rayo. De cómo asesinar a los adversarios. De cómo lograr que los ciudadanos huyan espavoridos a otros países en pos de trabajo y de comida. 

Lasso ganó la presidencia. Sin embargo, debe tener presente que el virus de correato ha sido regado por doquier y que ha contaminado a muchos. Por ende, una de sus primordiales tareas podría ser la de fumigar al país. Y la única manera de hacerlo es mediante el ejercicio de una verdadera democracia que tome muy en cuenta el desarrollo y la disminución sostenida de los índices de la corrupción que nos invade. Sobran los megarrelatos y los grandes discursos con los que se ofrece una salvación que vendrá mágicamente. 

La primera gran tarea de Lasso no puede ser otra que la descorreización del país. Sólo así asegurará su éxito. 

GALERÍA
¿Fin del correato?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Quito en piloto automático mientras el cerco sobre Jorge Yunda se estrecha
Redacción Plan V
La Conaie fustiga contra el COE Nacional
Redacción Plan V
Así llegó la vacuna contra la covid a los maestros de Quito
Fermín Vaca Santacruz
Lenín Moreno lleva a Miami una barra pagada ...por nosotros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La ambigua relación de Lasso con la Universidad de Los Hemisferios
Redacción Plan V
Harrison Salcedo fue asesinado el mismo día que se reinstaló la audiencia preparatoria de juicio en su contra
Redacción Plan V
Correa y Yunda perdieron a los quiteños
Mariana Neira
Ximena Moreno abrió el camino para que más mujeres pudieran volar
Gabriela Muñoz