Back to top
5 de Agosto del 2016
Ideas
Lectura: 6 minutos
5 de Agosto del 2016
Gabriel Hidalgo Andrade

Politólogo y abogado. Docente universitario.

¿Fraude en Penipe?
Pero aquí solo puede haber una mentira absoluta y, además, una verdad absoluta. Es absolutamente imposible que un cantón con menos de 7 mil personas se consigan 45 mil firmas. Es una mentira ridícula que todos y cada uno de esos habitantes, incluyendo ancianos, enfermos, niños, minusválidos y mujeres en gestación, hayan dejado sus ocupaciones para conseguir 6.4 firmas ¡cada uno!

La entrega de firmas en Penipe es totalmente falsa. Es una mentira. Según el principio “a maiore ad minus” se entiende que quien miente sobre lo principal también miente sobre lo accesorio. Esto es lo que se ve en las imágenes de entrega de las firmas: a un orgulloso funcionario público aportando con cajas llenas, según él, de 45 mil firmas a la causa de la reelección de Correa, frente a un auditorio abarrotado de personas. El funcionario se dirige a los asistentes usando un atril del Municipio de Penipe, en un escenario del municipio de Penipe, en un auditorio del municipio de Penipe. El funcionario es el alcalde de Penipe.
¿Qué hace un alcalde entregando firmas para una causa particular? ¿Por qué utiliza las instalaciones de un municipio, en horas de trabajo, para entregar algo sobre lo que la ley ordena que alguien como él no debe ocuparse?

A confesión de parte, relevo de pruebas. Lo que este torpe hizo fue confesar públicamente que dedicó su tiempo remunerado como alcalde para organizar una recolección de firmas ilegal, que utilizó los recursos públicos para conseguirlo y que violó el art. 115 de la Constitución y el 203 del Código de la Democracia. Ambos prohíben el uso de recursos públicos con fines electorales. 

¿Quiénes asistieron al acto? ¿Ciudadanos? A maiore ad minus o dicho en castellano “quien puede lo mayor, puede lo menor”. Ya se puso en evidencia. Confesó que su alcaldía se volcó a conseguir 45 mil firmas en un cantón habitado por menos de 7 mil personas, lo que equivale a que cada una de esas personas consiguiera 6.4 firmas cada una ¡cada una! O lo que es más, eso equivale a decir que los 2 mil 900 electores que eligieron a este alcalde consiguieran más de 16 firmas cada uno, ¡cada uno! Ridículos. Mentirosos.
El desvío de fondos públicos para un uso particular se tipifica como peculado. Lo que hizo este sinvergüenza es pedir a gritos que lo destituyan. Cualquier funcionario que haga lo que hizo éste debe pagar con la destitución y con una pena de cárcel de 10 a 13 años, según el art. 278 del COIP.

¡Autoridades de la Contraloría, qué esperan para detener a este desfachatado! Pero nadie hará nada. Es de los suyos. Tienen que hacerse los que miran para otro lado. Abusivos.  

Pero el alcalde poco tiempo después se dio cuenta de lo tonto que se veía. Es imposible que un cantón de menos de 7 mil personas recoja 45 mil firmas. Entonces, cambio otra vez de versión. Dijo después que las firmas son de toda la provincia o mejor, de todo el país. ¿Qué más da?

Quien mucho habla, mucho yerra, dicen los Proverbios. Pero éste no se equivoca mucho, éste miente mucho. Habla y habla para cubrir sus mentiras. Cubre sus mentiras con más mentiras. Es un mitómano.
Primero entregó las firmas a nombre de su cantón. ¿Entonces las consiguió ahí? No, odiadores, vendepatrias. Las recogió en toda la provincia. No, tampoco. Lo que realmente pasó es que miles de penipeños dejaron sus trabajos y ocupaciones para recoger en toda la provincia y luego en todo el país las decenas de miles de firmas que él las presentó en nombre de los penipeños. ¿Qué? (!)

¿Quién pagó el transporte, la alimentación, el alojamiento y los honorarios de estas cientos de personas que dejaron de cumplir con sus tareas cotidianas para conseguir estas firmas?

Pero aquí solo puede haber una mentira absoluta y, además, una verdad absoluta. Es absolutamente imposible que un cantón con menos de 7 mil personas se consigan 45 mil firmas. Es una mentira ridícula que todos y cada uno de esos habitantes, incluyendo ancianos, enfermos, niños, minusválidos y mujeres en gestación, hayan dejado sus ocupaciones para conseguir 6.4 firmas ¡cada uno!

Es una mentira absoluta que cada uno de los 2 mil 900 electores de este despilfarrador, incluyendo ancianos, enfermos, minusválidos y mujeres en gestación, hayan dejado sus trabajos para recoger 16 firmas ¡cada uno!

Según su página web el municipio de Penipe se compone de 822 empleados y trabajadores. Si todos al mismo tiempo salieron a recoger las 45 mil firmas entregadas, significa que debieron conseguir 55 firmas cada uno. También quiere decir que al salir podrían obtener solo un máximo de 8 firmas en su cantón compuesto por aproximadamente 6 mil 700 habitantes, incluyendo a menores de 16 años. Para conseguir las 38 firmas restantes, según la versión de su alcalde, tuvieron que abandonar las fronteras de su cantón para visitar a los cantones vecinos, recorriendo toda la provincia de Chimborazo y luego todas las provincias cercanas, cubriendo el país entero después, acompañados de su característica alegría revolucionaria. ¿Quién se traga esta rueda de molino? (!)

Y hay también una verdad absoluta: quien mintió en la recolección de las firmas, mintió también en la existencia de las firmas. Mintió en un acto público, utilizando recursos públicos en actos proselitistas. Mintió. En las cajas entregadas no hay nada. Todo es una farsa.

La entrega, las cajas, los asistentes, los discursos, los aplausos. Todo es una mentira para hacernos creer que Rafael consigue firmas y votos por todos lados, que será candidato, que será otra vez presidente.
Rafael será otra vez presidente, seguramente, con firmas falsas y votos falsos. Será presidente con los votos de personas muertas si los ciudadanos decentes no hacemos nada para detener esta farsa.  

@ghidalgoandrade

[PANAL DE IDEAS]

Juan Carlos Calderón
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Fernando López Milán
Carlos Rivera
Gabriel Hidalgo Andrade
Carlos Arcos Cabrera
Pablo Piedra Vivar
Alexis Oviedo
Marlon Puertas
Santiago M. Zarria

[RELA CIONA DAS]

La trama del dinero negro de Alianza PAÍS complica al presidente Lenin Moreno
Redacción Plan V
Alianza PAIS reprivatizó la política
Juan Cuvi
Richard nos alegra mientras los políticos nos desangran
Ana Minga
En la Asamblea Nacional, la gran mayoría de propuestas legales se quedan en proyectos
Redacción Plan V
Una victoria con muchos padres y madres
GALERÍA
¿Fraude en Penipe?
 
1

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Seguridad para pocos, inseguridad para todos: ecos del debate minero en la Constituyente de Montecristi
Alberto Acosta y John Cajas-Guijarro
¿Todos los caminos conducen al glifosato?
Daniel Pontón C.
La "soledad" de mister Chapman
Redacción Plan V
Ecuador, un país con mano de obra joven pero sin trabajo
Gonzalo Ortiz Crespo

[MÁS LEÍ DAS]

El giro dramático en el caso Pases Policiales
Redacción Plan V
El despido de Luis Dávila de Radio Pichincha
¿Cuál es el trasfondo de la demora en la posesión del Consejo de Participación?
Redacción Plan V
Lenín y la tolerancia a la corrupción
Jean Cano