Back to top
15 de Agosto del 2016
Ideas
Lectura: 6 minutos
15 de Agosto del 2016
Gabriel Hidalgo Andrade

Politólogo y abogado. Docente universitario.

Hijos del castrismo
En Cuba no hay libertad. Hay un solo partido: el comunista; un solo periódico: el Granma; un solo empleador legal: el Estado. Pero sus élites son felices y no pasan hambre. Se dan una vida de monarcas. Igual que en la Venezuela de Chávez, en la Argentina de los Kirchner o en el Ecuador de Correa.

Fidel Castro cumplió 90 años. Con más de medio siglo atornillado al mando de Cuba, el anciano autócrata dedicó toda su juventud, toda madurez y toda vejez a sujetarse del poder.

El comandante apareció hace cincuenta y siete años en la escena política latinoamericana. Desde su llegada encandiló a muchos con la altisonancia y el melodrama de la Guerra Fría aun después de concluida. Quienes cayeron en esta ficción tienen una solo lectura de la historia: la disyuntiva entre neoliberalismo o comunismo. Punto.

Ese es el caso de la presidenta de la Asamblea de Ecuador. Hace una semana Rivadeneira visitó Cuba y días después, a propósito del onomástico de Castro, le dedicó una columna que seguramente él no leerá. Plagada de frases vacías, la presidenta del Legislativo escribió su carta describiendo al mayor de los Castro como el sobreviviente de “mil atentados”, como el padre constructor de “una patria justa y libre”, como “un rayo en cielo sereno”, o como una figura quijotesca capaz de “sublevar pueblos”. En resumen, el texto es un canto al caudillismo.

En un tuit durante su visita, Rivadeneira calificó al régimen castrista como un “referente de derechos”. Aunque parezca una broma, la titular de la Asamblea, borró de un plumazo y sin sonrojo las alarmantes cifras de violación a los derechos humanos en Cuba. Rivadeneira, popularizada por sus discursos leídos con telepromter, con estas expresiones afirmó que Cuba es un modelo ejemplar de derechos, legislación y política para el Ecuador.

Organizaciones como la FAO reconocen ciertos avances en la lucha contra el hambre y el Banco Mundial se ha referido a los esfuerzos en educación. Sin embargo, hay otros costados que no hablan bien del desempeño del gobierno cubano y mucho menos de la objetividad de los fanáticos de su dictadura.
El periodista neozelandés Fergus Hodgson elaboró una crónica sobre su visita a la isla. Encontró un “país de mentiras”, creado por un inmenso aparato de propaganda que endiosa a los líderes del castrismo como el Che, los hermanos Castro, Hugo Chávez y otros. Encontró también que los cubanos se educan sin internet libre, que la gente no puede manifestar su opinión en público porque es ser perseguida y encarcelada, y que la policía política del castrismo husmea todo lo que hace cada cubano.

Esto fue confirmado por el mundo entero tras la primavera negra de Cuba en el 2003, cuando el régimen cubano encerró con penas de más de 10 años, a través de juicios sumarísimos, a 75 intelectuales cubanos por pedir la excarcelación de los presos políticos de la isla. 

En una publicación del rotativo estadounidense Newsweek se destacan las maravillas turísticas del país de los Castro, sin mencionar la explotación laboral que sufren los cubanos, el segundo salario más bajo del mundo, la situación de pobreza en el último lugar del continente después de Haití, el pésimo equipamiento médico de los hospitales cuyos pacientes deben llevar desde las sábanas y almohadas, hasta los esterilizantes. ¿Este es el ejemplo que quiere imitar la señora Rivadeneira en Ecuador? 

En Cuba no hay libertad. Hay un solo partido: el comunista; un solo periódico: el Granma; un solo empleador legal: el Estado. Pero sus élites son felices y no pasan hambre. Se dan una vida de monarcas. Igual que en la Venezuela de Chávez, en la Argentina de los Kirchner o en el Ecuador de Correa. Las disparidades aumentan, la pobreza y el desempleo se disparan mientras estos se visitan para contarse lo felices que son ellos y lo bien que se imitan. Nunca antes la verdad ha sufrido tantos embates como ahora.

Pero Rivadeneira jura que “de ese mismo espíritu humanista, de esa misma vocación soberana, es hija nuestra revolución ciudadana”. Es eso. Los Castro y los hijos del castrismo son los “Padres de la patria” y punto. Ellos son el mesías de la democracia. Antes que ellos no había nada, después de ellos, todo.
Si los césares romanos, George Washington y los demás fundadores de los EE.UU. o los libertadores de América, como Simón Bolívar, Francisco de Miranda o José de San Martín han sido elevados a los altares de la Historia con este nombre, ¿por qué habríamos de encumbrar a mortales de reconocida debilidad por el poder y de marcada vocación antidemocrática?

Hay otros “padres” como Lenin, Stalin o Kim Il-sung, todos dictadores. Este último ostenta el título de “padre de la patria y presidente eterno de Corea del Norte”. Kim Il-sung se negó a abandonar el poder hasta su muerte, igual que Chávez o, como seguramente sucederá con los hermanos Castro. ¿Ese es el espejo en el que mira la señora Rivadeneira a nuestro país? 

Renunciar a la democracia para alabar al caudillo es negarse a observar sus errores y los de su gobierno; es endiosar los vicios humanos, mirar a otro lado y negar la realidad.

@ghidalgoandrade

[PANAL DE IDEAS]

Rubén Darío Buitrón
Carlos Arcos Cabrera
Ernesto Carrión
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Fernando López Milán
Giovanni Carrión Cevallos
Natalia Sierra
Consuelo Albornoz Tinajero
Mariana Neira
Iván Flores Poveda

[RELA CIONA DAS]

Las gasolinas más caras y los sueldos más bajos están en los países socialistas
Mariana Neira
Escucha, Estado cubano
Patricio Moncayo
Cuba, ¿utopía o distopía?
Álex Ron
Protestas en Cuba revelan otro rostro del totalitarismo
Consuelo Albornoz Tinajero
Salvoconducto 15: ¡Patria o muerte! / ¡Patria y vida!
Carlos Arcos Cabrera
GALERÍA
Hijos del castrismo
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Con la vacunación a la baja, hay dudas sobre si se llegará a la inmunidad colectiva en 2021
Manuel Novik
Así fue la censura a PLANV en el Complejo Judicial Norte
Redacción Plan V
Guardianas de Semillas y su casa de sanación en Los Andes
Gabriela Ruiz Agila @GabyRuizMx
Gobierno Abierto: la información pública en un click
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Torres y Jarrín: dos asambleístas que pierden los estribos en Twitter
Redacción Plan V
La chequera de Chérrez pone en evidencia la red de sobornos en el caso ISSPOL
Redacción Plan V
La erosión en el río Coca está a 8 kilómetros de Coca Codo Sinclair
Manuel Novik
Así fue la censura a PLANV en el Complejo Judicial Norte
Redacción Plan V