Back to top
5 de Abril del 2022
Ideas
Lectura: 4 minutos
5 de Abril del 2022
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

Indígenas y política: cruzar el puente
0
Un movimiento que durante décadas se planteó una reconfiguración profunda del país está atrapado en escándalos, bochinches y disputas intestinas intrascendentes. Una fuerza social que auguraba una renovación total de la política, ahora se enmaraña en los mismos viejos vicios de nuestra política.

No sucede solo en el Ecuador. En todas partes, cuando los movimientos sociales exitosos ingresan a la política formal, experimentan problemas complejos. Se fragmentan, se debilitan y hasta se desintegran. Porque no es lo mismo hacer política desde la movilización social que desde la institucionalidad.

En el primer caso, las calles permiten la confluencia de agendas; por ejemplo, para echarse abajo una medida que afecta paralelamente a varios sectores. En el segundo caso, toca lidiar con los pormenores y especificidades que requiere el procesamiento de una decisión política. Aprobar una ley implica construirla, pulirla, negociarla y –lo más difícil– ceder algo a cambio de su aprobación.

El movimiento Pachakutik es la expresión más palmaria de los riesgos y dificultades que implica cruzar el puente desde la versatilidad de la lucha social a la burocratización de la lucha política.
La propuesta de la plurinacionalidad, posicionada desde la fuerza de los levantamientos indígenas, sacudió los pilares del Estado-nación; al mismo tiempo, interpeló a la sociedad mestiza y sus imaginarios culturales. La democracia representativa y la identidad nacional entraron en una crisis que no se resuelve hasta la fecha.

Un movimiento que durante décadas se planteó una reconfiguración profunda del país está atrapado en escándalos, bochinches y disputas intestinas intrascendentes. Una fuerza social que auguraba una renovación total de la política, ahora se enmaraña en los mismos viejos vicios de nuestra política.

Pero hoy, al calor del maremágnum armado en la Asamblea Nacional a propósito de la conducta del bloque de Pachakutik, resulta que son ese mismo Estado-nación y esa misma sociedad mestiza los que están interpelando al movimiento indígena. Un movimiento que durante décadas se planteó una reconfiguración profunda del país está atrapado en escándalos, bochinches y disputas intestinas intrascendentes. Una fuerza social que auguraba una renovación total de la política, ahora se enmaraña en los mismos viejos vicios de nuestra política.

Fácil sería explicar el problema recurriendo a la trillada formulita de que no es lo mismo con guitarra que con violín. Lo que subyace en el fondo es una incompatibilidad no superada entre democracia y representación.

Es por demás evidente que la mayor parte de dignatarios de elección popular de Pachakutik tienen una identidad social, cultural y económica con sus representados muy superior a la que refleja cualquier otra tienda política. Alcaldes, concejales, prefectos o asambleístas evidencian una trayectoria de vida absolutamente similar a la de cualquiera de sus electores.

No obstante, al momento de poner en práctica esa representación –particularmente en los más altos niveles de la política formal, como la Asamblea Nacional– se produce una desconexión, una fractura. Moverse con agilidad y firmeza en el pantano del pragmatismo y la descomposición del sistema político pareciera ser una misión imposible para personas que provienen de una práctica política directa y sencilla. Las disputas y rencillas alrededor de una movilización social, por ejemplo, se resuelven con mecanismos de deliberación y confrontación infinitamente menos opacos, sutiles y enredados que los de las instituciones del Estado.

El dilema es complicadísimo. En Chile lo están experimentando con crudeza. Las multitudinarias marchas que se bajaron la Constitución de Pinochet no encuentran hoy recompensa ni en el gobierno ni en la Convención Constitucional que nacieron de su seno.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Julian Estrella López
Carlos Arcos Cabrera
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero
Gabriel Hidalgo Andrade
Diego Chimbo Villacorte

[RELA CIONA DAS]

Una política sin límites
Fernando López Milán
El candidato de Leonidas Iza, Gilberto Talahua, perdió la presidencia de la Ecuarunari
Redacción Plan V
Diario de México: jornada 4
Carlos Arcos Cabrera
Así es el ambiente en los diálogos entre el Gobierno y los indígenas
Redacción Plan V
¿PK apoyará a Jorge Yunda para la Alcaldía de Quito?
Redacción Plan V
GALERÍA
Indígenas y política: cruzar el puente
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La violencia infecta al país
Hugo Marcelo Espín Tobar
Consulta: el Gobierno le hace un guiño a indígenas y campesinos con las compensaciones ambientales
Redacción Plan V
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V
La parroquia fronteriza de Tobar Donoso recibe la visita del Estado una vez al año
Fundación Periodistas Sin Cadenas

[MÁS LEÍ DAS]

¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Escuela de formación policial?
Diego Chimbo Villacorte
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V