Back to top
22 de Diciembre del 2016
Ideas
Lectura: 4 minutos
22 de Diciembre del 2016
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

De jaguar a huasicama
Correa ha convertido al Estado ecuatoriano en huasicama de las transnacionales chinas. Ni más ni menos. El cuento del jaguar latinoamericano se desvanece ante la angurria y la voracidad de unos pocos privilegiados, que sirven con recogimiento a los nuevos amos imperiales.

El discurso presidencial empieza a destilar cinismo e ignorancia. Ni la propaganda ni la demagogia alcanzan ya para tapar despropósitos, abusos de poder, atropellos legales y mentiras. El régimen correísta deja ver sus costuras a plenitud.

Negar los derechos que amparan al pueblo shuar sobre sus territorios ancestrales, y acusar a las comunidades rebeldes de delincuentes y paramilitares, implica un desconocimiento vergonzoso de la historia, de la filosofía del derecho, de la antropología.

Por si no lo recuerdan los jerarcas del gobierno, IERAC es la sigla del Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización. Clarito: colonización. Es decir, ocupación de un territorio para ampliar la presencia del Estado nacional y consolidar la explotación capitalista de los recursos. Y esa ocupación se da bajo el presupuesto de que se trata de tierras despobladas o desaprovechadas.

La idea universal de desarrollo y progreso está atada a la noción de colonización. Es decir, al dominio de un país supuestamente avanzado sobre otro supuestamente atrasado. O de un sector moderno de la economía nacional sobre zonas marginales. Así fue cómo los europeos, y luego los Estados Unidos, justificaron y siguen justificando su penetración y control en América, Asia y África. Y así mismo es que nuestros sucesivos gobiernos han justificado la ocupación –generalmente violenta– de la Amazonía. Todo se reduce al aprovechamiento de cualquier forma de recurso (natural o humano) en beneficio de un poder central (la metrópoli o los centros urbanos).

El problema es que el discurso del desarrollo encubre las verdaderas intenciones de la ocupación territorial en zonas de alto potencial económico. Detrás de las políticas públicas siempre hay intereses particulares, privados. Business. Sobre todo, en regímenes populistas impregnados de una altísima dosis de corrupción. Las denuncias de la empresa Odebrecht respecto de las coimas a funcionarios públicos del correísmo serán insignificantes frente a lo que algún día se destapará a propósito de los contratos con las empresas chinas.

Por eso, pretender justificar la represión a las comunidades shuar bajo el argumento de la supremacía de la ley y la defensa del interés nacional es una impudicia. Porque en la práctica se están atropellando derechos plurinacionales para defender intereses particulares. Correa ha convertido al Estado ecuatoriano en huasicama de las transnacionales chinas. Ni más ni menos. El cuento del jaguar latinoamericano se desvanece ante la angurria y la voracidad de unos pocos privilegiados, que sirven con recogimiento a los nuevos amos imperiales.

En realidad, estamos asistiendo a la vieja tragicomedia de la política nacional: la descomposición y la desesperación del poder. El arrebato de las decisiones del gobierno se intercala con el vértigo de los escándalos. Leyes aprobadas al apuro, entre gallos y medianoche, con cambios de última hora y votaciones misteriosas, se alternan con los casos de corrupción, abuso de poder, violencia de género y deserciones en el oficialismo.

Si no seguimos, al menos dejemos bien amarradas las cosas, reza la bandera verde-flex. Pero el cálculo es equivocado. En el mundo actual es muy difícil esconder un elefante en la buhardilla. Apesta.

[PANAL DE IDEAS]

Joel Kouperman
Patricio Moncayo
Fernando López Milán
Consuelo Albornoz Tinajero
Alfredo Espinosa Rodríguez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Aldo Lorenzzi Bolaños

[RELA CIONA DAS]

El conjuro de la persecución política
Juan Cuvi
¿Los “hermanos” de Glas?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Carlos Pólit: un gánster ecuatoriano. ¿Cómo el ex contralor afianzó una red criminal con el gobierno de Correa?
Luis Córdova-Alarcón
Venezuela: el estrés de nuestra región
Aldo Lorenzzi Bolaños
El pueblo votó y discriminó. Reflexionó, pensó y decidió
Consuelo Albornoz Tinajero
GALERÍA
De jaguar a huasicama
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La estatal Petroecuador en un dilema técnico y administrativo
Redacción Plan V
¿Por qué Carlos Pólit pide un nuevo juicio a la Corte de Miami?
Susana Morán
El superintendente de Competencia, en la mira de los actores económicos
Redacción Plan V
Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán