Back to top
12 de Marzo del 2015
Ideas
Lectura: 5 minutos
12 de Marzo del 2015
Consuelo Albornoz Tinajero

Profesora universitaria, investigadora y periodista, con un doctorado por la Universidad Nacional del Cuyo, de Argentina.

La abstinencia no solo frente al placer
Junto con la abstinencia propuesta desde la cumbre del poder político para reducir los embarazos en la adolescencia y abolir el hedonismo, se nos pide a los ciudadanos privarnos también de otras actividades. Nos exigen inhibirnos de emitir críticas, de manifestar libremente nuestras ideas, de protestar, de rechazar aquello que advirtamos como negativo. Hasta debemos refrenar nuestra risa frente al humor de una caricatura.

A pocos días de proclamarse dictador en su último mandato, en junio de 1970, el presidente Velasco Ibarra dirigió un mensaje a las Fuerzas Armadas, a propósito de la colocación de la primera piedra de la escuela superior Eloy Alfaro. En su intervención  alabó a los militares por ser el único grupo humano que, a su juicio, podía salvar a la humanidad, frente al triunfo del hedonismo y de la anarquía. Según el jefe de Estado, tal capacidad salvífica provenía de valores y prácticas castrenses como el mantenimiento de la jerarquía y de la disciplina, y su capacidad de vencer la “sensibilidad anárquica”: desdeñar el frío, el calor, la incomodidad: saber disciplinarse.


La preocupación del caudillo puede ser comprendida como un rechazo a las transformaciones  que la humanidad entera, incluido Ecuador, estaba viviendo. Una metamorfosis que dejaba sin piso actitudes como el ascetismo, el sacrificio o la frugalidad y las sustituía por otras centradas en el consumo y el deleite, muy vinculadas con la mejora de la calidad de vida y el progreso. Tal transición, que para el ex presidente significaba una “hora de ofuscación universal”, “desborde universal”, “crisis pavorosa” de la humanidad”, “etapa de turbación y de miseria”, se fue consolidando en los años posteriores con los procesos de urbanización y los recursos del primer boom petrolero.

La preocupación de Velasco no halló resonancia en aquel momento, menos aún en los subsiguientes. Se estaba gestando ya un mundo distinto del que el preconizaba. En el cambio, la economía de mercado y el individualismo estaban jugando un papel protagónico. No solo aspectos criticables, como la colonización por la economía de los órdenes cultural, social, político y de los valores, y su consiguiente mercantilización y banalización, sobrevinieron. También surgieron derivaciones positivas, como la transformación del trabajo: de ser pensado como una carga y hasta una maldición, pasó a ser considerado como una fuente de placer y de realización y crecimiento personales. El estatuto de las mujeres comenzó a ser cuestionado; dejó de ser algo “natural” la obligación femenina de quedarse en el ámbito doméstico y en el de la maternidad, y se comenzó a aceptar como legítimas cualesquiera de sus opciones y decisiones en torno a estos campos.

El filósofo francés Gilles Lipovetsky al examinar las nuevas realidades que emergieron en el ámbito de lo que denomina la híper modernidad, establece  el advenimiento de un híper individualismo que originó y potenció, simultáneamente, cambios en esferas tan cotidianas como las de la vivienda, y tareas tan indispensables como las de la limpieza de la casa y de la ropa, por citar dos ejemplos sencillos que menciona. En el caso de la vivienda, el creciente individualismo llevó a limitar la permanencia en la casa paterna, lo cual fue debilitando la persistencia de la familia ampliada y fortaleciendo el surgimiento de la familia nuclear y de las compuestas por una persona, como en el siglo XXI. Y, en el segundo caso, al ampliarse la infraestructura sanitaria a los domicilios, las personas pudieron prescindir de la lavandería comunal, la del vecindario, e instalar su lavadora. Un individualismo, que además vino acompañado del estado de bienestar,  tan deseado y buscado, incluso por los llamados revolucionarios, quienes no han tenido ningún problema en estimular el consumo, aún en ciertos momentos en los que alentaban medidas “contracíclicas”.

Por estas consideraciones, en el segundo boom petrolero, que ya concluyó en nuestro país, hablar en contra del hedonismo y a  favor de la abstinencia, suenan fuera de lugar y no necesariamente logran simpatías.

¿Por qué no se lo cuestionó cuando el precio del petróleo superaba los cien dólares por barril? ¿Cómo entender que en esos años de abundancia las oficinas públicas de dignatarios y empleados de todo nivel se redecoraron con muebles y equipos de muy alta calidad y de precios igualmente elevados? No lo estoy criticando, aclaro, pues es un placer trabajar en ambientes laborales adecuados, pero en aquellos tiempos tal dispendio no fue dictaminado como escandaloso.

Junto con la abstinencia propuesta desde la cumbre del poder político para reducir los embarazos en la adolescencia y abolir el hedonismo, se nos pide a los ciudadanos privarnos también de otras actividades. Nos exigen inhibirnos de emitir críticas, de manifestar libremente nuestras ideas, de protestar, de rechazar aquello que advirtamos como negativo. Hasta debemos refrenar nuestra risa frente al humor de una caricatura. Realmente, simpatizan con la abstinencia de todo, en especial con la de nuestra capacidad de pensar y de expresarnos. En este caso, la abstinencia se vuelve sinónima de censura.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Mariana Neira
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Amelia Espinosa Cordero
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

Noboa: la crisis eléctrica, la gasolina y la inseguridad terminan con la luna de miel
Gustavo Isch
Hablemos de subsidios
Alberto Acosta Espinosa
Externalidades, crecimiento y sostenibilidad
Julio Oleas-Montalvo
"¡Corriente y comida!", el grito que se oye en toda Cuba
Ugo Stornaiolo
Proforma presupuestaria
Giovanni Carrión Cevallos
GALERÍA
La abstinencia no solo frente al placer
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Novela: "El pasado anterior" o cómo un misterio puede romper la Historia
Redacción Plan V
Carlos Pólit dice que no huyó de Ecuador en 2017 e insiste a la Corte que lo libere hasta su sentencia
Redacción Plan V
Atentado a Trump: el camino a la Casa Blanca está allanado
Ugo Stornaiolo
Crimen organizado, delincuencia común e invasores asechan las áreas protegidas
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V