Back to top
1 de Octubre del 2018
Ideas
Lectura: 7 minutos
1 de Octubre del 2018
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

La asambleísta y su piedad correista
Además de mi inocencia y honorabilidad, estoy protegida por la inmunidad parlamentaria. Pueden seguir diciendo lo que les venga en gana. Nada va a cambiar el hecho de que fui a darle unos minutos de compañía a una pobre mujer perseguida. Porque también eso aprendimos en AP, a ser honorables, justos y solidarios.

Me sentí tan conmovida por la soledad de aquella pobre señora detenida en la cárcel que, de pronto, no pude resistir la urgente necesidad de volar hacia ella para abrazarla, darle algo de esa ternura de que ha sido privada por meses y hacerle compañía aunque solo sea por unos pocos minutos. No porque no quisiera quedarme con ella una tarde entera, una mañana entera, un día entero. No. Sino porque mis obligaciones me lo impiden, mi ética me obliga a trabajar en una de las tareas más importantes del país que es la de legislar, la de velar porque en el país se cumplan las normas y se respeten a raja tabla los derechos y las éticas ciudadanas. Una tarea dura, si se quiere, pero que una legisladora, como yo, jamás puede eludir. 

¿Qué dice usted? ¡No! ¡Cómo va a creer que yo voy a ofrecerme para realizar semejante acto ilegal, pero sobre todo, inmoral! Me enteré de que la señora se hallaba realmente abandonada casi por todos. Sí sé que es una testigo capital en el juicio que Balda ha levantado en contra de mucha gente, sobre todo en contra de Correa. Como da la casualidad de que Correa era el presidente, entonces, todos los males acontecían por obra de Correa. Se lo digo de antemano: con lo de Gabela van a hacer exactamente igual. ¿Injusto, verdad? 

¿Quién puede decir la verdad con más seguridad y valor que Correa? Si no hay que ser muy inteligentes para pensar que Correa, siendo el presidente del país, no iba a meterse en un asunto totalmente baladí. ¿Para qué diablos Correa iba a perseguir a un don nadie como Balda? Usted tiene razón, claro que fue de AP, pero justamente por ser un don nadie se largó o seguramente lo botaron. Y ahora todo el mundo quiere vengarse de Correa. No, él nunca hizo el mal a nadie. Pero sus enemigos gratuitos no le perdonan el hecho de que haya transformado al país en tan solo una década. Sus enemigos no soportan ser testigos de sus éxitos. Envidia malsana, eso es.

¡Claro, usted tiene toda la razón! No se trata sino de un complejo de inferioridad de ese señor que quiso enfrentarse a Rafael, el más grande, el mejor de todos los presidentes en la historia del país. ¡Lástima que solo hayan sido 10 años que pasaron tan rápidamente, como un suspiro! La historia lo dice: Rafael el grande. Le envidian, por eso harán todo lo posible para destruirlo. 

No es justo que esa mujer que lo único que hizo fue cumplir con su deber esté ahora encarcelada. ¡Cómo no va a conmoverme semejante injusticia! Además, Rafael no necesita la ayuda de nadie, a él le sostienen la verdad y la razón. Y eso es más que suficiente. Rafael el veraz.

¿Que no está convencido? Lo juro por mi madre. Si algo aprendimos en AP es a ser honorables a carta cabal, como nuestro líder. ¡Pero a quién se le puede ocurrir que yo pretenda que ella cambie su versión y se invente otra que favorezca a Rafael! Por supuesto que Moreno es un traidor, un malagradecido. Él es el único que quiere ver preso a Correa, él es autor, cómplice y encubridor de la persecución que padece Rafael que no hizo otra cosa que luchar en contra de la corrupción heredada de la vieja partidocracia. Lo odian porque él sí metió en la cárcel a todos los que pretendieron sembrar el caos. Perdone, señor periodista, que se lo diga en la cara: ¿y quién es Balda? Por favor, un don nadie. Correa tenía cosas más importantes que ese señor, iba a decir, sinvergüenza, como muchos otros que ahora le han dado las espaldas. 

Además de mi inocencia y honorabilidad, estoy protegida por la inmunidad parlamentaria. Pueden seguir diciendo lo que les venga en gana. Nada va a cambiar el hecho de que fui a darle unos minutos de compañía a una pobre mujer perseguida. Porque también eso aprendimos en AP, a ser honorables, justos y solidarios.

Señor, estamos en época de escándalos y este, del que se han hecho cargo los que se dicen verdaderos periodistas, es uno más. ¿Se acuerda usted de los romanos? El César les daba pan y circo y con eso se olvidaban de sus males. Moreno quiere circo para que nadie se dé cuenta de su no- hacer-nada. Él se ha dedicado a perseguir a Correa para distraer la atención del país. Y la prensa, le sigue el juego. Por supuesto, no me refiero a usted que es una excepción. Solo Correa tuvo la valentía de frenar a esa prensa, discúlpeme, ciertamente corrupta. 

No, señor, no tengo miedo. ¿Qué prueba tienen en mi contra? Ninguna. Bastaría que le pregunten a esa señora si es que yo le he ofrecido algo que no sean mi incondicional solidaridad y mi amistad. Señor, en el país se ha impuesto un sistema de venganza: ya le han destituido a la directora del centro de detención como si fuese culpable de algo. Pero yo no me ofreceré a esa clase de juegos perversos. Insisto: soy mujer honorable a carta cabal, soy correísta.

‘No, señor. ¡Cómo va a venir! ¿Para que lo linchen los traidores de AP? Correa no tiene que probar nada. Sus abogados y nosotros nos encargaremos de que la verdad se imponga a la mentira y a la truculencia. Ni hay ni hubo ni habrá un político más honorable que Rafael. ¿Sabe algo? Todo esto es obra del Gran Traidor. ¡Quién lo habría imaginado!

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Juan Carlos Calderón
Fernando López Milán
Carlos Rivera
Gabriel Hidalgo Andrade
Carlos Arcos Cabrera
Pablo Piedra Vivar
Alexis Oviedo
Marlon Puertas
Santiago M. Zarria

[RELA CIONA DAS]

Seguridad para pocos, inseguridad para todos: ecos del debate minero en la Constituyente de Montecristi
Alberto Acosta y John Cajas-Guijarro
La trama del dinero negro de Alianza PAÍS complica al presidente Lenin Moreno
Redacción Plan V
Los "trece de la fama": el prontuario del correísmo
Redacción Plan V
Alianza PAIS reprivatizó la política
Juan Cuvi
En vida, señor, en vida
Rodrigo Tenorio Ambrossi
GALERÍA
La asambleísta y su piedad correista
 
1

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Dulcepamba, el río que quita el sueño a toda una comunidad
Susana Morán
Industria extractiva: ¿quién pone el cascabel al gato?
Redacción Plan V
Las cuatro claves de la nueva relación con Estados Unidos que deja el embajador Todd Chapman
Fermín Vaca Santacruz
Sky Jet, Sinaloa, DGAC, Base de Manta: las piezas otra vez se juntan
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Los indicios de presunta concusión contra Duarte, Alvarado y Mera
Jean Cano
La fiesta de posesión de la Prefectura de Pichincha costó por lo menos USD 90.608
Observatorio de Gasto Público
Los "trece de la fama": el prontuario del correísmo
Redacción Plan V
Plan V lanza Sobrevivientes, un especial multimedia sobre violaciones a DDHH
Redacción Plan V