Back to top
5 de Junio del 2017
Ideas
Lectura: 4 minutos
5 de Junio del 2017
Gabriel Hidalgo Andrade

Politólogo y abogado. Docente universitario.

En la cuerda floja
De los 70 asambleístas oficialistas, al menos habría unas dos decenas de morenístas que podrían recomponer la Asamblea Nacional, conseguir una nueva mayoría parlamentaria en sociedad con los sectores más moderados de la oposición, destrabar la crisis institucional que se ve venir, enjuiciar políticamente a Carlos Polit y después pedir explicaciones a Jorge Glas y Carlos Baca, así como extraditar a Carlos Pareja Yanuzzelli para que respondan sobre las acusaciones que pesan en su contra.

La expresión en el rostro del vicepresidente Jorge Glas lo delata. Al parecer, el presidente Lenín Moreno empieza a tomar mayores distancias de todo con olor a correísmo, incluyendo a sus más representativos líderes políticos.

En las fotografías y tomas de televisión de la reunión citada para hoy, en donde el jefe del Estado firmó el decreto para la conformación del Frente Anticorrupción, se puede ver a un vicepresidente Glas absolutamente desolado. Su aspecto confiesa soledad, tristeza y abandono. ¿Será que el régimen empieza a darle las espaldas?

El ostracismo de la Asamblea Nacional podría servirle de consuelo. Tanto Doris Solís, antes presidenta del partido oficialista, como María José Carrión, hoy presidenta de la Comisión de Fiscalización, han rechazado cualquier forma de juicio político en contra del segundo mandatario. Glas todavía puede estar tranquilo.

Pero ahora, toda la opinión pública, la oposición política y las investigaciones judiciales apuntan al vicepresidente, sobre quien pesan serias deudas de transparencia desde las elecciones presidenciales de este año. Ya en el poder, el único espacio de atrincheramiento parece ser el partido político otrora correísta, convertido desde hace poco en morenísta, cuyos titulares en cualquier momento podrían también dar las espaldas a Glas porque a sus principales beneficiarios no les interesa la ideología, la lealtad o los principios, sino su propia estabilidad. Es una organización que haría cualquier cosa por conservar el poder y la regla de oro es que quien tenga el oro hará las reglas. Moreno tiene el oro y hará las reglas.

De los 70 asambleístas oficialistas, al menos habría unas dos decenas de morenístas que podrían recomponer la Asamblea Nacional, conseguir una nueva mayoría parlamentaria en sociedad con los sectores más moderados de la oposición, destrabar la crisis institucional que se ve venir, enjuiciar políticamente a Carlos Polit y después pedir explicaciones a Jorge Glas y  Carlos Baca, así como extraditar a Carlos Pareja Yanuzzelli para que respondan sobre las acusaciones que pesan en su contra.

Jorge Glas camina sobre la cuerda floja y, aún así, podría sobrevivir, a menos que el morenísimo consiga un nuevo pacto de gobernabilidad con todos los sectores políticos representados en la Asamblea Nacional. Al morenísimo no le queda otra alternativa. El primer gran desafío del flamante régimen, después de distanciarse del correísmo, será auditar las cuentas de su predecesor, sanear las arcas del Estado y transparentar las decisiones políticas adoptadas sobre los sectores estratégicos. Según Tomás de Aquino, “de la misma manera que es conveniente y lícito amputar un miembro putrefacto para salvar la salud del resto del cuerpo”, lo será también la acción de expurgar del antiguo correísmo a todo miembro corrompido por el exceso de poder.

Solo así se establecerá la inocencia o culpabilidad de las personas a quienes se acusa. Se transparentará las decisiones públicas, se auditará los recursos destinados a construcciones cuestionadas, se establecerán sanciones para los malversadores en caso de haberlos y se pondrá a trabajar a una Asamblea Nacional cuyos legisladores, desde hace mucho, no hacen más que calentar los puestos sin fiscalizar ni legislar nada que no venga de fuera.

Estos días son cruciales para el gobierno de Lenín Moreno porque está por definirse si gobernará con seriedad o se someterá a los oscuros titiriteros del moribundo correísmo. 

@ghidalgoandrade

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Mauricio Alarcón Salvador
Carlos Rivera
Carlos Arcos Cabrera
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Crespo Coello
Alfredo Espinosa Rodríguez
Patricio Moncayo
Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade

[RELA CIONA DAS]

Cuando el Presidente se dispara en el pie
Christian Escobar Jiménez
¿Para quién se gobierna?
Giovanni Carrión Cevallos
El inventario inédito de los regalos de Lenin Moreno
Redacción Plan V
Correa y los Bucaram
Gabriel Hidalgo Andrade
La venganza y la urgente organización ciudadana
Jean Cano
GALERÍA
En la cuerda floja
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La encuesta del INEC: una muestra dudosa y una polémica política
Redacción Plan V
COVID-19: el rebrote en Europa es grave y en EE.UU. y China la carrera por la vacuna se intensifica
AP y Reuters
El libro que cuenta muchas cosas y calla otras sobre los sucesos de octubre del 2019
Redacción Plan V
En Ecuador, solo el 21% de los candidatos a binomios han sido mujeres en los últimos 20 años
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La llama viva de Rocío Velarde
Gabriela Muñoz
Las letanías del gas, la chatarra y las papas se toman Quito
Redacción Plan V
María José Calderón: WhatsApp puede ser lo más peligroso en las próximas elecciones
Redacción Plan V
Salvoconducto 11 (¿Cuándo se jodió Quito?)
Carlos Arcos Cabrera