Back to top
18 de Octubre del 2023
Ideas
Lectura: 5 minutos
18 de Octubre del 2023
Patricio Moncayo

PhD. Sociólogo. Catedratico universitario y autor de numerosos estudios políticos.

La derrota de Correa
0
La Revolución Ciudadana debe reinventarse y poner la fuerza que ha demostrado tener al servicio de la democracia. Hasta podría ganar una elección sin Correa.

Las elecciones del 15 de octubre tuvieron un significado político, no solo electoral. El triunfo de Daniel Noboa se enmarca en una coyuntura en la que estuvo en juego la democracia. El asesinato de Fernando Villavicencio respondió a un contubernio político delincuencial. Este hecho sacudió el tablero político electoral. Pero también evidenció la existencia de una conjura política en su contra. La investigación de los autores intelectuales y cómplices de tan atroz magnicidio exige la más absoluta seriedad para evitar que se convierta en un episodio de tinte electoral. 

“Solo es posible hablar de democracia”-sostenía Fernando Villavicencio-“cuando se puede convivir y coexistir con los otros, con los que piensen de la derecha, con los buenos empresarios-no los corruptos-con los jóvenes, con las mujeres”

Proviniendo Villavicencio de la izquierda y de un origen social popular aclaró que no profesaba un ideario estalinista.”Es esta izquierda la que me persiguió”, afirmó en la última entrevista a la revista Vistazo antes de morir.

En el artículo de Thalía Flores en Primicias se hace una afirmación certera con la que comparto.

“Daniel Noboa ha roto la ley del péndulo de la política y hasta podría haber abierto una grieta al interior de la Revolución Ciudadana”.

Luisa González, en efecto, marcó una enorme diferencia con Rafael Correa, al aceptar, como lo hizo, su derrota y reconocer la victoria de su contendor, no su enemigo. Felicitó a Noboa, le ofreció apoyo y sostuvo que ella estaba por un proyecto político y que era contraria a la polarización y al odio. 

Rafael Correa, por su parte arremetió con su garra polarizante, cargada de odio, al mismo tiempo que su candidata daba muestras de sensatez política, contra Lenin Moreno, acusándolo de traición y volviendo a proferir la delirante acusación de que “hasta se asesinó a un candidato para impedir nuestra victoria”. 

Sin duda, Lenin Moreno no adhirió al autoritarismo de Correa. Optó por una línea democrática, y con la Consulta Popular de febrero del 2018 echó abajo la pretensión de la reelección indefinida a la que aspiraba Correa. Con el Consejo de Participación Transitorio presidido por Julio César Trujillo, se dieron importantes pasos en favor de la recuperación de la institucionalidad democrática. 

Guillermo Lasso le ganó en la segunda vuelta electoral en el 2021 a Andrés Aráuz y rompió el pacto de la componenda con Correa y Jaime Nebot. Esto, por cierto, tuvo un alto costo político. Lasso tuvo que enfrentar el boicot permanente de una Asamblea dominada por la entente socialcristiana-correísta. Esta pretendió la destitución del Presidente Lasso lo que condujo a la muerte cruzada y a las elecciones anticipadas. En ellas Correa apostaba a una fácil victoria. El resultado nuevamente le fue adverso.

Estos errores estratégicos de Correa le colocan en un despeñadero convirtiéndose en el verdadero traidor de la Revolución Ciudadana.  Su ascenso vertiginoso cuando desde la tecnoburocracia arribó a la política, sufrió no uno sino varios reveses justamente cuando en su presidencia desplazó la tecnoburocracia por la cleptocracia, denunciada con valentía y con pruebas por Fernando Villavicencio y por lo que Correa ha terminado como prófugo de la justicia.

La Revolución Ciudadana debe reinventarse y poner la fuerza que ha demostrado tener al servicio de la democracia. Hasta podría ganar una elección sin Correa.

Fernando Villavicencio reivindicó en la entrevista citada, algunos temas de la Consulta Popular convocada por Guillermo Lasso. Entre ellas la extradición de los narcotraficantes, la supresión de las facultades del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social para la designación de autoridades de control, como la Fiscalía General del Estado, la Contraloría y la Procuraduría. También planteó la lucha contra la impunidad, desterrando la delincuencia judicial y abogó por la más absoluta libertad de expresión para precisamente ejercer control sobre los abusos del poder.  Con lo cual se implantaría una real accountability. O sea un sistema efectivo de petición y rendición de cuentas de quienes ejercen cargos públicos.

Es lo que se esperaría que haga el Consejo de Participación Ciudadana, como lo entiende y exige Juan Esteban Guarderas, consejero que reemplazó a Alembert Vera, tras su destitución y que sindica a Pabel Muñóz por haber infringido la ley al colocar a la Alcaldía al servicio de una candidatura, olvidándose que es representante no de un partido sino de todo el pueblo de Quito.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Fernando López Milán
Joel Kouperman
Patricio Moncayo
Consuelo Albornoz Tinajero
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Aldo Lorenzzi Bolaños

[RELA CIONA DAS]

Correísmo: ¿rebelión en la granja?
Redacción Plan V
El conjuro de la persecución política
Juan Cuvi
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
¿Los “hermanos” de Glas?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
GALERÍA
La derrota de Correa
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿Informe presidencial o reality show?
Napoleón Saltos
Los 5 peligros del discurso de Daniel Noboa sobre la violencia en Ecuador
Redacción Plan V
Correísmo: ¿rebelión en la granja?
Redacción Plan V
Daniel Noboa: la estrategia del anzuelo
Gustavo Isch

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán