Back to top
16 de Abril del 2020
Ideas
Lectura: 4 minutos
16 de Abril del 2020
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

La genopolítica
0
¿Es la liberalidad de Occidente un escollo a la hora de reaccionar contra amenazas extremas e inusuales como una pandemia? ¿Ha sido la extrema complacencia del neoliberalismo la causa de la debacle sanitaria? Las preguntas son pertinentes en la medida en que las respuestas podrán marcar la reestructuración del mundo en los próximos años.

Una inquietud tiene ocupados a políticos y pensadores de todo el mundo: se debate si el aparente éxito de China y Corea del Sur en el control del coronavirus implica la confirmación de un modelo político disciplinario como alternativa frente a las distorsiones del capitalismo contemporáneo.

Quienes más alarmados están respecto de esta eventualidad son los europeos. Muchos atribuyen el desbordamiento de la pandemia a la debilidad el aparato productivo del Viejo Continente. La dependencia comercial de China habría afectado la capacidad endógena de aplicar acciones efectivas. Por ejemplo, realizar pruebas de detección oportunas, aplicar tratamientos farmacológicos o proveer de equipos a los hospitales. Europa no estaba en condiciones de producir los insumos indispensables para responder a estas demandas.

¿Es la liberalidad de Occidente un escollo a la hora de reaccionar contra amenazas extremas e inusuales como una pandemia? ¿Ha sido la extrema complacencia del neoliberalismo la causa de la debacle sanitaria? Las preguntas son pertinentes en la medida en que las respuestas podrán marcar la reestructuración del mundo en los próximos años.

La idea del manejo ultrapersonalizado de la información se va a convertir en la próxima tentación del poder. Lo que algunos denominan biovigilancia: reconocimiento facial universal; registro total y pormenorizado de actividades cotidianas, como adquirir un libro, ver una película, visitar un local comercial o fumar marihuana; seguimiento de actividades en redes sociales. Es decir, todo un compendio de dispositivos de control político llevado a extremos aterradores. Eso es, en síntesis, lo que haría la diferencia entre un occidente díscolo arrasado por la pandemia y un oriente disciplinado que ha atravesado exitosamente la tormenta.

Poco importará la pertenencia socioeconómica, étnica o cultura de los involucrados: habrá una respuesta particular para cada individuo que sea considerado peligroso, disfuncional, inepto, etc. El algoritmo será la llave maestra para la política del futuro. La genopolítica ha llegado para instalarse.

Uno de los grandes aportes de Michel Foucault a las ciencias sociales fue su concepto de biopolítica. Definió así una lógica de Estado para tener control sobre la preservación y reproducción de una población determinada en función de las necesidades del sistema. El poder sobre la vida (bio-política) se ejerce sobre grupos humanos: trabajadores, adolescentes, migrantes…

Hoy, ese poder busca ejercerse sobre cada individuo. Ya no se trata de intervenir sobre la vida común de una colectividad (por ejemplo, proveer de agua potable a una zona rural para evitar que sus pobladores se enfermen) sino de intervenir en la estructura misma de la vida; es decir, en esa información genética que nos identifica como piezas únicas dentro de la generalidad de la especie. Se rastreará información que permita responder tanto a las expectativas de cada persona como a la potencial amenaza que pueda significar para el sistema.

De la misma manera que las estrategias del mercado nos diversifican culturalmente para luego uniformarnos como consumidores (el mismo zapato deportivo, pero con detalles acordes con cada grupo social o etario), habrá mecanismos inversos para cernirnos por nuestros comportamientos o ideas. Poco importará la pertenencia socioeconómica, étnica o cultura de los involucrados: habrá una respuesta particular para cada individuo que sea considerado peligroso, disfuncional, inepto, etc.
El algoritmo será la llave maestra para la política del futuro. La genopolítica ha llegado para instalarse.

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Alfredo Espinosa Rodríguez
Alexis Oviedo
Patricio Moncayo
Pocho Álvarez
Fernando López Milán
Juan Carlos Calderón
Juan Carlos García
Mario Pazmiño Silva

[RELA CIONA DAS]

2024: año electoral clave en el mundo
Ugo Stornaiolo
Miedo y fascismo: la fórmula del capitalismo criminal
Natalia Sierra
Razas y racismo en la civilización del capital
Julio Oleas-Montalvo
Gloria a Ucrania: las empresas y la guerra (7)
Patricio Crespo Coello
El juego del calamar y el populismo autoritario
Gonzalo Ordóñez
GALERÍA
La genopolítica
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Juicio contra Carlos Pólit (día 6): Testigo habla de millonarios préstamos de John Pólit a empresa de los Isaías
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Así se involucró a la empresa Plastiquim en la trama de sobornos de Odebrecht
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Olivio Rodrigues aseguró que las coimas de Odebrecht pasaron por las empresas Cosani, Plastiquim e Italcom
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
¿Qué dice la denuncia por "traición a la patria" contra Rafael Correa?
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Juicio contra Carlos Pólit (día 4): Gerardo de Souza confirma que entregó dinero a Pamela Martínez, exasesora de Rafael Correa
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
¿Quién es Diego Sánchez, el testigo en el juicio contra Carlos Pólit que tiene un acuerdo con EEUU?
Redacción Plan V
Santos sobre Carlos Pólit en el juicio (día 2): ‘Me pidió que pagara sobornos para eliminar multas contra Odebrecht’
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Juicio de Carlos Pólit (día 1): El excontralor llegó a la Corte de Miami para asistir a la elección del jurado
Susana Morán, desde Ecuador, y Marcos Medina, desde Miami