Back to top
23 de Septiembre del 2013
Ideas
Lectura: 4 minutos
23 de Septiembre del 2013
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
La gramática de la leguleyada
El triunfo del metalenguaje del derecho —por definición pobreza, verdad a medias, puro y duro fárrago —contamina todos los ámbitos de una sociedad donde la demanda se ha convertido en una forma de gobernar y hacer oposición.

Tiempos felices para los abogados. Como no gobiernan los poetas ni los literatos ni mucho menos los filósofos, el metalenguaje del derecho -por definición pobreza, verdad a medias, puro y duro fárrago- contamina todos los ámbitos de la vida pública.

Si durante la "partidocracia" las demandas fueron un instrumento limitado de persecusión y lucha política, en los tiempos que corren se han convertido en todo un estilo de gobierno y una forma de "encauzar" el debate público. Gobierno y oposición hacen política en tribunales, con demandas y contrademandas. Los alegatos de prosa farragosa reemplazaron las ideas y las tesis políticas. La indigencia del lenguaje y el pensamiento notarizada y por triplicado, pues como dicen ellos "lo que abunda no hace daño".

Buenas noticias para el "profesional del derecho" promedio, a quien ahora consultan los periodistas, los políticos, los estudiantes y casi toda persona que quiere incursionar en los seudodebates plagados de categorías jurídicas pobremente utilizadas. Se notan las revisiones de los abogados en comunicados, remitidos y, en algunos tristes casos, hasta en notas de prensa, donde los periodistas e intelectuales han sido desplazados por los letrados y su inconfundible prosa de notario. La política del escritito va y escritito viene. 

Los debates políticos, en los tiempos de esto que ciertos abogados han dado en llamar un "Estado de derecho y no de opinión" se limitan a la pobre prosa del jurista arquetípico, que ahora, sin saber mucho de gramática y con una temblorosa ortografía, ha pasado a censor de intelectuales y redactor de editoriales y pretende que toda prosa se ajuste a las planas oraciones de eso que llaman "escritos".

La judicialización de los debates, que se expresa en el manido "vaya y denuncie en la Fiscalía", como si en los juicios y la paupérrima visión del mundo de tal o cual abogado iniciaran y terminaran los problemas del país, ha contaminado la sociedad ecuatoriana hasta el punto de que toda persona cree su deber usar alguna leguleyada para encajar.

Umberto Eco, al hacer un análisis de los elementos fundamentales del fascismo, describe que una de sus preocupaciones es empobrecer el lenguaje lo más posible. Por ello los textos escolares de la Italia fascista y la Alemania nazi usaban el lenguaje más simplón.  Quien usa un lenguaje pobre, casi siempre, termina por atrofiar su pensamiento crítico y pierde la capacidad de entender y manejar conceptos abstractos. ¿Qué mejor manera de imponer una sociedad autoritaria que promover la leguleyada pedestre y el sofisma como las formas correctas y aceptadas de razonar?

Así se explica la pobreza del léxico de ciertos políticos que, en nuestra época, promueven el empobrecimiento del lenguaje y la atrofia del pensamiento, recurriendo al consabido sofisma de que si no interviene un abogado con su pasmosa redacción la cosa no es importante.

Sólo el presidente del Uruguay, José Mujica, quien definió a los abogados como "picapleitos, formas parásitas y una de las peores patologías que tiene el país" parece haber comprendido bien que el problema no es una legión de periodistas supuesta e incorregiblemente corrupta, sino el ejército de ciertos abogados que medra de la sociedad y el Estado a punta de cabildeo y leguleyada.

 

 

 

GALERÍA
La gramática de la leguleyada
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La Agencia EFE le "suspendió" el premio Rey de España de Periodismo a La Posta
Redacción Plan V
EE.UU: las elecciones más difíciles de su historia
Ugo Stornaiolo
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Las claves para entender las reformas al PUGS y el nuevo marco urbanístico de Quito
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Audio entre Carlos Pólit y Diego Sánchez (primera parte): en 2020 el excontralor creía que le pincharon su teléfono
Susana Morán
Audio entre Carlos Pólit y Diego Sánchez (segunda parte): el excontralor pidió ayuda para su hijo John a Lenín Moreno
Susana Morán
La "gran fiesta" de despedida de Roberto Izurieta levantó polvareda
Redacción Plan V
Ecuador, en el eje de la criminalidad en Europa
Redacción Plan V