Back to top
26 de Enero del 2022
Ideas
Lectura: 4 minutos
26 de Enero del 2022
Fernando López Milán

Catedrático universitario. 

La guerra contra el narcotráfico
0
La del Estado contra el crimen organizado es una guerra menor. La verdadera guerra, esa de los miles de muertos y heridos al año de las que da puntual cuenta la prensa, es la que se libra entre los miembros de las organizaciones criminales que se disputan el dominio del mercado de la droga.

Desde los años setenta del siglo pasado, el mundo se ha visto embarcado en la llamada “Guerra contra el narcotráfico”. Una guerra que, se entiende, enfrenta al Estado (los Estados) con las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de estupefacientes.

Sin embargo, la del Estado con el crimen organizado es una guerra menor. La verdadera guerra, esa de los miles de muertos y heridos al año de las que da puntual cuenta la prensa, es la que se libra entre los miembros de las organizaciones criminales que se disputan el dominio del mercado de la droga.

El Estado, así, se ve obligado a intervenir en dos frentes: el del control y sanción del tráfico ilícito de drogas y el de la guerra entre bandas.

Pese a que en el mundo, y Ecuador no es una excepción a la regla, la captura de grandes cargamentos de drogas ha ido en aumento, el recrudecimiento de la guerra intercriminal que se libra ante nuestros ojos revela que el Estado (los Estados) ha sido derrotado en el primer frente.

Sun Tzu decía que la guerra debe hacerse solo cuando se ha hecho lo necesario para ganarla. Para él, la guerra prolongada provoca ingentes gastos al Estado y causa grandes penalidades y sufrimientos a las familias. “Estar varios años…haciendo la guerra, afirma, no es amar al pueblo, es ser enemigo del país”.

La del Estado contra el crimen organizado es una guerra menor. La verdadera guerra, esa de los miles de muertos y heridos al año de las que da puntual cuenta la prensa, es la que se libra entre los miembros de las organizaciones criminales que se disputan el dominio del mercado de la droga

Pese a que en el primer frente, y si bien la guerra está perdida, el Estado ha ganado y puede, en el futuro, seguir ganando algunas batallas, en el segundo frente es imposible que llegue a obtener una victoria que no sea pírrica, como la de la pacificación de las cárceles con la aquiescencia de los capos criminales.

Mientras el Estado hace la vida más difícil a los narcotraficantes, más sube el precio de las drogas y más despiadada se vuelve la guerra entre las bandas por el control del mercado. Así mismo, mientras para escapar del control del Estado, más sofisticado y violento se vuelve el negocio de la droga, más deben gastar los países para enfrentar a unos criminales mejor organizados y pertrechados, a veces, que los propios agentes estatales.

Pero, y pese a que se ha embarcado en una guerra perdida de antemano, el Estado no puede retirarse, pues de hacerlo estaría renunciando a sus funciones y dejando al país bajo el control total del crimen.

En las actuales circunstancias, la lucha que mantiene contra los narcotraficantes es una especie de guerra defensiva para preservar la comunidad política y el Estado de Derecho, mas no para acabar con el narcotráfico; cuyos rendimientos han mejorado con la guerra.

La situación claramente se presenta como un callejón sin salida. Un callejón en el que nos mantiene encerrados la política hipócrita de los Estados Unidos frente al consumo de drogas en su país. También ha sido hipócrita, no hay que olvidarlo, su política contra la corrupción, ¿o es en otro sitio, y no en Estados Unidos, donde se encuentra protegido Carlos Pólit, el contralor más corrupto que ha tenido Ecuador?

El problema del narcotráfico no se va a resolver solo con medidas de política interna. Su solución está en el campo de la política exterior y de los acuerdos regionales y globales, el principal de ellos, la despenalización del comercio y el consumo de drogas.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Julian Estrella López
Carlos Arcos Cabrera
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero
Gabriel Hidalgo Andrade
Diego Chimbo Villacorte

[RELA CIONA DAS]

Los artífices de la consulta popular y sus intenciones
Alfredo Espinosa Rodríguez
La chauchera política del presidente Lasso
Gustavo Isch
La guerra de acusaciones entre China y EE.UU. se instala en Quito
Redacción Plan V
Una enmienda ambiental para proteger el agua
Redacción Plan V
A Lasso le falta roce popular
Juan Cuvi
GALERÍA
La guerra contra el narcotráfico
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La violencia infecta al país
Hugo Marcelo Espín Tobar
Consulta: el Gobierno le hace un guiño a indígenas y campesinos con las compensaciones ambientales
Redacción Plan V
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V
La parroquia fronteriza de Tobar Donoso recibe la visita del Estado una vez al año
Fundación Periodistas Sin Cadenas

[MÁS LEÍ DAS]

¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Escuela de formación policial?
Diego Chimbo Villacorte
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V