Back to top
3 de Junio del 2020
Ideas
Lectura: 6 minutos
3 de Junio del 2020
Mauricio Alarcón Salvador

Abogado y director ejecutivo de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo

La inofensiva microcirugía a la corrupción
0
No ocuparé espacio de este artículo para analizar lo paradójico que resulta referirte como corrupto a un pasado del que formaste parte, más de seis años como Vicepresidente y casi tres años como Enviado Especial ante la ONU, recibiendo recursos públicos de los ecuatorianos.

Poco dijo el presidente Lenín Moreno en su Informe a la Nación del pasado 24 de mayo respecto a una de las mayores preocupaciones de los ecuatorianos: la corrupción. Específicamente se refirió al tema en tres momentos:

Primero lo hizo para referirse al pasado. Nos recordó que cuando asumió el poder, en el 2017, inició la denominada “cirugía mayor”, un combate implacable contra la corrupción a todo nivel. Mencionó además que entonces encontró un Ecuador “quebrado por diez años de despilfarro y corrupción” y que su gobierno ha enviado a la Fiscalía 1.500 denuncias relacionadas con la administración anterior.

Luego, para reclamar a la Asamblea Nacional por no aprobar dos proyectos de ley que les entregó. Uno, relacionado con la extinción de dominio, y el otro, para crear jueces anticorrupción. Les anticipó además que ya les haría llegar dos reformas más para sancionar penalmente, de manera más drástica, la corrupción durante la emergencia y para blindar la compra pública.

Y al cerrar, lo hizo para contarnos que en este último año de gobierno va a seguir luchando contra la corrupción, para definitivamente castigar a la estructura criminal que se organizó “antes” y que esto se convierta en castigo ejemplificador para el presente y el futuro.

No ocuparé espacio de este artículo para analizar lo paradójico que resulta referirte como corrupto a un pasado del que formaste parte, más de seis años como Vicepresidente y casi tres años como Enviado Especial ante la ONU, recibiendo recursos públicos de los ecuatorianos. Ya es un tema discutido hasta la saciedad y la conclusión generalmente es la misma. Es más útil y pertinente revisar algunas acciones durante estos tres años que generan más dudas que certezas sobre la existencia de una cirugía mayor.

De poco sirven los discursos y las frases cliché de “caiga quien caiga” para combatir eficazmente la metástasis corrupta que ha invadido la función pública. Se reconoce y es meritorio que ahora las Funciones del Estado, especialmente la justicia, pueda actuar con mayor independencia. Pero en lo que corresponde al Ejecutivo, hay que concretar las acciones

Tan pronto asumió el poder, Moreno creó el Frente de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, integrado por varios de sus ministros y ciudadanos. Pocos meses más tarde este Frente presentó un informe y varios de sus miembros fueron reciclados en 2018 en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio. Poco se sabe de dicho informe o si alguna de sus recomendaciones fue efectivamente implementada.

A inicios de 2019, en febrero para ser exactos, vimos dos nuevos actos. El primero, la creación de la Secretaría Anticorrupción, de la que todos conocemos su fin. El segundo, la creación de una Comisión Internacional, anunciada en cadena nacional la noche del 18 de febrero, para lo cual Moreno convocó públicamente a la comunidad mundial. Al día siguiente, en una reunión en Cancillería, parecía que el anuncio incluso había tomado por sorpresa a los propios funcionarios de gobierno encargados del tema, quienes no tenían respuestas para las preguntas más básicas que hicimos los invitados. Tres meses más tarde, en mayo, firmaba en La Capilla del Hombre el Decreto Ejecutivo de creación de la Comisión de Expertos Internacionales Contra la Corrupción en Ecuador (CEICCE). De sus 5 integrantes, 3 se tomaron la tarea en serio (Claudia Escobar, Carlos Hernández y Nicolás Rodríguez), pelearon por su autonomía, trabajaron varias semanas en el país y entregaron en julio su propuesta de estatuto. Dicha Comisión, en la práctica, ni siquiera existió, y lo único cierto es que, como país, debemos dinero a los 3 integrantes, y le regalamos un millón de dólares a Naciones Unidas que hasta ahora no atina cómo volverlos útiles.

Sobre las leyes, la historia no es distinta. Presentó en julio de 2018 un proyecto de reforma al COIP para recuperar los recursos perdidos por la corrupción a través de la extinción de dominio, que indiscutiblemente es mejor dejarlo congelado frente a la propuesta muy superior presentada por el asambleísta Fabricio Villamar, en representación de la Mesa de Democracia y Reforma Institucional del Acuerdo Nacional Ecuador 2030. En septiembre del mismo año, Moreno vetó totalmente la denominada Ley Anticorrupción que había aprobado la Asamblea Nacional en agosto. En septiembre de 2019, presentó una propuesta de reforma al Código Orgánico de la Función Judicial que, en básicamente cinco artículos, pretende crear los denominados jueces anticorrupción. Eso sí, adjuntando un dictamen previo del Ministerio de Economía y Finanzas, en el que se afirma que esta reforma “no representará asignaciones (presupuestarias) adicionales” por lo que es responsabilidad del Consejo de la Judicatura optimizar el ya débil e insuficiente presupuesto de la justicia para aplicar lo dispuesto en el proyecto de ley.

En resumen, buenas intenciones sin contenido. Buenas ideas, sin desarrollo. Y es que para luchar realmente contra la corrupción no basta hacer anuncios. De poco sirven los discursos y las frases cliché de “caiga quien caiga” para combatir eficazmente la metástasis corrupta que ha invadido la función pública. Se reconoce y es meritorio que ahora las Funciones del Estado, especialmente la justicia, pueda actuar con mayor independencia. Pero en lo que corresponde al Ejecutivo, hay que concretar las acciones, pero, sobre todo, actuar con responsabilidad. ¿Cirugía mayor? Personalmente no lo creo. Más bien todo parece una microcirugía, tan inofensiva como aquella que se realiza para eliminar un lunar o sacarse una uña.

[PANAL DE IDEAS]

Mauricio Alarcón Salvador
Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Gonzalo Ordóñez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Carlos Rivera
Francisco Chamorro
Ramiro García Falconí
Patricio Moncayo
Aparicio Caicedo

[RELA CIONA DAS]

Discapacitados morales
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Ni un voto a los corruptos
Juan Cuvi
La red Peñaranda
Mauricio Alarcón Salvador
La vida no vale nada
Rodrigo Tenorio Ambrossi
AP como patente de corso
Juan Cuvi
GALERÍA
La inofensiva microcirugía a la corrupción
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Banco Mundial aboga por la integración económica y social de los venezolanos
Redacción Plan V
Las pruebas para COVID de Yunda con nuevos tropiezos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V
La (nueva) alianza entre Jairala y el correísmo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
Redacción Plan V
Este es el top 30 de los contratos del Municipio en la era Yunda
Redacción Plan V
La amenaza de Rafael Correa a un juez del Caso Sobornos: ¿un delito de intimidación?
Redacción Plan V
Imágenes exclusivas revelan el colapso del relleno de El Inga
Susana Morán