Back to top
11 de Agosto del 2022
Ideas
Lectura: 3 minutos
11 de Agosto del 2022
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

La legitimidad ilegítima
0
El objetivo no debería centrarse en parchar un sistema destartalado, sino en pensar y discutir alternativas de representación política viables; sobre todo, democráticas. Tampoco, convirtiendo al concepto de democracia directa en una muletilla, crear engendros como el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

El revoltijo electoral ya es de todos. No existe ninguna tienda política que mantenga una mínima coherencia política o ideológica de cara a las próximas elecciones. Las alianzas se distinguen por una irracionalidad y una extravagancia desbordadas.

Sin embargo, nadie quiere tomar al toro por los cuernos. Es decir, analizar seriamente la debacle del sistema representativo heredado del viejo liberalismo. Porque el caos de la representación se origina en que los representantes ya no representan a nadie. Pero la clase política prefiere mirar hacia otro lado.
De ese modo, el debate sobre la inviabilidad del régimen político está ingresando en un callejón sin salida. La derecha liberal continúa santificando la democracia representativa a pesar de su evidente fracaso. Evita una reflexión elemental: si la representación adolece de una naturaleza espuria, entonces es imposible que exista democracia. No obstante, los voceros e intelectuales de esas élites liberales descalifican cualquier otra forma de representación que no responda a sus propios parámetros. Por ejemplo, la movilización social.

El objetivo no debería centrarse en parchar un sistema destartalado, sino en pensar y discutir alternativas de representación política viables; sobre todo, democráticas. Tampoco, convirtiendo al concepto de democracia directa en una muletilla, crear engendros como el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

En este punto las preguntas brotan por su obviedad. ¿Qué goza de más legitimidad, el movimiento indígena, que representa, reúne y convoca a cientos de miles de personas, o un partido de alquiler? ¿Tienen más sentido político las mesas de negociación entre el gobierno y las organizaciones indígenas o los chanchullos de la Asamblea Nacional? En la práctica, estos grupos de poder, adscritos a una forma absolutamente tradicional de ejercicio político, apelan a una legitimidad ilegítima para cuestionar un proceso democrático diferente o alternativo. Si la CONAIE no gana elecciones –sostienen– no tiene ningún derecho a definir las políticas públicas.

Hace 45 años, la clase política ecuatoriana le apostó a la utopía del régimen de partidos políticos, una idea que estuvo pensada para una sociedad moderna y una cultura democrática avanzada. La socialdemocracia y la democracia cristiana internacionales estuvieron detrás de este experimento; al tenor de los países europeos, quisieron dotar al Ecuador de una institucionalidad política razonable.

Vano intento. Para ese momento, la informalidad ya había permeado a la sociedad ecuatoriana. De ahí en adelante todo fue una vertiginosa carrera hacia la descomposición del sistema político. Ninguna reforma a la ley de elecciones ha sido suficiente para evitar la vorágine de la informalidad institucional.

El objetivo, entonces, no debería centrarse en parchar un sistema destartalado, sino en pensar y discutir alternativas de representación política viables; sobre todo, democráticas. Tampoco, convirtiendo al concepto de democracia directa en una muletilla, crear engendros como el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

[PANAL DE IDEAS]

Iván Flores Poveda
Carlos Rivera
Luis Córdova-Alarcón
Andrés Jaramillo C.
Alexis Oviedo
Giovanni Carrión Cevallos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Juan Carlos Calderón
Gabriel Hidalgo Andrade
Patricio Moncayo
Mariana Neira

[RELA CIONA DAS]

La crisis de seguridad como síntoma de erosión democrática
Luis Córdova-Alarcón
El destino siniestro de las políticas de “mano dura”
Luis Córdova-Alarcón
Querido Santa: quiero ser presidente
Gustavo Isch
¿Quiénes ganan con la inseguridad?
Luis Córdova-Alarcón
La dimensión política de la violencia estructural
Patricio Moncayo
GALERÍA
La legitimidad ilegítima
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El levantamiento de Dicaro: la guerra eterna en la Amazonia
Redacción Plan V
Esta es la historia del candidato ‘Faracho’, asesinado en medio de la creciente violencia en la campaña
Redacción Plan V
Tras un año de pugnas, la Corte Constitucional destituye al Consejo de Participación Ciudadana y a Murillo de la Judicatura
Redacción Plan V
Luz Elena Coloma busca ser la primera alcaldesa de Quito
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La tarde que el fantasma de la paranoia se tomó Carondelet
Redacción Plan V
Debate en Quito: ganadores y perdedores
Redacción Plan V
Íñigo Salvador, un hombre y mil historias
Rubén Darío Buitrón
Desde hace un año, alias Gerald busca la reducción de su condena en EE.UU.
Redacción Plan V