Back to top
3 de Mayo del 2022
Ideas
Lectura: 3 minutos
3 de Mayo del 2022
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

La mariguana: estrategia de sobrevivencia
0
Para ciertos ingenuos, desaparecida la marihuana, junto con otras drogas igualmente perversas, se producirá la más audaz y verdadera de las revoluciones: la paz y el desarrollo personal y social se inaugurarán de una vez por todas.

Cuando hablamos de las drogas, en particular de la mariguana, casi siempre se va a su lado oscuro y maléfico. Como si se tratase de un universo esencialmente malo que lo único que merece es el rechazo absoluto por parte de la sociedad. Sin la mariguana, ¡cuán inmensa y honorablemente felices seríamos! 

Respecto a la mariguana se han creado dogmas tan inapelables casi como si se tratase de un credo religioso. El dogma fundamental sostiene que la mariguana, como todas las drogas, es tan esencialmente mala que, por ende, debe ser repudiada, rechazada e incluso eliminada de una vez por todas. 

Si el mal constituye la esencia de la mariguana, sus usadores se contagian de ese mal y, por ende, se convierten en malos y repudiables. Una suerte de maldad existencial que lleva el nombre de adicción. La adicción implica que la sustancia y sus usos se han convertido en una de las peores y más graves enfermedades de la contemporaneidad. 

Para el discurso estatuido, los usos de marihuana y otras sustancias constituyen no solo una enfermedad altamente contagiosa e incluso mortal, sino además un vicio absolutamente inmoral. 

Por ende, es preciso realizar todo lo que esté a nuestro alcance para evitar su producción, venta y uso.

De lo contrario, día a día crecerá el perverso universo de los adictos: ese macabro mundo en el que todos, sin excepción, son malos: malos hijos, malos padres, pérfidas madres, estudiantes de última categoría. “Prefiero un hijo muerto a un hijo adicto”, dice una madre. 

Para ciertos ingenuos, desaparecida la marihuana, junto con otras drogas igualmente perversas, se producirá la más audaz y verdadera de las revoluciones: la paz y el desarrollo personal y social se inaugurarán de una vez por todas.

Porque adicción también quiere decir que el usador se queda sin palabra, a-dicción: privado de la posibilidad de hablar de si y de ser reconocido por los otros. Son los otros los que le privan de la posibilidad de hablar de los conflictos de su existencia 

Por ende, lo único bueno que se podría hacer con la mariguana es destruirla hasta lograr su definitiva y total desaparición. Entonces, el mundo será absoluta y eternamente bueno: ya no habrá, carteles de infames y malhechores que la produzcan y la comercialicen a lo largo y ancho del país y del mundo. 

Para ciertos ingenuos, desaparecida la marihuana, junto con otras drogas igualmente perversas, se producirá la más audaz y verdadera de las revoluciones: la paz y el desarrollo personal y social se inaugurarán de una vez por todas. 

Chicas y muchachos se convertirán en excelentes estudiantes y en dóciles hijos de buenas costumbres. Sin la satánica mariguana, inclusive las autoridades nacionales y locales serán mejores, más eficientes y, ante todo, absolutamente honorables. 

Posiblemente, ante una realidad tan conflictiva, solo resten la educación y la tolerancia. Sin embargo, el país de los corruptos, optó por el silencio.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Giovanni Carrión Cevallos
Mario Pazmiño Silva
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Julian Estrella López
Alfredo Espinosa Rodríguez
Mariana Neira
Rubén Darío Buitrón

[RELA CIONA DAS]

Las verdaderas sombras de un golpe
Hugo Marcelo Espín Tobar
Cae el primer país de la OTAN en América Latina
Mario Pazmiño Silva
Los narcos moverían en Ecuador más dólares que el presupuesto del Estado, ¿quiénes son los patrones?
Mariana Neira
Avilmat, una contratista incómoda para la Alcaldía de Manta
Redacción Plan V
El pasado turbio de las empresas que compró Leandro Norero
Redacción Plan V
GALERÍA
La mariguana: estrategia de sobrevivencia
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Duplicar el presupuesto para Educación Intercultural ¿mejora sus condiciones?
Leonardo Gómez Ponce
Paro nacional: ¿Cómo cuantificar las pérdidas?
Manuel Novik
Lo que devela un paro indígena
Patricio Carpio Benalcázar
Los coletazos violentos del paro de junio
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Pólit "canta", Correa desespera, Iza moviliza, ¿quién financia?
Mariana Neira
Mi circunstancia, voces de las mujeres y escenarios de las soluciones al paro
Ramiro Ávila Santamaría
Minuto a minuto del paro nacional (tercera semana)
Redacción Plan V
El arma letal de Guillermo Lasso
Juan Cuvi