Back to top
6 de Noviembre del 2023
Ideas
Lectura: 4 minutos
6 de Noviembre del 2023
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

De la muerte y sus absurdos
0
No existe la mala suerte. Pero sí incontable el número de aquellos que permanente e innecesariamente caminan al borde del abismo. Finalmente, cuando choque el auto y muera el niño que le acompañe, ese papá pretenderá consolarse y justificarse acudiendo al mito de la mala suerte. Ese niño no murió su muerte.

El país conmemoró el día de los difuntos. Una oportunidad para mirar el pasado y realizar una suerte de acercamiento simbólico a quienes nos dejaron para siempre pero que, de una u otra manera, viven en nosotros.

Recordarlos constituye una suerte de resurrección en nuestra memoria. Nadie resucita para estar nuevamente entre nosotros. Se fueron para siempre. Sin embargo, les proveemos de una suerte de existencia simbólica cuando los recordamos, cuando, desde nuestros deseos, escuchamos nuevamente su voz. Ya nunca más responderán a nuestros llamados y, sin embargo, constantemente sentimos que algo de ellos revive en nuestras actitudes, en nuestros modos de mirar la vida y también los sufrimientos.

No toda muerte es legítima. Por desgracita, demasiados sujetos parecen víctimas de accidentes o a causa de la violencia urbana. Porque, entre nosotros, muchos, demasiados, no mueren su propia muerte. Y esto forma parte de los innumerables absurdos que conforman nuestra cotidianidad. 

Es bueno volver al pasado y recordar a quienes dejaron de ser-entre nosotros. A los que, hasta de manera absurda, dejaron de ser. Porque hay demasiados sujetos que no mueren su propia muerte sino una arbitraria y locamente dada por un otro que, por ejemplo, neciamente conduce a exceso de velocidad o bajo los efectos del alcohol. 

Muertes ilegítimas, muertes ajenas que nadie puede reparar y ni siquiera proveerlas de un mínimo de sentido. Muertes que, comúnmente, permanecen en el pérfido paraíso de la impunidad.

La muerte es inevitable pues constituye el destino inapelable de la existencia. Estamos condenados a dejar de ser. ¿Cuándo? Nadie lo sabe pues constituye el mejor de todos los secretos de la existencia. Debemos ignorarlo para permanecer siendo. Tan solo sin saber de nuestra muerte, nos es posible construir las esperanzas que hacen nuestro futuro.

No la muerte sino la vida nos convierte en seres históricos. Por otra parte, también confiamos en que ese día llegue cuando deba llegar y no cuando alguien nos atropelle o cuando seamos víctimas de un mal servicio de salud. No llegará fuera de su tiempo si nosotros mismos no nos encargamos de llamarla con nuestras imprudencias o cuando dejamos de cuidar y no nos exponemos a inútiles riesgos. 

No existe la mala suerte. Pero sí incontable el número de aquellos que permanente e innecesariamente caminan al borde del abismo. Finalmente, cuando choque el auto y muera el niño que le acompañe, ese papá pretenderá consolarse y justificarse acudiendo al mito de la mala suerte. Ese niño no murió su muerte.

Carece de todo sentido el que alguien muera porque en casa no hay dinero para sus medicamentos. O más aún que muchos niños mueran víctimas de la violencia doméstica. Entre nosotros, no cesa de crecer el número de los designados a la muerte ocasionada por la violencia social. La pobreza es una de las mayores demostraciones de esta.

Somos en la vida. Y con la muerte, dejamos de ser de manera absoluta. Por ende, incomprensibles, por los versos de Teresa de Ávila: Y tanta dicha espero/que muero porque no muero.

[PANAL DE IDEAS]

Mariana Neira
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
Alberto Acosta Espinosa
Giovanni Carrión Cevallos
Patricio Moncayo
Alfredo Espinosa Rodríguez
Joel Kouperman
Consuelo Albornoz Tinajero
Rodrigo Tenorio Ambrossi

[RELA CIONA DAS]

Los eternos miedos a la oscuridad
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Los riesgos indeseados de la guerra interna
Juan Cuvi
Violencia extrema
Rodrigo Tenorio Ambrossi
No nos hagamos ilusiones, la ‘excepción’ no acabará con la ‘guerra narco’
Mariana Neira
Nuevo tiempo para crear
Rodrigo Tenorio Ambrossi
GALERÍA
De la muerte y sus absurdos
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán