Back to top
7 de Noviembre del 2022
Ideas
Lectura: 5 minutos
7 de Noviembre del 2022
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

La obscenidad del mundo
0
Son los poderes maléficos los que acuden a las armas y colocan a sus pueblos, hombres y mujeres, incluso niños, en ese pérfido campo de batalla para satisfacer su egocentrismo, su afán de figurar y, sobre todo para así manejar pérfidos y ocultos deseos de causar daño al otro, en especial, al inocente.

No se trata del título de una comedia cualquiera. Por el contrario, se trata de echar nuevas miradas a este mundo en el que somos y estamos para enfrentarnos a sus realidades que, en mucho, no son nada acogedoras. Al contrario, algunas no dejan de mover el edificio de nuestras pequeñas o grandes certezas. 

Posiblemente, la guerra constituya la primera y más atroz de todas las inmoralidades de nuestro tiempo. No solo el hecho mismo, real y fáctico de una confrontación, sino la misma idea de que la guerra sigue constituyendo un recurso siempre disponible para solventar los conflictos internaciones e incluso nacionales. 

Al final, lo que se pretende es asegurarse de que la razón y la misma verdad no pertenecen ni a lo justo ni a lo cierto. Sino a aquel que posee más poder, mayor capacidad de destruir y dar muerte. En el fondo y para quienes las sostienen e incluso las alientan, las guerras poseen un carácter eminentemente salvador, son justas y, por ende, legitimas. 

Sin embargo, imposible dejar de ver el lado inhumano e incluso perverso de toda guerra en la que se destina a muertes horrorosas a los inocentes. Son los poderes maléficos los que acuden a las armas y colocan a sus pueblos, hombres y mujeres, incluso niños, en ese pérfido campo de batalla para satisfacer su egocentrismo, su afán de figurar y, sobre todo para así manejar pérfidos y ocultos deseos de causar daño al otro, en especial, al inocente.

Ahí asoma también la obscenidad de la pobreza. Y hay quienes declaran la guerra a la pobreza sin saber que ninguna guerra es buena y que resulta mala no solo como objetivo final sino también como estrategia social y política.

Al final, lo que se pretende es asegurarse de que la razón y la misma verdad no pertenecen ni a lo justo ni a lo cierto. Sino a aquel que posee más poder, mayor capacidad de destruir y dar muerte. En el fondo y para quienes las sostienen e incluso las alientan, las guerras poseen un carácter eminentemente salvador, son justas y, por ende, legitimas

Tal vez sea preciso modificar las estrategias destinadas a reducir el índice de pobreza en el mundo, para evitar que millones de niños crezcan alimentados con el sustento de la precariedad que, desde luego, es absolutamente polifacética. En efecto, la pobreza económica trae consigo muchas otras calamidades no solo físicas sino también intelectuales y, sobre todo, éticas. 

Bastaría con nombrar el hacinamiento. Ese espacio del mal creado y fomentado para la pobreza y que se convierte en caldo de cultivo para no pocos de los males y desórdenes de las comunidades que no saben cómo diferenciar a los unos de los otros, cómo construir identidades, por ejemplo, desde los derechos. 

En las pobrezas, los derechos y la libertad se reducen a la primera e imperativa necesidad de sobrevivir. Primero vivir, después filosofar, decían los romanos. Y este principio es no solo cierto sino absolutamente imperativo en los espacios de la pobreza.

Por ende, si bien las leyes son para ser respetadas por todos, la pobreza viene a decir que los ciudadanos no son todos iguales, que existen grandes y graves diferencias económica, sociales, físicas, psicológicas y también morales. 

De modo alguno se trata de justificar el mal. Pero sí de entenderlo desde una perspectiva social y también, psicológica y ética. Por otra parte, también es indispensable tener muy en claro que los grupos de la pobreza nada tienen que ver con las asociaciones delincuenciales que actualmente azotan a ciertas ciudades del país. 

No basta que nos coloquemos al borde de la ventana a observar el desfile de la obscenidad del mundo para poner el grito en el cielo y acusar a los pobres de los males que nos aquejan. Sería buenos que también aceptemos que, de alguna manera y medida, también nosotros somos responsables de esa pobreza y de ese mal. 

[PANAL DE IDEAS]

Consuelo Albornoz Tinajero
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Iván Flores Poveda
Carlos Rivera
Luis Córdova-Alarcón
Andrés Jaramillo C.
Alexis Oviedo
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

Lucha contra la corrupción
Alfredo Espinosa Rodríguez
El indio ecuatoriano: reflexiones sobre un texto fundamental
Wladimir Sierra
La corrupción produce crisis políticas
Mariana Neira
Indigencia cultural
Fernando López Milán
Cuatro senadores de EE.UU. piden más ayuda en seguridad para Ecuador
Redacción Plan V
GALERÍA
La obscenidad del mundo
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿Qué pasó con el millón de dólares que Ecuador depositó en la ONU?
Redacción Plan V
Perro voto: ¿qué podemos esperar este 5 de febrero?
Gustavo Isch
Minería: éstos son los puntos calientes en Ecuador
Manuel Novik
El Salvador: filtración de base de datos apunta a abusos a gran escala
Human Rights Watch/HRW

[MÁS LEÍ DAS]

Caso Encuentro: el informe de Anticorrupción señala al entorno de Hernán Luque
Redacción Plan V
Esta es la historia del candidato ‘Faracho’, asesinado en medio de la creciente violencia en la campaña
Redacción Plan V
Jorge Yunda: un concierto cantando una campaña
Fermín Vaca Santacruz
Alcaldía de Quito 2023: estos son los postulantes y sus propuestas
Redacción Plan V