Back to top
8 de Septiembre del 2016
Ideas
Lectura: 4 minutos
8 de Septiembre del 2016
Consuelo Albornoz Tinajero

Profesora universitaria, investigadora y periodista, con un doctorado por la Universidad Nacional del Cuyo, de Argentina.

La prevención y la remediación o las mega obras
En vez de mega obras como el #errorvialguayasamin es hora de que demandemos seguridad, no solo contra la delincuencia, o la incertidumbre jurídica, sino para vivirla en la calidez de nuestros hogares. ¿Es mucho pedir? ¿No nos estamos preparando para la cumbre sobre ciudades sostenibles? ¿No queremos atraer inversión para desarrollar la urbe?

Los datos son preocupantes. Tres millones de moradores habitantes de Quito y de su zona de influencia podríamos ser afectados por un sismo de mediana magnitud. No solo por la calidad estructural de las edificaciones que habitamos, sino por las potenciales averías en las redes de agua potable, alcantarillado y, quién sabe, si de energía eléctrica. La cifra no es la única que nos alarma. Entre un 60 y un 70 por ciento de las construcciones en la capital ecuatoriana y en los valles son informales.  Estos inmuebles podrían estropearse seriamente, como en las ciudades afectadas por el terremoto del 16 de abril, con la consiguiente pérdida de vidas valiosas.

Otro número de escalofrío es que no conocemos si ese 40 o 30 por ciento restante, levantado con todas las formalidades, también podría deteriorarse. Esta previsión la señaló uno de los ecuatorianos que más conoce sobre sismos: el científico Hugo Yepes, entrevistado por la cadena Democracia el pasado lunes 5 de septiembre. Y lo refrendaron el martes 6 los expertos y funcionarios que protagonizaron un panel en la misma emisora y sobre el mismo tema.

La alternativa planteada por esos voceros autorizados es clara: las edificaciones ya hechas, y habitadas, requieren ser revisadas, para saber si necesitan imperativamente, de un reforzamiento de sus estructuras, para que sus habitantes puedan disfrutar de seguridad si ocurriera un sismo de una magnitud de 6,5 grados, como podría acontecer en la ciudad. En dos palabras: prevención y remediación. Prevenir para estar preparados, precavidos, advertidos e informados.  Remediar para corregir, enmendar, evitar y superar un riesgo.

Estamos conociendo que el temblor de 4,6 grados de magnitud causó daños en casas situadas en los sectores de Chimbacalle, La Ferroviaria, el Itchimbía. En varias de ellas las afectaciones fueron estructurales y los predios debieron ser evacuados.  El movimiento sísmico del 8 de agosto anterior provocó desperfectos en otras viviendas. Y el cataclismo de Jama-Pedernales, del 16 de abril, también produjo estragos  y destrucción en otras propiedades capitalinas, a pesar de la distancia. ¿Cuál fue la magnitud de este terremoto en Quito? Escuché que alcanzó una medida de 5 grados. ¿Es verdad? Las autoridades del Instituto Geofísico deberían informarnos de ello.

Como es posible advertir, el problema es complejo y enorme. No podemos reubicarnos ni trasladar a nuestra ciudad.  Pero sí podemos fortalecer las estructuras de sus construcciones para que, al menos, soporten el movimiento y logremos dejarlas luego de producido. ¿Verdad?

Al parecer, el peligro de los temblores en nuestra ciudad se amplifica porque son superficiales. Frente a ello lo único que podemos hacer es prevenir y remediar. Para emprender estas dos acciones la mochilita de emergencia ayuda poco. Puede ser positiva si logramos bajar los tantos pisos. ¿Pero si no…? ¿Y si todo se cae como en Manabí y Esmeraldas?

Una inquietud más.  Los especialistas entrevistados en la cadena Democracia sostenían la necesidad de que las autoridades locales y nacionales responsables se dejen asesorar por expertos, y los escuchen. El sismólogo Hugo Yepes ha sostenido más de una vez que la planicie en la que se quiere levantar una refinería en El Aromo es el lugar menos indicado; pero sería el mejor para proyectar un gran centro de investigaciones de estudios sísmicos y afines.  

En Guayaquil ya van a reforzar las estructuras de dos mercados afectados en la catástrofe de abril, lo divulga El Universo.  Buen ejemplo para Quito, levantada sobre una falla que la cruza de norte a sur y de este a oeste. En vez de mega obras como el #errorvialguayasamin es hora de que demandemos seguridad, no solo contra la delincuencia, o la incertidumbre jurídica, sino para vivirla en la calidez de nuestros hogares. ¿Es mucho pedir? ¿No nos estamos preparando para la cumbre sobre ciudades sostenibles? ¿No queremos atraer inversión para desarrollar la urbe?

[PANAL DE IDEAS]

Iván Flores Poveda
Consuelo Albornoz Tinajero
Fernando López Milán
Giovanni Carrión Cevallos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Carlos Rivera
Carlos Arcos Cabrera
Ricardo Martner
Mauricio Alarcón Salvador
Patricio Crespo Coello

[RELA CIONA DAS]

Las letanías del gas, la chatarra y las papas se toman Quito
Redacción Plan V
La pandemia condenó a La Mariscal al silencio nocturno
Redacción Plan V
El skyline, las ordenanzas y el espacio público
Bayardo Galindo Bucheli
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V
La reconstrucción de Manabí en la mira de la Fiscalía
Redacción Plan V
GALERÍA
La prevención y la remediación o las mega obras
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Jalisco Nueva Generación: el cartel narco mexicano que pisa el Ecuador
Redacción Plan V
Diez años después: el "fantasma" de Froilán Jiménez aún espera justicia
Redacción Plan V
Un "mal gobierno", un "chimbador" y nostalgia: las elecciones en Bolivia
Redacción Plan V
Ximena Peña: ‘Ni morenista, ni correísta, me considero una mujer progresista’
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Juego de tronos en el Hospital Carlos Andrade Marín
Redacción Plan V
30S: militares al rescate; y diez años después, al rescate de los militares
Redacción Plan V
César Montúfar: "enfrentaremos la crisis desde cuatro andariveles articulados"
Fermín Vaca Santacruz
Repsol Ecuador vende todos sus activos por USD 5 millones
Redacción Plan V