Back to top
22 de Enero del 2020
Ideas
Lectura: 4 minutos
22 de Enero del 2020
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

La quimera de Davos
0
Un capitalismo sostenible e igualitario no es más que una quimera. Pero los líderes del Foro Económico Mundial, reunidos en Davos, no lo reconocen. Al contario, siempre se inventan argumentos para continuar con su misma línea. Hoy, la propuesta estelar habla de un “capitalismo de las partes interesadas”.

Si no fuera por el peso que tienen, algunas declaraciones de los voceros oficiales del foro de Davos deberían provocar abulia. No solo porque carecen de realismo, sino porque no se las creen ni sus propios emisores. Hablar de un capitalismo que contrarreste las desigualdades y la crisis ambiental es como modificar la cadena trófica enseñando a los depredadores a comer frutas. Simple: es un asunto de naturaleza. Dicho de otro modo, se trata de la esencia de los sistemas, de cómo están concebidos en su origen.

La actualidad de Carlos Marx deriva de su agudeza para evidenciar los principios que rigen el funcionamiento del capitalismo, con tal acierto que hasta los economistas liberales lo vuelven a estudiar. Uno de esos principios es que el interminable crecimiento de la tasa de ganancia del capital termina colapsando la producción. Cuando esto ocurre, el sistema traslada los impactos de dicho colapso a los trabajadores. Ergo, genera mayores desigualdades, porque los pobres se empobrecen aún más.

La actualidad de Carlos Marx deriva de su agudeza para evidenciar los principios que rigen el funcionamiento del capitalismo, con tal acierto que hasta los economistas liberales lo vuelven a estudiar.

¿La historia les suena familiar? Para muestra basta un ejemplo cercano: durante nuestra última bonanza petrolera los grandes grupos empresariales –como ya está ampliamente documentado– se alzaron con el santo y la limosna. Pero apenas nos cayó la crisis decidieron asegurar su renta, trasladando la factura del despilfarro a los sectores sociales más vulnerables. El incremento de la pobreza y del desempleo que hoy vivimos no es más que la consecuencia obvia de esta medida.
Algo similar ocurre con el incremento infinito de la producción, único mecanismo para asegurar tanto la reproducción del capital como la acumulación de riqueza. Este proceso se estrella contra los límites físicos del planeta, algo de lo que la humanidad no estaba consciente hace 500 años, cuando comenzó la aventura del capitalismo. La irreversible crisis ambiental global es un efecto de esta lógica productiva. El profundo desequilibrio entre naturaleza y consumo atenta contra cualquier aspiración de sostenibilidad del sistema.

En ese sentido, un capitalismo sostenible e igualitario no es más que una quimera. Pero los líderes del Foro Económico Mundial, reunidos en Davos, no lo reconocen. Al contario, siempre se inventan argumentos para continuar con su misma línea. Hoy, la propuesta estelar habla de un “capitalismo de las partes interesadas” (stakeholder capitalism, por su denominación en inglés).

En este nuevo esquema los empresarios tendrán que preocuparse no solo por sus ganancias, sino por las condiciones económicas, laborales y ambientales de los demás involucrados en el proceso productivo. En buen romance, ahora sí tendrán que cumplir a cabalidad con la ley: pagar impuestos, rechazar la corrupción, respetar la diversidad y la estabilidad laboral, asegurar buenas condiciones de trabajo… Como si las normas por sí solas resolvieran los problemas estructurales. Como si los capitalistas no tuvieran instalada la codicia entre ceja y ceja.


En síntesis, en Davos asistimos a una nueva versión edulcorada de la depredación económica y ambiental.

[PANAL DE IDEAS]

Paolo Vega López
Gabriel Hidalgo Andrade
Carlos Rivera
Aparicio Caicedo
Giovanni Carrión Cevallos
Carlos Arcos Cabrera
Mauricio Alarcón Salvador
Fernando López Milán
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

La genopolítica
Juan Cuvi
Apuntes sobre una pandemia. Uno: alguien a quien culpar
Simón Ordóñez Cordero
Miriam, Luis y el virus
Carlos Pástor Pazmiño
El coronavirus y la viralización de la distopía
Álex Ron
Joker: la risa de una sociedad esquizofrénica
Álex Ron
GALERÍA
La quimera de Davos
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Contagiarse de COVID en una cárcel: el caso del empresario Édgar Arias
Redacción Plan V
En primera línea
Redacción Al grano
Minuto a minuto sobre el coronavirus 01/06
Redacción Plan V
Minuto a minuto sobre el coronavirus 31/05
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V