Back to top
3 de Febrero del 2014
Ideas
Lectura: 5 minutos
3 de Febrero del 2014
Juan Carlos Calderón

Director de Plan V, periodista de investigación, coautor del libro El Gran Hermano. 

La realidad
No vivimos en el mundo que creemos que vivimos: el de la decencia, los derechos humanos, el debido proceso, la transparencia. No vivimos en el mundo de la razón sino en el de la sinrazón, el ridículo y el cinismo.

Cormac McCarthy es un escritor estadounidense excepcional. Premio Pulitzer, es también candidato al Nobel por su extraordinaria obra, que aborda muchos temas pero que se sitúan, sobre todo, en la extensa y violenta frontera de su país con México. McCarthy es autor, entre otras, de obras llevadas al cine con gran éxito, como No es país para viejos y The Road. El año pasado fue guionista y coproductor de la película The Counselor, dirigida por el legendario Ridley Scott e interpretada por actores y actrices de la talla de Javier Bardem, Brad Pitt, Cameron Díaz, Michel Fassbender, Penélope Cruz…

La película, como bien lo hace McCarthy, tiene rasgos de profundidad que van mucho más allá de una bien montada puesta en escena de Hollywood de un thriller sobre narcotráfico en la frontera mexicana. Es una reflexión y un llamado de atención sobre las reglas del mundo que construyen los carteles mafiosos y que están por fuera del alcance de la gente digamos que “normal”. Quien no entiende eso está perdido, no hay vuelta atrás y el aprendizaje es brutal, fuera de cualquier comprensión.

El canal para explicarlo está a cargo del actor principal, Fassbender, el cual es un consejero o abogado respetable, que nunca se ha metido en líos pese a las tentaciones, pero que accede a participar por primera vez en un negocio con la mafia mexicana, en el traslado de algo más de media tonelada de coca hacia Estados Unidos.  Lo lleva la codicia y el  impulso por halagar hasta el extremo a la mujer que ama. El negocio sale mal, y él cree, ingenuamente, que con sus códigos morales incluso puede dar pie atrás, resarcir un daño que no ha hecho pero del cual los mafiosos afectados lo creen culpable.  Quien da la mala noticia es un abogado cínico (Rubén Blades).

Le hace comprender que el suyo no es el mundo de ellos, no hay que perder el tiempo en tratar de remediarlo o cambiarlo. Y que si uno se mete en ese mundo no va a salir indemne.  Y los mafiosos se la cobran, a pesar de que es inocente. Porque no están en juego la verdad o la justicia o la razón o el debido proceso o los derechos o la posibilidad de diálogo, nada: es simplemente lo que los mafiosos crean o inventen que hiciste y por lo cual te toca pagar las consecuencias. Y es su mundo desde el poder absoluto, su propia ficción, lo que se impone. La realidad no importa y sólo termina siendo “real” cuando te asesinan.  O enjuician o escarnecen o lo que fuera… Porque la única racionalidad es la que impone la corrupción total y cínica.

Bella y dura película. La vi en un avión de regreso a Quito y me causó mucho impacto, sobre todo porque asocié ese mensaje central, no el argumento, con el ridículo “proceso” en contra de Xavier Bonilla, 'Bonil', y diario El Universo. Y con la mala película de espías montada en contra de Martha Roldós  y otros. Las circunstancias y los personajes, por supuesto, son distintos, pero creo que el argumento de fondo es el mismo.  El de vivir en una ficción totalitaria, donde aparecen como valores lo que otros creen que son antivalores, donde la arbitrariedad es la norma que dentro de la racionalidad del poder no es sino la única verdad posible y la única posibilidad. No vivimos en el mundo que creemos que vivimos: el de la decencia, los derechos humanos, el debido proceso, la transparencia. No vivimos en el mundo de la razón sino en el de la sinrazón, el ridículo y el cinismo. Y esa es la norma, porque no importa cuán equivocados o por fuera de la ética estén los poderosos de turno. Tenemos que comprenderlo así, lo cual no significa aceptarlo. Pero hay que comprender que son otra lógica, otros valores, otra racionalidad las que mandan e intentan imponerse a toda costa. Y cuando lo comprendamos y conozcamos del todo, aprenderemos a combatirla, a resistir y desterrarla definitivamente de nuestra historia.

[PANAL DE IDEAS]

Alexis Oviedo
Carlos Arcos Cabrera
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Julian Estrella López
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero
Gabriel Hidalgo Andrade

[RELA CIONA DAS]

Ingobernabilidad: ¿tiene alguna estrategia señor Presidente?
Alfredo Espinosa Rodríguez
El feroz duelo entre Carlos Jijón y Andersson Boscán
Redacción Plan V
Una Guadalupe Llori cada vez más sola se atrinchera en la Presidencia de la Asamblea
Fermín Vaca Santacruz
Depuración
Gabriel Hidalgo Andrade
Por ahora, Guadalupe Llori y el CAL se salvan por un voto
Fermín Vaca Santacruz
GALERÍA
La realidad
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La propiedad de la antigua hacienda del INIAP provoca un conflicto social en el cantón Mejía
Redacción Plan V
Lucio Gutiérrez "rectifica" en sus declaraciones sobre la comunidad LGBT
Redacción Plan V
Pugna y pasarela en la Asamblea por el caso Bernal
Redacción Plan V
El 7 de abril de 2020, en el río Napo ya no fluía vida sino muerte
Gabriela Muñoz

[MÁS LEÍ DAS]

¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Escuela de formación policial?
Diego Chimbo Villacorte
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V