Back to top
31 de Agosto del 2015
Ideas
Lectura: 5 minutos
31 de Agosto del 2015
Natalia Sierra

Catedrática de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica de Quito 

La revolución y el poder del necio
La izquierda, que Rafael Correa llama violenta, es la izquierda que no acepta las relaciones de explotación, exclusión, opresión y devastación del mundo social y la naturaleza, que la “Revolución Ciudadana” viene ejecutando como parte de la historia colonial y capitalista del viejo país, a nombre del nuevo país del progreso.

El 29 de agosto, diario El Telégrafo en una de sus columnas de opinión publicó la "opinión" de Rafael Correa sobre la actual situación política del país. Una vez más y como ya es su costumbre él, esta vez articulista de su diario, primer funcionario repite las inverosímiles referencias  a las "maravillas" de su revolución.

En una especie de autismo exacerbado intenta convencerse de los logros de su gobierno y autoafirmarse en su delirio mesiánico de ser el modernizador del país. En este propósito propio de la vanidad del poder, el presidente despliega dos falsos argumentos: 

1. En un intento fallido de construir un relato histórico de afirmación positiva de su poder, Rafael Correa busca establecer un antes y un después en la historia del Ecuador. La relación tramposa entre el viejo país del desorden, el atraso, la inestabilidad, la violencia y el nuevo país del progreso, la estabilidad, la democracia, el desarrollo, nos remite a la  tan usada y conocida estrategia ideológica colonial de dividir el mundo entre barbarie y civilización, subdesarrollo y desarrollo. Esta sí, vieja estrategia de la razón colonizadora que marcó de forma negativa la historia de América Latina y particularmente del Ecuador.

Según la visión colonizada del primer mandatario,  su “Revolución Ciudadana” inauguro un proyecto nacional ausente en el “viejo país”. Lo que no dice es que su proyecto nacional ha terminado prácticamente entregando el país a los acreedores de la inmensa deuda externa  que su mal gobierno ha contraído en estos  9 años, especialmente con la China. Lo que tampoco dice es que su proyecto nacional no es otra cosa que la repetición de la vieja y eurocéntrica promesa desarrollista, tantas veces fracasada en nuestra historia. Menos aún hace mención de la visión apologética que sus proyectos estratégicos (Yachay) muestran respecto al “imperio” norteamericano que  aparentemente combaten. 

Lo único cierto es que su manipulación discursiva con la cual quiere convencernos que su “revolución” dejó atrás el viejo país, es parte de ese viejo país y de esa vieja historia colonial su mal gobierno no solo que ha continuado, sino que ha profundizado y radicalizado. 

2. Argumenta que  el  viejo  Ecuador se encontraba inmovilizado “por  los grupos fácticos con poder de veto, desde la supuesta izquierda radical y siempre violenta, hasta la derecha bancaria, pasando por supuestos  gremios empresariales.” Con esta afirmación se quiere convencer y convencernos de que el “viejo país” estaba dominado por “bárbaros”, pero sobre todo que esos bárbaros que ahora se le oponen integran indiferenciadamente a la “supuesta izquierda radical y siempre violenta”  y a la derecha bancaria y empresarial. Otra vez falla, pues la oposición política al mal gobierno no es UNA. Por un lado, está los grupos de la derecha política que disputan a Alianza PAIS la dirección del Estado colonial del viejo país, que supuestamente la “revolución ciudadana” ha superado. Por otro lado, está la izquierda y los movimientos sociales que disputan no el  control del Estado, sino que luchan y resisten en contra de la continuidad del viejo país que el mal gobierno correista ha hecho posible.

La izquierda, que él llama violenta, es la izquierda que no acepta las relaciones de explotación, exclusión,  opresión y devastación del mundo social y la naturaleza, que la “Revolución Ciudadana” viene ejecutando como parte de la historia colonial y capitalista del viejo país, a nombre del nuevo país del progreso.        

Con estos falsos argumentos el articulista no ha logrado su objetivo maniqueo,  lo único que ha mostrado es su infinita vanidad, es decir el sentimiento exacerbado  de confirmación de su yo particular.  Lo que dejan ver sus “argumentos” es una escandalosa sobrevaloración de sus actos como  gobernante  en cuanto suyos, de él y de nadie más. Al tiempo que sobrevalora a toda persona o institución que apruebe y valores sus acciones y actos de gobierno, no por el gobierno sino por él, el caudillo. 

Como dice Heller  “la vanidad obnubila la lucidez del juicio, hace imposible alcanzar incluso el mínimo de conocimiento indispensable para orientarse de un modo funcional en la vida cotidiana.” 

Si la vanidad es un problema para cualquier persona que quiera orientarse en la vida, imaginen el problema que significa si esa persona vanidosa  dirige el  destino de un país. Basta ver a lo que el Ecuador tendrá que enfrentar  en los próximos meses y años para darnos cuenta las dimensiones de la vanidad del poder.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Mariana Neira
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Amelia Espinosa Cordero
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

El Presidente empieza a bajar de las nubes con el paracaídas agujereado
Redacción Plan V
El noborreísmo parió a su primogénito: Mario Godoy
Redacción Plan V
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
#CulpaDeCorrea, el elemento de cohesión de una nueva identidad política
Wilson Benavides
Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
GALERÍA
La revolución y el poder del necio
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Exportadoras fantasmas de oro: el SRI dice que creará un detector de anomalías
Redacción Plan V
En América Latina, China acumula poder eléctrico: el caso de Chile
Redacción Plan V
Derechos de la Naturaleza: ¿necesidad o demagogia?
Julian Estrella López
Tomarse Durán, para tomarse fotos en Durán
Gustavo Isch

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V