Back to top
4 de Octubre del 2015
Ideas
Lectura: 5 minutos
4 de Octubre del 2015
Natalia Sierra

Catedrática de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica de Quito 

La semántica del poder
Para todos y todas los que seguimos luchando por justicia, las imágenes de pueblos luchando siempre estarán cargadas de legitimidad histórica y humana. La violencia siempre es del poder, nunca de los pueblos indignados y dignos que resisten la violencia de la dominación.

Unas semanas después del 13 de agosto, día en que se inició el paro nacional y el levantamiento indígena convocado por el Colectivo Unitario de Organizaciones Sociales, el Gobierno cubrió con gigantografías algunos edificios de la función pública.

Las imágenes expuestas muestran a varios jóvenes en el contexto de las movilizaciones, jóvenes lanzando piedras, jóvenes indignados, jóvenes movilizados en contra de la dominación. Las diversas luchas de los pueblos, a lo largo de sus historias, han registrado cientos de imágenes como las que hoy se exhiben por el país.

Para dar unos cuantos ejemplos, habría que recordar las imágenes que nos legó el mayo francés del 68, la primavera de Praga del mismo año, la primera Intifada palestina de 1987, las protestas de la plaza de Tiananmén de 1989, el movimiento antiglobalización de Seattle de 1999,  la primavera árabe desde el 2010. En América latina, el movimiento estudiantil ecuatoriano de 1963, el movimiento estudiantil mexicano de 1968, la revuelta de los pingüinos en Chile 2006 que continuaron en el 2011 hasta el 2015, el levantamiento indígena de 1990, las movilizaciones del Ecuador en la década de los 90 del siglo pasado y las registradas en los primeros años del siglo XXI, etc. 

Se supondría que un turista, de los tantos que visitan el país y particularmente la capital como los que la semana pasada se dieron cita en el contexto del Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP 2015), podrían pensar que las gigantografías que cuelgan de los edificios de la función pública son una manera de releer y re-significar la historia de las luchas populares, desde la mirada de un gobierno sino de izquierda al menos progresista.

En otras palabras, que esas imágenes están haciendo justicia a la lucha popular.

Toda revolución verdadera cambia el significado de la historia contada por el opresor derrotado, para construir otra narración que legitime la lucha de los pueblos por su liberación.

Eso se hizo después de la Revolución francesa, de las Revoluciones independentistas, de las Revoluciones democrático burguesas, de las Revoluciones socialistas.

Parte de la resistencia y de la lucha de los pueblos es disputar la narración histórica,  contar su  propia historia donde se legitima y valora todas las formas de lucha. Los zapatistas nos han enseñado que parte fundamental de la construcción de un mundo otro es contar una historia otra, nuestra historia. 

Al contrario de esta enseñanza histórica que  generaciones humanas en lucha y resistencia nos han heredado, y como evidencia indiscutible de la caricatura de revolución que publicitan los progresismos y principalmente el de Alianza PAIS,  las leyendas que acompañan las imágenes de las gigantografías ratifican la semántica del poder. Las imágenes que muestran a jóvenes y pueblos en lucha por su dignidad son leídas como violencia ilegítima que hay que combatir con todo el peso de la Ley del “amo”. 

Así, mientras la “izquierda latinoamericana progresista”  se encuentra reunida en su ágora privada discutiendo cómo sostener el poder que conquistaron, gracias a todas la movilizaciones sociales que protagonizaron los pueblos en lucha a quienes hoy acusan de violentos, esos pueblos siguen luchando y resistiendo al poder inaugurado y continuado por los “revolucionarios” de Estado.

La semántica de las imágenes que hoy irrumpen en el cuadro urbano son también territorios significantes a ser disputados. Una es la lectura que de ellas hace el poder y que se encuentra dicha en los textos que la acompañan y otra muy distinta es la lectura que los pueblos en lucha hacen de ellas.  

Se vienen a mi mente las hermosas y dolorosas imágenes de los niños y jóvenes palestinos envueltos sus rostros en la palestina y lanzando piedras, su más común arma, en contra de los tanques del Ejército israelita. A este acto absolutamente legítimo del pueblo palestino, el Estado sionista de Israel decidió castigarlo con hasta 20 años de cárcel, mientras su Ejército bombardea, destruye y asesina a cientos y  miles de palestinos donde están mujeres, ancianos y niños. Al parecer los “revolucionarios” de Alianza PAIS, como siempre lo hacen, lo que juzgan fuera del país lo practican dentro de él.

Para todos y todas los que seguimos luchando por justicia, las imágenes de pueblos luchando siempre estarán cargadas de legitimidad histórica y humana. La violencia siempre es del poder, nunca de los pueblos indignados y dignos que resisten la violencia de la dominación.

[PANAL DE IDEAS]

Gonzalo Ordóñez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Carlos Rivera
Gabriel Hidalgo Andrade
Francisco Chamorro
Mauricio Alarcón Salvador
Ramiro García Falconí
Patricio Moncayo
Aparicio Caicedo
Xavier Villacís Vásquez

[RELA CIONA DAS]

La vida no vale nada
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Niños del sacrificio
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Apuntes sobre una pandemia. Uno: alguien a quien culpar
Simón Ordóñez Cordero
Segundo presidente
Gabriel Hidalgo Andrade
Llegados a este punto
Fernando López Milán
GALERÍA
La semántica del poder
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La vacunación infantil tiende a disminuir en Ecuador, dice la OPS
Pablo Corso/SciDevNet
Más del 60% de cirugías y radioterapias para niños con cáncer se han aplazado en Ecuador por la COVID
Lorena Guzmán Hormazábal/ SciDev.Net
Gobierno adquirió más de 100 toneladas de insumos a China
Redacción Plan V
El Gobierno le apuesta a un agresivo desconfinamiento en julio
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
Redacción Plan V
Este es el top 30 de los contratos del Municipio en la era Yunda
Redacción Plan V
La amenaza de Rafael Correa a un juez del Caso Sobornos: ¿un delito de intimidación?
Redacción Plan V
Imágenes exclusivas revelan el colapso del relleno de El Inga
Susana Morán