Back to top
31 de Enero del 2020
Ideas
Lectura: 6 minutos
31 de Enero del 2020
Gonzalo Ordóñez

Es licenciado en Sociología y Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Quito; Magíster en Comunicación, con mención en Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.

La sonrisa de Iván Granda
0
La inclusión no es posible sin trabajo y el ánimo circense solo muestra lo que se piensa de la gente y sus condiciones: diviértase un rato, sea agradecido y cállese. ¿Cómo te sentiste, Iván, entre las personas que asistieron al circo? ¿Disfrutaste su sonrisa, fuiste parte de su alegría? ¿Te sentiste orgulloso de esos momentos de alegría que tu Gobierno otorgó al público?

Egoísmo, arrogancia, crueldad e irresponsabilidad son sentimientos que despiertan las palabras del Ministro de Inclusión, Iván Granda, a propósito de las funciones de circo sobre hielo que costó al país 2.4 millones de dólares: “es una estrategia de comunicación alternativa, no es un programa social”, dijo el ministro.

La justificación es “abordar, de manera artística y lúdica, problemáticas sociales como: desnutrición infantil, cuidado de adultos mayores, prevención del consumo de drogas y del embarazo en adolescentes” (Primicias.ec).

¿No es parte de un programa social tratar los derechos de personas en situación de pobreza? ¿Cómo se va a medir el resultado de esta estrategia de comunicación que no es programa social? ¿De qué sirve hablarles de sus derechos si la vulneración proviene del mismo sector que dice protegerlos?

Ministro Granda, estos son los sentimientos que, me parece, explican su comportamiento:

Egoísmo -la fatalidad del poder-, pensar solo en sí mismo y no en que el dinero sale de la misma gente que se dice proteger, es nuestro dinero, no el suyo. Casi dos millones y medio que serían útiles para fortalecer el Instituto Nacional de Investigación en Salud Dr. Leopoldo Izquieta Pérez, más aún cuando se avecinan tiempos de epidemia.

Arrogancia: el sentimiento de superioridad sobre la humildad de la gente; lo que se evidencia en los argumentos con los que se justifica lo que en realidad es una campaña para lavar la cara del Gobierno.

La inclusión no es posible sin trabajo y el ánimo circense solo muestra lo que se piensa de la gente y sus condiciones: diviértase un rato, sea agradecido y cállese.

Crueldad: ¿cómo te sentiste, Iván, entre las personas que asistieron al circo? ¿Disfrutaste su sonrisa, fuiste parte de su alegría? ¿Te sentiste orgulloso de esos momentos de alegría que tu Gobierno otorgó al público?

La inclusión no es posible sin trabajo y el ánimo circense solo muestra lo que se piensa de la gente y sus condiciones: diviértase un rato, sea agradecido y cállese. ¿Cómo te sentiste, Iván, entre las personas que asistieron al circo? ¿Disfrutaste su sonrisa, fuiste parte de su alegría? ¿Te sentiste orgulloso de esos momentos de alegría que tu Gobierno otorgó al público?

Invoco tu nombre, no por falta de respeto a la “autoridad” de tu encargo; al contrario, el mayor respeto posible es a la persona, representada por un nombre que representa la verdadera persona, y tu nombre representa tu humanidad, tu nombre también es tu verdadera cara, el poder es solo una máscara más. Y lo importante, Iván, es que la investidura de tu cargo es justamente eso; un vestido simbólico, no una realidad tangible como la saliva escapando de las carcajadas del público circense.

En este Gobierno no saben pedir perdón, de hecho, nadie lo hace; ni gobernantes, ni líderes de los gobernados. Quizá porque el primer perdón debe ser con uno mismo, por herir, por no ayudar, por ocultar y evadir, como ahora con el circo de Frozen y Coco -los personajes tan ecuatorianos de Disney-,  la violencia, la inequidad y la tristeza que vive la gente sin empleo ni ayuda del Ministerio de exclusión, perdón, de Inclusión. 

Me pregunto si al llegar a tu casa, cuando te quitas la máscara, como todos, y no queda nada que ocultar ante ti mismo: sudor, intestinos y huesos en una persona; en ese momento, Iván, ¿recuerdas esas sonrisas? Porque son la vergüenza que la persona debajo de la máscara del poder debe sentir.

Porque esas sonrisas y sentimientos de alegría son verdaderos, pero efímeros. Solo imagina el día siguiente, o esa misma noche, cuando la gente desempleada va a su hogar y no hay comida o dinero para el pasaje del día siguiente; o esperanza.

Lleva esa sonrisa contigo, a tu cama, arrópate con esa alegría que pronto se convertirá en melancolía y la melancolía en dolor, el dolor en desesperación y la desesperación en ira que terminará en las calles.

Recuerda en tus sueños la euforia, los payasos, los trapecistas, las manzanas acarameladas; pronto se convertirán en pesadillas: esos niños que disfrutan el circo serán los jóvenes sin oportunidad de estudiar, amar, reír; muchos terminarán en manos del narcotráfico, nada que perder, mejor una vida corta de placeres a una larga sin expectativas.

Ser persona es asumir la verdad y ser político no es un acto de astucia y codicia; es un medio para pelear por la persona que te espera en la cama, por los niños que duermen en la habitación de al lado, por la vida de los abuelos, por la gente que nos cuidó de niños, por todos aquellos que nos dijeron la verdad, aunque doliera.

Fuera del escenario, la verdad es que no tenemos dinero, que tenemos miedo de perder el trabajo o de no encontrar nada que nos permita sobrevivir.

La verdad, aunque no lo digamos, es que la corrupción hiere, indigna, humilla, porque en la cotidianidad sufrimos las consecuencias de la violencia de los que quedan impunes, del descaro con el que utilizan el poco dinero con que cuenta el país solo en un circo.

Cada centavo, señor ministro, debe dirigirse a producir empleo, no es el momento del circo, es tiempo de acordar, de ceder, de la solidaridad y de aceptar las circunstancias actuales.

[PANAL DE IDEAS]

Mauricio Alarcón Salvador
Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Gonzalo Ordóñez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Carlos Rivera
Francisco Chamorro
Ramiro García Falconí
Patricio Moncayo
Aparicio Caicedo

[RELA CIONA DAS]

LA SOMBRA DEL NARCOTRÁFICO EN CONTRATISTA DEL GOBIERNO
Periodismo de Investigación (La Fuente - Milhojas) La Historia y Plan V
Reforma al Código de la Niñez: ¿interés superior del niño o derecho mercantilizado?
Nathalya Salazar y Salim Zaidán
Panem et circenses
Alexis Oviedo
Iván Granda: 24 mil jóvenes dejaron la universidad por problemas con la pensión alimenticia
Redacción Plan V
Las tres llamadas del ministro
GALERÍA
La sonrisa de Iván Granda
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Banco Mundial aboga por la integración económica y social de los venezolanos
Redacción Plan V
Las pruebas para COVID de Yunda con nuevos tropiezos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V
La (nueva) alianza entre Jairala y el correísmo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
Redacción Plan V
Este es el top 30 de los contratos del Municipio en la era Yunda
Redacción Plan V
La amenaza de Rafael Correa a un juez del Caso Sobornos: ¿un delito de intimidación?
Redacción Plan V
Imágenes exclusivas revelan el colapso del relleno de El Inga
Susana Morán