Back to top
11 de Junio del 2018
Ideas
Lectura: 3 minutos
11 de Junio del 2018
Carlos Rivera

Economista, catedrático de la Universidad de Cuenca. 

La tiranía del estado
0
En el caso particular del Ecuador, aquella visión trasnochada de una caterva de políticos que llegando al poder creyéndose ungidos y grandes iluminados, tuvieron la osadía de considerar que los ecuatorianos éramos un poco menos que retrasados mentales, a quienes nos tenían que dar pensando desde la carrera que estudiar en la Universidad, hasta el producto que importar o consumir y el lugar en el cual trabajar.

Desde un tiempo acá mucho se ha discutido sobre los desequilibrios fiscales, el excesivo endeudamiento, la corrupción y la inseguridad jurídica como algunos de los elementos causales de la crisis en Ecuador, pero muy poco se ha dicho respecto de las relaciones entre el Estado y la ciudadanía, que a partir de la llegada de la Revolución ciudadana, tomó un nuevo y peligroso matiz.

Cuando digo Estado, me refiero exclusivamente al ejercicio político del círculo de poder, a quienes Milton y Rose Friedman en su libro “La tiranía del status quo”, junto a los burócratas y grupos de interés les definió como el “triángulo de hierro” que controla el poder del Estado para beneficiarse a expensas del resto. Añadiría una segunda explicación para el caso particular del Ecuador, aquella visión trasnochada de una caterva de políticos que llegando al poder creyéndose ungidos y grandes iluminados, tuvieron la osadía de considerar que los ecuatorianos éramos un poco menos que retrasados mentales, a quienes nos tenían que dar pensando desde la carrera que estudiar en la Universidad, hasta el producto que importar o consumir y el lugar en el cual trabajar.

De allí que este juego de intereses ocultos y taras bien marcadas es lo que está detrás de la sobredosis de carga tributaria, regulación, dirigismo e intervencionismo estatal, y donde la única receta que tienen para todos los problemas es, en primer lugar, crear el ente burocrático que estudie el problema;  y en segundo lugar, buscar y castigar al culpable que “siempre” debe estar detrás del problema, y por último, crear impuestos que financien esta partida.

Nadie discute que el Estado tiene muchos problemas reales que enfrentar y que se requiere ingentes recursos. Pero con ese pretexto crear una burocracia excesiva para tratar los problemas no se justifica. Considerar que las empresas, que son las que crean riqueza, son los villanos de la película y que hay que castigarlas con impuestos y sobrerregulaciones es peor.  

Los dogmas del estatismo se han probado falsos hasta la saciedad. ¿Por qué insistir en ello? ¿Por qué no esforzarse en su lugar en facilitarle la vida a miles de emprendedores abrumados por la sobre carga tributaria y de regulaciones y terminar con la tiranía del Estado?

[PANAL DE IDEAS]

Carlos Arcos Cabrera
Mauricio Alarcón Salvador
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Carlos Rivera
Wladimir Sierra
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Alexis Oviedo
Gonzalo Ordóñez

[RELA CIONA DAS]

Un ABC al recetario anti COVID 19
Carlos Rivera
La contumaz morosidad de las élites
Juan Cuvi
El secreto de los muertos
Gonzalo Ordóñez
Una agenda macro urgente para combatir eficazmente la COVID-19
Carlos Rivera
Sin votos en la Asamblea, el Gobierno abandonó su intento de crear "contribuciones"
Redacción Plan V
GALERÍA
La tiranía del estado
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Furukawa: un exviceministro como gerente y abacaleros contagiados, sin bonos ni atención de Salud
Susana Morán
Minuto a minuto sobre el coronavirus 28/05
Redacción Plan V
Coronavirus: El Oro y el peor abril de su historia
Redacción Plan V
Minuto a minuto sobre el coronavirus 27/05
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V