Back to top
20 de Junio del 2019
Ideas
Lectura: 4 minutos
20 de Junio del 2019
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

La última voluntad del doctor Julio César Trujillo
0
Seguramente, Trujillo contempló su propia imagen en el espejo deformado del futuro Consejo, y se espantó. Si el organismo transitorio no pudo evitar cometer errores –habrá meditado–, ¿qué sucederá con una institución integrada por personas escogidas al azar en las urnas?

¿Clarividencia u olfato político? Seguramente ambos. Porque, como dice el dicho, más sabe el diablo por viejo que por diablo. A sus 88 años, y luego de una intensa carrera política, Julio César Trujillo tenía suficientes elementos como para diseccionar la realidad en sus más complejas dimensiones.

Trujillo siempre fue consciente del enorme poder que la consulta popular depositó en manos del Consejo de Participación transitorio. Y lo vio como una amenaza para la democracia. Exorcizó al fantasma de la ilegitimidad con la condición de transitoriedad del organismo. Por fortuna, decía, los plazos del mandato popular pusieron un límite racional a su poder.

De esa amenaza nació su decisión de desaparecer la anómala figura del CPCCS de la institucionalidad del Estado. Seguramente, Trujillo contempló su propia imagen en el espejo deformado del futuro Consejo, y se espantó. Si el organismo transitorio no pudo evitar cometer errores –habrá meditado–, ¿qué sucederá con una institución integrada por personas escogidas al azar en las urnas?

Esta angustia debe haberse acentuado durante la última campaña electoral. El nivel político de los candidatos al nuevo Consejo no auguraba buenos resultados. A la luz de lo ocurrido en los últimos días con los consejeros electos, Trujillo no se equivocó. Si añadimos la total ilegitimidad con la que han llegado al cargo, las consecuencias pueden ser calamitosas. Basta ver las impugnaciones que se hacen al padre Tuárez, por la supuesta presentación de documentos falsos en su candidatura, para prever el desbarajuste que se armará en los próximos días.

Seguramente, Trujillo contempló su propia imagen en el espejo deformado del futuro Consejo, y se espantó. Si el organismo transitorio no pudo evitar cometer errores –habrá meditado–, ¿qué sucederá con una institución integrada por personas escogidas al azar en las urnas?

Solo los correístas obtusos defienden la nueva composición del CPCCS. Acostumbrados a poner la viveza criolla por sobre las instituciones, calculan que del relajo general renacerán sus opciones electorales. Y echan mano del manido argumento del origen electoral de los nuevos consejeros para justificar sus extravíos. Como si el Consejo transitorio no hubiera surgido de una consulta popular.
Es más, a diferencia de los nuevos consejeros, los transitorios sí ostentaban una representación ciudadana real: Trujillo fue designado por los movimientos sociales, Macas es un dirigente indígena histórico, Hernández es militar de carrera, Dávila representa a los empresarios, Mendoza es comunicador de carrera. Con el añadido de que la mayoría eran figuras con una trayectoria profesional y política reconocida. Al menos, los ciudadanos sabíamos sobre qué terreno pisábamos.

Pero más allá de la calidad de los nuevos consejeros, fue la certeza sobre la inviabilidad del organismo la que impulsó a Trujillo a plantear su disolución. Previendo el enmarañamiento de nuestra política criolla, optó por la recolección de firmas como una alternativa más ciudadana. Y, de paso, fijó los parámetros de una consulta popular: esta debe limitarse a la desaparición del Consejo.

Con esta precisión quiso poner coto a las aspiraciones de ciertos sectores de la derecha que quieren utilizar este objetivo como pretexto para echarse abajo la Constitución de 2008. Buscan echar el agua sucia de la bañera con todo y guagua. Proponen una asamblea constituyente para restablecer las viejas tramas de poder. Pretenden torcer la última voluntad del doctor Trujillo.

[PANAL DE IDEAS]

Francisco Chamorro
Hugo Cahueñas Muñoz
Fernando López Milán
Carlos Rivera
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Alexis Oviedo
Consuelo Albornoz Tinajero
Mariana Neira
Gabriel Hidalgo Andrade

[RELA CIONA DAS]

Cpccs: la sociedad versus los políticos
Juan Cuvi
Los ejes del golpe de timón en el Consejo de Participación
Redacción Plan V
Arroz Verde: ‘Correa disponía, supervisaba y aprobaba’
Redacción Plan V
Todo se sabía
Juan Cuvi
El imperio de la vulgaridad
Fernando López Milán
GALERÍA
La última voluntad del doctor Julio César Trujillo
 
1

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La muerte de Trujillo cierra el ciclo de la "descorreización"
Redacción Plan V
“Muera, Trujillo, muera”
Rodrigo Tenorio Ambrossi
El doctor Julio César Trujillo, entre la CIA y los espías
Mariana Neira
Las dudas sobre el nuevo Consejo de Participación
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Narcotráfico: la justicia naufraga en la "duda razonable"
Redacción Plan V
La emboscada nocturna que Martha Roldós sufrió en Quito
Fermín Vaca Santacruz
Nebot y los correístas
Alexis Oviedo
Senagua reconoce que concesionó más agua de la que existe
Redacción Plan V