Back to top
17 de Enero del 2017
Ideas
Lectura: 5 minutos
17 de Enero del 2017
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

La violencia a la mujer: tema privado
No señor, la violencia no es un hecho privado. Es un delito maltratar a los niños a las mujeres, a los ancianos. Y a cualquier ciudadano. Usted tiene incluso la osadía de pretender dar la vuelta a la tortilla y asomar como la víctima de las denuncias de esa mujer con la que ha convivido, con la que ha gozado.

Si lo dice él debe ser absolutamente cierto. Es imposible que él se equivoque o que esté mal informado. ¿Acaso no es el director del principal diario del Estado? Un periodista de esa calidad y con tal responsabilidad es absolutamente imposible que haya agredido física, verbal y moralmente a una mujer que, además es su pareja sentimental. Se trata, en efecto, de un hecho totalmente privado que, desde cualquier lógica, nada tiene que ver con la justicia ordinaria ni extraordinaria. Eso no se arregla en los tribunales, como pretenden ciertas personas malpensadas, sino en el lugar en el que se produjo, en la casa. Eso se arregla con un poco más de violencia.

Eso dice el que ahora se siente ofendido porque se haya hecho público un acontecimiento absolutamente privado. Porque sí, porque la agresión a la mujer es un tema de índole exclusivamente familiar y, por ende, privado en el que nadie debería inmiscuirse y, si lo hace, estaría atentando en contra de los universales principios que dicen con claridad que en la casa el hombre manda. Y punto.

Una cosa es con guitarra y otra con violín. ¿Acaso el periódico que dirige no se ha expresado públicamente en contra de la violencia a la mujer? ¿Querrá su señor director que el mismo periódico realice una edición especial con todos los textos, noticias, artículos de opinión que ha publicado en contra de la agresión a la mujer?

Desde luego, no se trata de un decir necio o sacado de los cabellos. Tampoco es que lo haya dicho en un momento de ofuscación ante el universal rechazo que ha recibido luego de que la víctima tuvo la valentía de denunciarlo públicamente y de llevarlo ante la justicia. ¡Asunto privado! ¿Se habrá escuchado semejante necedad de parte de alguien que se halla inmerso en los medios de comunicación comprometidos en la lucha en contra de la violencia a la mujer y en de la defensa de sus derechos? Para el director del principal diario estatal todo esto es un cuento, un relato bizarro que le trasciende.

No señor, la violencia no es un hecho privado. Es un delito maltratar a los niños a las mujeres, a los ancianos. Y a cualquier ciudadano. Usted tiene incluso la osadía de pretender dar la vuelta a la tortilla y asomar como la víctima de las denuncias de esa mujer con la que ha convivido, con la que ha gozado. Usted quiere que los jueces se apiaden de usted, hombre fortacho, y condenen a esa mujer. Ella debe ir a pedirle la misericordia de su perdón postrada de rodillas.

No, señor director. Es de viles agredir a las mujeres por el delito de ser tales ante una virilidad vivida desde la prepotencia. Esa es la parte más horripilante del falocentrismo que ha dominado Occidente en las relaciones totalmente inequitativas y violentas de los hombres con las mujeres. Gente como usted, no solamente ostenta el poder fálico, sino que, además, siente la necesidad de exhibirlo como parte de la doxa social, de esa tradición que se resiste a ser eliminada.

Apoyado y sostenido en este poder, se lanza contra las mujeres. ¡Qué audacia de esa mujer no respetar el valor inapelable de sus órdenes! Usted tiene toda la razón del mundo. Y hace muy bien en acusarla de haber expuesto al escarnio público su hombría de bien, su inmensa tolerancia ampliamente reconocida, su bondadoso trato a las mujeres. ¿Cómo esa mujer no abandona su casa (compartida) a su primer mandato? ¿Cómo no golpearla y tratarla como a un vil objeto? Usted tiene toda la razón, señor director, así se trata a las mujeres que no se esclavizan a nuestros deseos.

Reflexión necesaria, indispensable. La sociedad no cesa de repetir en coro el tema de los derechos de las mujeres. De ello se hacen eco prácticamente todos los medios de comunicación. De ello se habla en la escuela y en la universidad, en el palacio de gobierno y en los púlpitos. Pero, cuando llega la ocasión, este mega relato se esfuma, desaparece. De esta manera pone al descubierto la falacia del discurso en sí mismo pues tan solo corresponde a enunciaciones ajenas a la praxis, hueras.

Salvo algunas de la Asamblea Nacional, las mujeres que se hallan actualmente desempeñando funciones públicas han guardado silencio. ¿Complicidad? No sé. Tal vez debilidad, esa debilidad que ha sido parte constitutiva de la palabra de la mujer. No las acuso. Hay que reconocer que el poder es eminentemente masculino, y podría serlo incluso cuando lo desempeña una mujer.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Carlos Arcos Cabrera
Rubén Darío Buitrón
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Mariana Neira
Alexis Oviedo
Comité de Familiares y Amigos de los Hijos e Hijas de Mayo
Consuelo Albornoz Tinajero
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

Orlando Pérez perdió la querella contra Carlos Andrés Vera, pero la bronca sigue en Twitter
Redacción Plan V
A pesar de su poca audiencia, Pichincha Universal tiene este año USD 1´215.000 de presupuesto
Redacción Plan V
Carlos Andrés Vera le responde a Orlando Pérez: "aquí te esperamos, con los pantalones bien puestos"
Redacción Plan V
Orlando Pérez se querella por calumnia contra Carlos Andrés Vera: la mayoría de tuits ya están prescritos
Redacción Plan V
En el último semestre, Radio Pichincha ha contratado con la Prefectura USD 581.585
Redacción Plan V
GALERÍA
La violencia a la mujer: tema privado
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Colombia y los cien primeros días de Petro: ¿qué esperar?
Redacción Plan V
Héctor Vanegas busca otro partido para su postulación a prefecto
Redacción Plan V
Exjueza Merchán culpa a la Fiscal de la huida de Vinicio Alvarado
Redacción Plan V
Así es el ambiente en los diálogos entre el Gobierno y los indígenas
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Los beneficiarios de Coca Codo Sinclair: ¿a dónde fue el dinero?
Redacción Plan V
La incómoda Carla Maldonado
Gabriela Muñoz
Seguros Sucre: el dinero de los sobornos pasó por Panamá, EEUU, Suiza, España y la Isla de Man
Redacción Plan V
¿Cuáles son las ciudades de Ecuador con la peor gestión de su basura?
Redacción Plan V