Back to top
14 de Septiembre del 2022
Ideas
Lectura: 4 minutos
14 de Septiembre del 2022
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

A Lasso le falta roce popular
0
Que la consulta se convierta en un plebiscito sobre el Gobierno será inevitable, por la sencilla razón de que es el convocante. Que el presidente Lasso y sus operadores políticos supongan que con las argucias jurídicas pueden obviar está amenaza es un error de bulto.

Temeraria. Únicamente con ese adjetivo se puede calificar la decisión del Gobierno de lanzarse al vacío con un paracaídas de papel celofán. Porque eso, exactamente, es la consulta popular: un dispositivo que no podrá impedir la caída estrepitosa del régimen en las próximas elecciones.

¿Desde qué análisis coyuntural o estratégico se tomó esta iniciativa? La pregunta es pertinente dada la sensación de desubicación total que proyecta el Gobierno. En efecto, la ciudadanía sospecha que allá en las alturas del poder existe una desconexión crónica con la realidad cotidiana de la población. Sobre todo, de la población más pobre y excluida. Las preguntas propuestas para la consulta popular no sintonizan con las aspiraciones más urgentes de la gente. Algunas inclusive adolecen de un nivel de abstracción jurídica difícil de comprender hasta para los más versados en política.

Que la consulta se convierta en un plebiscito sobre el Gobierno será inevitable, por la sencilla razón de que es el convocante. Que el presidente Lasso y sus operadores políticos supongan que con las argucias jurídicas pueden obviar está amenaza es un error de bulto. Basta revisar la historia de nuestras consultas populares (que no es muy extensa) para confirmar cómo funciona este recurso constitucional. Solo triunfan los gobiernos con una amplia aceptación, inclusive si las preguntas son intrascendentes.

Que la consulta se convierta en un plebiscito sobre el Gobierno será inevitable, por la sencilla razón de que es el convocante. Que el presidente Lasso y sus operadores políticos supongan que con las argucias jurídicas pueden obviar está amenaza es un error de bulto.

Pero si lanzarse a una aventura electoral con una aprobación presidencial inferior al 20 por ciento es un despropósito, mucho más es hacerlo con unas preguntas que no generan el más mínimo entusiasmo.

Ni a favor ni en contra. Es por demás obvio que cualquiera que sea el resultado de la consulta, las condiciones generales del país no cambiarán. El empleo, la seguridad, la salud y la educación, por citar únicamente los problemas más sentidos por la población, no se resolverán por la vía jurídica. Pretender cambiar la realidad con leyes equivale a colocar la carreta delante de los bueyes. Experiencia tenemos de sobra: veinte y tantas constituciones no han logrado sacar al país del atolladero.

Sin embargo, el presidente Lasso no puede –o no quiere– salir de la burbuja en la que habita. Un banquero sí puede sobrevivir de espaldas a la realidad popular; un presidente de la República, no. Otros políticos de derecha lo han entendido y han desarrollado una astucia natural para establecer vínculos con los sectores populares, al menos para manipularlos y hacer un ejercicio populista del poder. A Guillermo Lasso, en cambio, parece fastidiarle la amarga realidad de la marginalidad: quiere pobres ilustrados, no seres humanos necesitados que demandan respuestas puntuales e inmediatas a sus problemas.

Por eso las preguntas de la consulta popular son políticamente asépticas, descafeinadas. No solo insinúan soluciones inciertas, sino de difícil ejecución. Son indigeribles para el común de los votantes. Definitivamente, a Guillermo Lasso le falta roce popular.

[PANAL DE IDEAS]

Iván Flores Poveda
Carlos Rivera
Luis Córdova-Alarcón
Andrés Jaramillo C.
Alexis Oviedo
Giovanni Carrión Cevallos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Juan Carlos Calderón
Gabriel Hidalgo Andrade
Patricio Moncayo
Mariana Neira

[RELA CIONA DAS]

De vértigo
Juan Cuvi
Los extraditables ecuatorianos
Iván Flores Poveda
De lo macro a lo micro
Carlos Rivera
La crisis de seguridad como síntoma de erosión democrática
Luis Córdova-Alarcón
La tarde que el fantasma de la paranoia se tomó Carondelet
Redacción Plan V
GALERÍA
A Lasso le falta roce popular
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Esta es la historia del candidato ‘Faracho’, asesinado en medio de la creciente violencia en la campaña
Redacción Plan V
Tras un año de pugnas, la Corte Constitucional destituye al Consejo de Participación Ciudadana y a Murillo de la Judicatura
Redacción Plan V
Luz Elena Coloma busca ser la primera alcaldesa de Quito
Redacción Plan V
¿Cuántos son los LGBT en Ecuador? Las razones por las que el censo no podrá responderlo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La tarde que el fantasma de la paranoia se tomó Carondelet
Redacción Plan V
Debate en Quito: ganadores y perdedores
Redacción Plan V
Íñigo Salvador, un hombre y mil historias
Rubén Darío Buitrón
Desde hace un año, alias Gerald busca la reducción de su condena en EE.UU.
Redacción Plan V