Back to top
18 de Abril del 2022
Ideas
Lectura: 5 minutos
18 de Abril del 2022
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

Liberación de Glas: el lado obscuro de la justicia
0
La corrupción, sea cual fuese, pertenece al mundo de la perversión porque implica el desafío abierto e incuestionable al orden social y ético para reemplazarlo por el del deseo propio.

Todo aquello que se realiza aprovechando la oscuridad da cuenta de que algo anda mal. De que probablemente las cosas no se hacen de conformidad con las normas de la justicia y la ética. Porque lo que es justo, legal y ético no tiene por qué esconderse. Al mal, a lo injusto y deshonesto les fascina la oscuridad.

Lo peor es que el presidente Lasso aparezca presuntamente comprometido en este intríngulis cuyo corazón es, no solo lo ilegal, sino lo perversamente corrupto. Si alguien creyese que actos como estos fortalecen a un gobierno, estaría total y peligrosamente equivocado.

Cuando el país descansa, Glas, o Vidrio en los códigos de lo perverso, es liberado gracias a una acción de un juez de una pequeña ciudad de la costa luego de un proceso en el que todo se halla ya predeterminado. Un juez que carece de jurisdicción, puesto que el exvicepresidente de Correa se halla al otro lado de la geografía de este diligente juez.

Nadie del gobierno que, desde luego, debe estar bien informado desde antes, se opone. Un proceso oscuro. Nadie denuncia a tiempo el complot jurídico-administrativo. Parecería que todos quienes están obligados a oponerse, de súbito, han perdido el habla y la ética, y no la noche aquella, sino hace mucho tiempo.

¡Pobre justicia de un país éticamente pauperizado desde los tiempos del correato! Aquellos tiempos en los que hacer el mal y hablar del bien fue la noma. Aquellos tiempos en los que la justicia se convirtió en uno de los objetos de propiedad de un presidente que vivió y actuó al revés de la ética social.
Parecería que, entre nosotros, habría caducado la ética jurídica y la ética de la verdad. Por ende, nada impide que, uno tras otro, jueces, fiscales, policías, miembros de las fuerzas armadas, hagan lo que a bien tengan con las normas, los reglamentos militares, las éticas. A propósito, el sabio consejo de la presidenta de la Asamblea nacional: si roban, roben bien. Después de semejante y sublime consejo inmoral, en la Asamblea, nadie ha hecho algo para removerla de la silla presidencial.

Vergonzosa e impúdica la salida de Glas de la cárcel. No faltan quienes han acusado al gobierno de complicidad. No nos consta. Pero, cuando el río suena, piedras lleva. Más aún cuando, desde Carondelet, no han realizado las necesarias y oportunas aclaraciones.

La corrupción, sea cual fuese, pertenece al mundo de la perversión porque implica el desafío abierto e incuestionable al orden social y ético para reemplazarlo por el del deseo propio.

Glas constituye uno de los símbolos privilegiados de la corrupción del correísmo. De alguna manera, inclusive lo representaría, gracias a la ausencia física de Correa, el prófugo de la justicia, el gran Padrino, el del corazón ardiente de riquezas mal habidas. A ambos los atraviesa la corrupción de tal manera que los convierte en una suerte de siameses. Porque una raya más no le hace al tigre. No se puede olvidar que, cuando Glas es acusado, aprehendido y sentenciado, Correa se refirió a él como al nuevo Abel, víctima de la persecución de sus enemigos.

Parecería que, para Correa y los suyos, hablarles de honorabilidad y justicia es como hablarles en el griego de Aristóteles.

La corrupción, sea cual fuese, pertenece al mundo de la perversión porque implica el desafío abierto e incuestionable al orden social y ético para reemplazarlo por el del deseo propio. Para el perverso, él es la ley. Por ende, la ética social no cuenta sino tan solo como el escenario en el que se escenifican sus perversos deseos.

El corrupto es la ley. En consecuencia, organiza su estar en el mundo de conformidad a sus propios intereses. Aquel principio de que mis límites van hasta donde comienzan los tuyos, no cuenta para el perverso que se caracteriza justamente por carecer de límites. El deseo propio es la ley. Por ende, los ordenamientos de la ética social no cuentan en absoluto.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Giovanni Carrión Cevallos
Mario Pazmiño Silva
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Julian Estrella López
Alfredo Espinosa Rodríguez
Mariana Neira
Rubén Darío Buitrón

[RELA CIONA DAS]

Discrepancias "irreconciliables" en el correísmo provocan salida de su secretario ejecutivo
Redacción Plan V
¿Ciudad del terror?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Las fotos con Latins Kings que complican al correísmo
Redacción Plan V
La repatriación de capitales del exterior es denunciada como corrupción ante la ONU
Redacción Plan V
El anticorreísmo resucita en Twitter a su antiguo rival: Patricio Mery Bell
Redacción Plan V
GALERÍA
Liberación de Glas: el lado obscuro de la justicia
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Paro nacional: ¿Cómo cuantificar las pérdidas?
Manuel Novik
Lo que devela un paro indígena
Patricio Carpio Benalcázar
Los coletazos violentos del paro de junio
Redacción Plan V
¿Quiénes son los candidatos a jueces anticorrupción? Hay magistrados y fiscales de casos polémicos
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Pólit "canta", Correa desespera, Iza moviliza, ¿quién financia?
Mariana Neira
Mi circunstancia, voces de las mujeres y escenarios de las soluciones al paro
Ramiro Ávila Santamaría
Minuto a minuto del paro nacional (tercera semana)
Redacción Plan V
El arma letal de Guillermo Lasso
Juan Cuvi