Back to top
29 de Julio del 2021
Ideas
Lectura: 6 minutos
29 de Julio del 2021
Consuelo Albornoz Tinajero

Profesora universitaria, investigadora y periodista, con un doctorado por la Universidad Nacional del Cuyo, de Argentina.

Lo esencial versus el desastre
0
¿Este turismo depredador es el único posible? No. Existe el turismo sostenible y sustentable. El responsable, que minimiza la contaminación que toda actividad humana genera. ¿Qué decidiremos?

Me gustó percibir durante las primeras semanas y meses de la pandemia la recuperación del valor y de la dignidad de los pequeños quehaceres, de las humildes faenas que normalmente deseamos delegar y a veces lo conseguimos. Durante el primer confinamiento, sin ayuda externa, los humanos, más las mujeres, por cierto, nos vimos en la obligación de desempeñar esas tareas rutinarias, reiterativas y poco gratificantes en términos intelectuales.  A la mayoría, supongo, no nos quedó otra alternativa. Eran y son labores esenciales a pesar de su simpleza.

Además del trabajo puertas adentro volvimos a apreciar cuán valiosa es la producción agropecuaria, y cuánto mérito hay entre quienes siembran, cosechan, elaboran, transportan y entregan alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad. Sin ellos no hubiéramos sobrevivido. Y cómo lo habríamos conseguido sin el aporte del personal de salud y de científicos de todo el mundo. Nuestras vidas hubieran sido descoloridas sin el apoyo de quienes nos entregaron sus talentos en el arte, la música, las lecturas, el cine. A cuántos conciertos en vivo, aunque sin público, pudimos asistir; y todavía podemos en esta transición post pandémica. 

¡Qué producción y de qué calidad desplegaron individuos y colectivos desde hace casi un año y medio! Pero, curiosamente, a pesar de que las necesidades fundamentales, aquellas que determinan el mantenimiento de la vida siguieron siendo atendidas, en algunos casos precariamente, las economías globales y locales se desplomaron. ¿Cómo entender esta contradicción? ¿Acaso porque la economía se sustenta en lo innecesario, en lo superfluo y prescindible, por añadidura?

Durante el confinamiento global el gasto en ciertos objetos pasó a un plano secundario. Se revelaron como inútiles e inservibles, incómodos en tantos casos, y su adquisición limitada lo demostró. ¿Tal vez esto nos indica que el grueso de la economía global se mueve en el ámbito del despilfarro, de la dilapidación, del desperdicio?

¿Este turismo depredador es el único posible? No. Existe el turismo sostenible y sustentable. El responsable, que minimiza la contaminación que toda actividad humana genera. ¿Qué decidiremos?

¿De qué ítems se compone este consumo banal e inservible? ¿Nos conviene fortalecerlo, a cuenta de la reactivación económica tan necesaria?  ¿O apuntamos hacia lo productivo, sustentable, sostenible y amigable con la naturaleza? ¿Podremos visualizar alternativas que no nos conduzcan de nuevo al dispendio? ¿Sabremos dilucidar el alcance de estos dilemas?

Uno de los rubros en los que tales disyuntivas están presentes es el del turismo. Leía en la edición en español del New York Times el frenesí con el que la industria de los viajes y del turismo se apresta a recuperar la “extravagancia consumista a nivel mundial”. El ímpetu responde a que en 2019 el mundo gastó como 9 billones de dólares en turismo, equivalentes a la décima parte del producto interno bruto global. ¿Qué turismo? El trepidante, el interesado en presumir en Instagram, no en conocer ni en compartir, menos aún en vivir la experiencia y en algo que era crucial hace algunos añs: el intercambio entre culturas en un mundo que ya estaba bastante homogeneizado.

Ese turismo del desastre, con una alta participación en el PIB mundial, es corresponsable de las tragedias por las recientes lluvias e inundaciones en México, AlemaniaChina, Italia; y de las olas de calor achicharrante en el hemisferio norte, por citar las más difundidas. Y a cuenta de una recuperación económica acelerada, a expensas de la naturaleza y de la vida.

¿Este turismo depredador es el único posible? No. Existe el turismo sostenible y sustentable. El responsable, que minimiza la contaminación que toda actividad humana genera. ¿Qué decidiremos?

Un solo barco crucero genera la contaminación equivalente a la de 14 mil autos. Los vuelos aéreos producen el 2 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. Los trenes, en cambio, entre cinco y siete veces menos.

Ecuador ocupa el puesto 49 entre 99 países en el índice europeo de turismo sustentable. Por debajo de Bolivia (22), de Perú (31), Panamá (37), Chile (42), Uruguay (47), y de Argentina (48). Hace un año se situaba en el 51. Subió dos puestos. Este indicador valora los esfuerzos por mantener la biodiversidad, los hábitat, el uso de los recursos naturales; el acceso de sus ciudadanos a niveles de vida adecuados en términos socioeconómicos y políticos; el crecimiento económico y el significado de esto en cuanto a empleo adecuado, erradicación de la pobreza, acceso a las tecnologías; y al enfrentamiento de riesgos sociales y naturales.

Los pensadores también recobraron su prestigio en el 2020. Con sus reflexiones a veces muy optimistas y románticas; a momentos escépticas y catastróficas nos alentaron o nos desanimaron a imaginar un futuro promisorio. Aun es pronto para evaluar qué perspectivas mantendremos en el corto y mediano plazos.  ¿Priorizaremos la vida o nos aprestaremos a potenciar aquel consumo degradado que está destruyendo nuestra casa: la Tierra?

[PANAL DE IDEAS]

Diego Chimbo Villacorte
Xavier Villacís Vásquez
Iván Flores Poveda
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Mariana Neira
Rubén Darío Buitrón
Gabriel Hidalgo Andrade
Giovanni Carrión Cevallos
Ernesto Carrión
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

La píldora contra la Covid-19 entra en análisis de la FDA
Associated Press, AP
El entorno virtual mata la sed de aprender: la conexión de Martín
Álvaro Espinosa y Manuel Novik
El papel del proceso del sector privado en el proceso de vacunación
Redacción Plan V
Post Covid: nueva era
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Sueños en la UCI
Vanessa Estrella. Fotos: Gianna Benalcázar
GALERÍA
Lo esencial versus el desastre
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Tres sectores ponen presión al Gobierno y Lasso militariza las calles
Redacción Plan V
El Plan de Desarrollo de Lasso ¿es políticamente viable?: habla Jairón Merchán
Fermín Vaca Santacruz
El drama de quienes esperan un transplante en Ecuador
Manuel Novik
¿Por qué no es buena idea eliminar las tablas de drogas?
Daniel Pontón C.

[MÁS LEÍ DAS]

Las razones por las que Bélgica es más paraíso fiscal que Panamá
Mariana Neira
Legisladores, pipones, diezmos y el retorno del amo
Mariana Neira
Cuando el Estado le falla a un niño torturado
Susana Morán
El febrescorreísmo y la izquierda folclórica sueñan con un golpe de Estado
Iván Flores Poveda