Back to top
18 de Enero del 2017
Ideas
Lectura: 10 minutos
18 de Enero del 2017
Andrés Ortiz Lemos

Escritor y académico.

Madres encarceladas por pensiones
Debe entenderse que la criminalización de la pobreza, y la violencia panóptica del Estado relacionada al tema de las pensiones no solo afecta a los hombres. Hay más mujeres en la cárcel ahora mismo por no haber podido pagar cuotas de alimentos mayores a sus posibilidades económicas, que mujeres privadas de libertad por el tema del aborto. No defender los derechos humanos de estas mujeres sería una lamentable hipocresía.

En el Ecuador las pensiones alimenticias pueden llegar al 54%, el 49%, 43,64%, o el 45,12%  de los ingresos mensuales, según su nivel económico. (ver la tabla de pensiones del 2017). Pero lo  que pocas personas conocen es que estos montos se duplican dos veces al año. Es decir, de acuerdo a los porcentajes  mencionados hay padres (o madres) que deberán cancelar el 108%, el 98%, o el 90, 24% de sus ingresos.

En este contexto, muchos papás o mamás sin custodia  tuvieron que dar una pensión alimenticia de alrededor el  90%  de sus ingresos en navidad, dejándolos con el  10%. Muchas veces esos padres o madres tienen otros niños a su cargo cuyos derechos no son respetados. Recuérdese que esta norma rige siempre y en todos los casos y que un muy amplio margen de personas no cuenta con beneficios de ley (décimos), y aquellos que tienen la suerte de tener un trabajo estable (situación cada vez menos común), no suelen recibir un doble sueldo sino una proporción del salario mínimo vital.  Lamento mucho que una editorialista de este medio haya irrespetado a sus lectores, tratado de hacerles  creer que la situación que menciono no es real. Cada persona maneja su ética personal, y su credibilidad se construye con base en ella.

Si un padre separado, o una madre sin custodia,  tiene otros niños, pierde su trabajo, o se enferma, no tendrá oportunidad. Invariablemente irá a la cárcel. A pesar que la cadena perpetua no existe en el Ecuador, la amenaza penal a padres, o madres,  desempleados, pobres o con alguna enfermedad, es indefinida. El acusado pasará temporadas en la cárcel cada vez más largas, tiempo en el cual no podrá trabajar, alargando su deuda y condenándolo a ser un reo intermitente el resto de su vida. La situación no afecta únicamente a los hombres. También hay mujeres privadas de libertad por la misma situación. De hecho hay más mujeres en la cárcel por el tema de pensiones alimenticias que por el tema del aborto, por lo que las organizaciones que defienden derechos vinculados a temas de género deberían visibilizar esta situación y tratar de combatirla. Pero las damas privadas de libertad por pensiones alimenticias no son defendidas por ninguna organización. Su suerte no le interesa a las militancias. Al contrario. Varios grupos han organizado un potente frente reaccionario que busca defender el apremio personal en estos temas.

Las mujeres madres en la cárcel, o alienadas por condiciones injustas relacionadas con el pago de pensiones alimenticias, no son las únicas afectadas por este sistema de cosas. Parejas embarazadas, madres, o niñas, al cuidado de padres con juicios de alimentos sufren igualmente. El lector debe entender que si un papá (o una mamá sin custodia) solicita una rebaja de pensión deberá pagar un abogado (no se necesita abogado para poner juicio de alimentos, que es un trámite muy ágil, fácil y rápido). Los costos de un profesional en temas de rebaja, por otro lado,  varían  mucho y varias veces superan los mil dólares. Si el padre (o madre sin custodia) tiene la suerte de poder pagar abogados, deberá esperar los resultados del proceso. Muchas veces la sentencia tarda varios meses y el proceso se puede extender años. Los abogados de la otra parte, y varios actores sexistas, aconsejarán no recibir las notificaciones y otras estrategias para evitar una reducción en los montos. El trámite se extenderá mucho tiempo.  El resultado, de haber perdido el trabajo, tener otros niños o estar enfermo, es invariablemente la violencia de la cárcel. Desde luego la deuda seguirá creciendo.

Conozco muchos casos pero solo mencionaré dos. En primer lugar la situación de Verónica. Verónica es una madre sin custodia de sus niños, la cual, sin embargo, vive con su hijo mayor, porque este prefirió estar a su lado. A pesar de que tiene que solventar los gastos del menor, ella debe pagar pensión de alimentos al papá del niño, que tiene la custodia, y  que vive en otra ciudad. Siempre con la amenaza de la cárcel. La situación tiene el agravante de que su otra pequeña hija, que vive con el padre, sufre de Alienación Parental, y la han mantenido años alejada de su mamá a través de amenazas y violencia. Ella no la puede ver. Entonces tenemos a una mujer que sufre muchas formas de violencia. Violencia por no dejarla ver a su hija, violencia al exigirle pagar pensiones a pesar que su otro hijo vive con ella, y violencia porque pronto podría ir a la cárcel al haberse desbordado de gastos insostenibles.  La situación de Verónica no es aislada. Hay muchos casos iguales, aunque se piense que solo  afecta a los papás.

El segundo caso es el de Luis. Un piloto comercial al que se le asignó una pensión bastante alta por los ingresos que recibía. Como consecuencia de las medidas cautelares injustificadas (porque siempre ha estado al día) no se le permite salir del país y perdió su trabajo en la aerolínea. Como no tiene  trabajo, por causa de esa misma situación, ha pasado más de un año tratando de buscar una rebaja, pero esta no se puede dar porque depende de la voluntad de la otra parte para recibir las notificaciones. Igual que en el caso de Verónica, no se le permite ver a su hijo. El hombre, sujeto de varias violencias,  irá a la cárcel pronto. ¨ Paguen vagos sinvergüenzas¨ expresó con desenfado una conocida abogada-militante cuando expuse en Twitter que casos como estos afectan los derechos humanos.

Como profesor universitario, hace algunos meses he estado trabajando en un libro sobre violencia estructural en temas relacionados a la tenencia de los hijos. La investigación se ha realizado  con la ayuda de un equipo académico conformado por Samantha Morejón, y Maru Irigoyen, quienes, vale decir, han levantado el grueso de la información primaria para la futura publicación. Aparte de haber analizado aproximadamente cincuenta casos, hemos entrevistado expertos, abogados, psicólogos forenses y otros académicos. Le aseguro estimado lector, que el  tema es muy complejo y exige una reflexión seria.

Con anterioridad escribí un artículo que buscaba plantar un debate crítico referente a la prisión vinculada al tema de los abortos y las pensiones, el cual puede leerse aquí en ese texto planteo que se debería cumplir la norma constitucional relativa a la corresponsabilidad, para permitir que el cuidado de los hijos y el tiempo invertido en el mismo pueda ser compartido, lo cual coincide con la equidad de género  propuesta por el feminismo liberal. Lamento que se haya tratado de  distorsionar, e invisibilizar  mis argumentos tomando frases de otro  artículo, distinto, sobre un niño, bajo custodia de su papi, que fue secuestrado y mantenido en un olfelinato en Austria, y que estuvo a punto de ser dado en adopción gracias a la negligencia de ciertas militancias poco escrupulosas, el artículo puede leerse aquí,  y como podrá comprobar no tiene nada que ver con el tema de pensiones como una editorialista de este medio trató de hacer creer faltando a la verdad.

Debe entenderse que la  criminalización de la pobreza, y la violencia panóptica del Estado relacionada al tema de las pensiones no solo afecta a los hombres. Como dije antes hay más mujeres en la cárcel ahora mismo por no haber podido pagar cuotas de alimentos mayores a sus posibilidades económicas, que mujeres privadas de libertad por el tema del aborto. No defender los derechos humanos de estas mujeres sería una lamentable hipocresía. Yo lo hago. ¿ y usted?

He conversado con varios grupos de padres, y ninguno de ellos pide eliminar las pensiones alimenticias. Al contrario, todos piden que se les permita ir más allá y puedan  formar parte plena de la vida de sus hijos tomando bajo su responsabilidad buena parte del trabajo doméstico relacionado a la crianza. Coincido con varias  teorías feministas, al afirmar que se debe superar los estereotipos según los cuales la madre debe dedicarse exclusivamente al cuidado doméstico, y el padre únicamente debe dedicarse a eyacular y pagar pensiones, como exigen algunas personas notablemente desconocedoras  de los debates y la literatura en estudios de género.

[PANAL DE IDEAS]

Mauricio Alarcón Salvador
Ramiro García Falconí
Patricio Moncayo
Aparicio Caicedo
Carlos Rivera
Xavier Villacís Vásquez
Giovanni Carrión Cevallos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Gabriel Hidalgo Andrade
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

‘¿Cómo sabemos de qué murieron si muchas vivían con agresor?’, la pregunta que deja la pandemia a las mujeres
Susana Morán
La violencia contra las mujeres, más cruel y más oculta, en la pandemia
Susana Morán
¿Vivimos el retorno de los 'Torquemadas'?
Dayana León
Las mujeres imprimen su sello en la ciencia
Redacción Al grano
Si mi útero hablara
María Fernanda Solíz
GALERÍA
Madres encarceladas por pensiones
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Gobierno le apuesta a un agresivo desconfinamiento en julio
Redacción Plan V
Vuelve el Museo de la Corrupción de PLANV y necesita tu apoyo
Redacción Plan V
El Orgullo 2020 se tomó los espacios virtuales
Redacción Plan V
Diario de cuarentena, de Carlos Arcos, a la venta en formato PDF
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
Redacción Plan V
Este es el top 30 de los contratos del Municipio en la era Yunda
Redacción Plan V
La amenaza de Rafael Correa a un juez del Caso Sobornos: ¿un delito de intimidación?
Redacción Plan V
Imágenes exclusivas revelan el colapso del relleno de El Inga
Susana Morán