Back to top
28 de Abril del 2021
Ideas
Lectura: 5 minutos
28 de Abril del 2021
María Amelia Espinosa Cordero

Abogada con experiencia en políticas públicas y sociales, cofundadora y directora general de Fundación IR, "Iniciativas para la Reinserción"

Hasta en las mejores familias
0
Esto no es cuestión de fe. La mínima reparación que merecen las víctimas de delitos sexuales es poder sanar —sea lo que quiera que su sanación implique—. La penalización de la terminación del embarazo debe ser abortada de nuestra legislación.

En Ecuador, 6 de cada 10 casos de violencia sexual ocurren en entornos próximos; 6 de cada 10 víctimas son-somos menores de edad; 6 de cada 10 mujeres de entre 15 y 64 años han-hemos sido víctimas de violencia en algún momento de su-nuestra vida.

Tenía ocho años. Vivía en una casa en el campo, y se ocupaba de ella la empleada doméstica [otra de las tantas formas/figuras aberrantemente institucionalizada de abusar de la mujer].

La “niña de la casa” convivía con los “hijos de la doméstica” en un ejercicio diario de igualdad, aunque ella fuera al colegio internacional en bus privado y ellos al público atravesando el potrero y el río, …aunque.

Había un sobrino mayor de edad, hijo de un hermano de la doméstica, a quien la niña, sin saber exactamente cómo, terminó invitando a “hacer el amor”.

Es probable que el coito no tuviera lugar, que en un entorno de comunicación y contención emocional la niña bloqueara mentalmente el episodio o lo asimilara. Es posible que la terapia psicológica hiciera las veces del padre que no se enteró, porque “¿cómo vamos a contárselo a papá?”

Tenía ya 10 años. Visitaba continuamente a una pareja de niños del colegio que vivía en el barrio; era abrir la puerta y caminar. De pronto se vio, vez tras vez, sentada sobre el padre de sus amigos, seducida por unas caricias sobre sus genitales; no las entendía, pero las recibía con igual pudor y placer.

Esto no es cuestión de fe. La mínima reparación que merecen las víctimas de delitos sexuales es poder sanar —sea lo que quiera que su sanación implique—. La penalización de la terminación del embarazo debe ser abortada de nuestra legislación

Es probable que las caricias no fueran más allá, que en un entorno de comunicación y contención emocional la niña bloqueara mentalmente el episodio o lo asimilara. Es posible que la terapia…

Tenía ya 12 años. Acompañaba a su madre a casa de una pareja de amigos con quienes llevaba adelante un proyecto político. Él se convirtió en un “fantasma” que intercambiaba cartas con la niña —a vista y paciencia del público, porque se trataba de una correspondencia sana [aún guarda en alguna caja los papeles blancos con la tinta desvanecida, donde el fantasma era el viento entre las hojas de los árboles y aquel capaz de mover el río]—. “Fantasma” que luego, a cambio de regalos, empezó a pedirle besos. “Dame un beso de verdad”. 

Es probable que sólo le besara los labios…

Pasa. Pasa hasta en las mejores familias, allí donde sí duele, allí donde nos detenemos a escuchar, leer, analizar; allí donde somos capaces de condolernos. Porque la empatía se nos da naturalmente entre pares. Porque si la niña, fruto de cualquiera de estos [des]encuentros se hubiera quedado embarazada, no habría tenido que parir.

La niña bien de familia bien, cuyos privilegios le dan acceso irrestricto a servicios privados de limpieza de útero, en entornos seguros en donde la confidencialidad es sólo la yapa. No sería un aborto, no, sería un acto de justicia. A pagar y vámonos.

Es probable que el coito no tuviera lugar. Es probable que las caricias no fueran más allá. Es probable que sólo le besara los labios. …No quiero imaginarme la réplica de estos abusos de poder en entornos de pobreza —el profesor con sus alumnas, el tío con sus sobrinas, el padrastro con sus hijas putativas—.
Esto no es cuestión de fe. La mínima reparación que merecen las víctimas de delitos sexuales es poder sanar —sea lo que quiera que su sanación implique—. La penalización de la terminación del embarazo debe ser abortada de nuestra legislación.

Amén, Corte.

[PANAL DE IDEAS]

Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
Alexis Oviedo
Carlos Arcos Cabrera
Julian Estrella López
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero

[RELA CIONA DAS]

La violencia infecta al país
Hugo Marcelo Espín Tobar
Testimonio del 8M: ‘La Policía me pateó en la espalda y lanzó gas directamente a los ojos de compañeras’
Susana Morán
Ojalá Lasso escuche las voces del imperio
Juan Cuvi
Los femicidios aumentaron en un 50% en el primer bimestre del 2022
Redacción Plan V
Del aborto a la educación en sexualidad
Rodrigo Tenorio Ambrossi
GALERÍA
Hasta en las mejores familias
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

María Belén Bernal: los hilos sueltos de la investigación y la ruta de escape de Cáceres
Redacción Plan V
La Policía, atrapada por el espíritu de cuerpo y un crimen
Mariana Neira
Ecuatorianos en Argentina: migrar para estudiar
Mayra Caiza
Las claves para entender la situación de Coca Codo Sinclair
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Dos indicios y el rastreo de la señal del celular de Cáceres llevaron al cuerpo de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
Disección al edificio de los oficiales, un enigma dentro de la Escuela de la Policía
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade