Back to top
25 de Mayo del 2023
Ideas
Lectura: 5 minutos
25 de Mayo del 2023
Natalia Sierra

Catedrática de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica de Quito 

Miedo y fascismo: la fórmula del capitalismo criminal
0
Nos están proponiendo entrar en una guerra de la cual lucrarán más de lo que ya lo han hecho mientras la sociedad se desangra. Una imagen dice mucho más que las palabras, la imagen del mercenario es el presagio de un futuro de terror.

Cuando el capital encuentra su límite de crecimiento en la legalidad de su propia legislación mercantil, no duda en pasar a la ilegalidad y convertirse en capital criminal. Retorna, así, a sus prácticas de violencia extrema ligadas al saqueo, la piratería, el tráfico de todo tipo de mercancías ilegales e incluso no duda en transformar la vida humana en mercancía. No solo como fuerza productiva, sino como vida misma reducida a un conjunto de órganos a la venta sea como repuestos biológicos, como objetos de placer sexual, de trabajo esclavo o de souvenir de todo tipo de perversiones. El capitalismo en su nivel más alto de depredación.

En ese exacto momento se encuentra la imparable expansión del capital, que en su avance ha destruido el sistema social, político y cultural de la Modernidad en la que se instaló y de la cual se alimentó.

Nada resiste al avance devastador de la acumulación capitalista, todo lo existente es convertido en mercancía a ser vendida y comprada, por sobre valores éticos y estéticos. El resultado necesario de este frenesí es el crecimiento extendido y exponencial de la violencia económica, política, bélica, social, ambiental y psicológica. Por supuesto, la misma violencia genera otro tipo de negocios ilegales y legales que ganan mientras más violencia se genere. Así también, la violencia crea escenarios de negocios políticos que van de la mano de los económicos y genera un círculo vicioso de violencia y negocios que envuelven la vida y merma su dignidad.  

En medio de la violencia desatada ganan las empresas de seguridad privada que se alzan con el capital de una sociedad asustada de perder su vida, sus bienes; asustada de los asaltos, las masacres, los "accidentes".  Una sociedad que no encuentra seguridad en el Estado ni la policial. También lucran las empresas ilegales que, en complicidad el misma Estado, generan pánico en la sociedad y luego ilegalmente venden seguridad a través de las extorsiones. Hundidos en esta ola de violencia el negocio más rentable es la venta legal e ilegal de armas como única solución para defenderse cuando el gobierno y el Estado fallan, con beneficio de inventario en favor de los negocios de la muerte. Generado el terror, los mercaderes empiezan a lucrar con el miedo de la sociedad, tanto económica como políticamente. Aparecen, así, los negociantes del miedo y los políticos que sacan réditos del desasosiego social.

En medio de la violencia desatada ganan las empresas de seguridad privada que se alzan con el capital de una sociedad asustada de perder su vida, sus bienes; asustada de los asaltos, las masacres, los "accidentes".  Una sociedad que no encuentra seguridad en el Estado ni la policial

El Ecuador ha entrado de forma acelerada a esta realidad de violencia, sin tiempo ni estrategias para contener mínimamente sus efectos. Los gobiernos y sus élites económicas han creado el escenario para que los empresarios de la violencia y la muerte empiecen las rondas de sus negocios y los políticos busque las alianzas más rentables para hacerse con el poder del Estado por interés económico, por puro poder político o por los dos. Empujados a unas elecciones sorpresivas y aceleradas —resultado del gobierno fallido de Lasso, que aceleró el círculo de la violencia y mostró con claridad lo rentable que puede ser— al contrario de lo que se esperaría, frente a los niveles de violencia que vivimos, aparece como síntoma de esta violencia estructural la imagen de un mercenario con un fusil de asalto como solución a nuestros problemas de violencia.

La razón política dice que la forma racional de bajar los niveles de violencia es atacando las causas estructurales de la misma, es decir, invertir en política social para que bajen los altos niveles de desigualdad social. Que la gente pueda tener los recursos necesarios para la reproducción de su vida económica, social y cultural; que se priorice mínimamente el bienestar social por sobre los negocios del capital. Obviamente nuestras élites económicas y políticas no les interesa resolver los problemas, les interesa lucrar de ellos, por eso se atreven a proponer, en la imagen del mercenario, la violencia bélica como solución a la violencia social.

Nos están proponiendo entrar en una guerra de la cual lucrarán más de lo que ya lo han hecho mientras la sociedad se desangra.  Una imagen dice mucho más que las palabras, la imagen del mercenario es el presagio de un futuro de terror.

[PANAL DE IDEAS]

Mariana Neira
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Amelia Espinosa Cordero
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos
Alexis Oviedo
Alfredo Espinosa Rodríguez

[RELA CIONA DAS]

Crimen organizado, delincuencia común e invasores asechan las áreas protegidas
Redacción Plan V
Nuevo espacio en Plan V: Reporte global, el pulso del país para tomar decisiones
Gustavo Isch
Parte de guerra I: del conflicto armado interno al conflicto armado eterno
Redacción Plan V
Capitalismo 4.0: ¿nuevo paradigma?
Julio Oleas-Montalvo
Guerra contra los narcos con leyes jurásicas
Mariana Neira
GALERÍA
Miedo y fascismo: la fórmula del capitalismo criminal
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Novela: "El pasado anterior" o cómo un misterio puede romper la Historia
Redacción Plan V
Carlos Pólit dice que no huyó de Ecuador en 2017 e insiste a la Corte que lo libere hasta su sentencia
Redacción Plan V
Atentado a Trump: el camino a la Casa Blanca está allanado
Ugo Stornaiolo
Crimen organizado, delincuencia común e invasores asechan las áreas protegidas
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V