Back to top
7 de Abril del 2020
Ideas
Lectura: 6 minutos
7 de Abril del 2020
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

De miedos y desinformaciones
0
Como cualquier vulgar malhechor, nos tomó de sorpresa, mientras dormíamos, mientras los del poder armaban grandes relatos sobre sus supuestas y eficaces luchas en contra de la corrupción, por ejemplo. Pese a que la acción de su guadaña ya se había hecho patente en China y en Europa, aquí todavía nos veíamos obligados a escuchar los megarrelatos del poder sobre su supuesta eficiencia para hacer frente a todos los males de los pasados gobiernos.

Al país no le destruirán ni los terremotos ni las inundaciones ni siquiera las grandes pandemias capaces de diezmar un país casi de la noche a la mañana. Una epidemia como el coronavirus que llegó con su guadaña ya bien manchada con sangre de chinos y europeos. Porque no ve la cara para atacar. Solo busca aquello que interesa a todos los malvados: hacer el mal, provocar grandes sufrimientos y sembrar la muerte. Se trata de un enemigo justiciero y al mismo tiempo de un criminal dispuesto a causar el mayor daño posible al país. 

Como cualquier vulgar malhechor, nos tomó de sorpresa, mientras dormíamos, mientras los del poder armaban grandes relatos sobre sus supuestas y eficaces luchas en contra de la corrupción, por ejemplo. Pese a que la acción de su guadaña ya se había hecho patente en China y en Europa, aquí todavía nos veíamos obligados a escuchar los megarrelatos del poder sobre su supuesta eficiencia para hacer frente a todos los males de los pasados gobiernos. 

Hay una suerte de residuo tóxico en todo el país que nos lleva a perder el tiempo en cosas de poco monta para no dar la cara a lo importante. Cuando el mal llega destrucción en ristre, para los del poder resulta fácil y hasta honesto rasgarse las vestiduras. El poder impuso un plan de prevención que no fue capaz de mantenerlo a raja tabla. Dejó que miles de ciudadanos de las grandes ciudades no respetasen la ley de queda y deambulasen libres dando cuenta quizás de un quemeimportismo cruel y salvaje. 

No se trataba, desde luego, de abrir más cárceles, como es la común respuesta de los poderes débiles que creen fortalecerse con el número de ciudadanos detenidos. El poder represivo es el más ineficiente de todos los poderes. Se jactaba de armar una gran tarea informativa que se concentre no solo en los que tienen pan, techo y empleo, sino, al revés en los desposeídos, en aquellos que deben ganar el pan de cada día porque saben que sólo así sobreviven a una cotidianidad ancestralmente precaria. 

Como cualquier vulgar malhechor, nos tomó de sorpresa, mientras dormíamos, mientras los del poder armaban grandes relatos sobre sus supuestas y eficaces luchas en contra de la corrupción, por ejemplo.  aquí todavía nos veíamos obligados a escuchar los megarrelatos del poder sobre su supuesta eficiencia para hacer frente a todos los males de los pasados gobiernos.

Tanto los poderes débiles como los fatuos están profundamente convencidos de que su voz es suficientemente poderosa como para ser escachada y respetada por todos, incluidos los pobres, especialmente de las ciudades de la costa. Esos cientos de miles de pobres que viven en la precariedad de una economía que les libra de morir hoy pero que nada les ofrece para mañana. Al poder le interesan dos cosas: su capacidad de ordenar y su fuerza para castigar. Por eso sus estrategias destinadas a evitar la diseminación del mal constituyeron un rotundo y, desde luego, un culposo fracaso.

Presidente y ministros no traten de lavarse las manos. Su plan no solo que fue un mortífero fracaso sino que también ayudó a que el corona virus se extendiese por todo el país causando inútiles muertes y profundos sufrimientos. Desde luego y como es de esperarse, la estrategia de acusar a los pobres de desordenados, rebeldes, imprudentes y quemeimportistas no sirve para nada y menos aun para lavar conciencias y disimular culposas incapacidades. 

Debería entenderse como culposa la incapacidad de aislar a Quito del resto de la provincia sobre todo de las ciudades de los valles. Un cerco epidemiológico constituye una auténtica estrategia de guerra que no acepta ni incertidumbres ni incompetencias de ningún orden. Cuando la propuesta es vencer a un común enemigo, se utilizan todas las armas y estrategias para lograrlo. No se sabe de qué tendrán que vanagloriarse ciertos gobernantes. 

La historia de las epidemias se halla necesariamente atravesada por el fantasma y la realidad de la muerte. Pero ya no estamos en la Edad Media. Si ahora hay ciudades diezmadas, las causas habría que buscarlas también en la mediocridad administrativa de los poderes que actúan con la ley en la mano y no con la creatividad. Las ciudades no son sumisas porque son hechas desde complejas diversidades y oposiciones sociales que en estas circunstancias se tornan más evidentes. 

Las autoridades nacionales y urbanas no toman en cuenta estas diversidades. Desde ahí disponen y legislan pensando que la ciudad es una y única. Todavía creen que todos los ciudadanos acatan las normas y disposiciones con igual sometimiento cívico. Tamaño y fatal desconocimiento que conduce al fracaso de disposiciones que en sí mismas tienen como objetivo proteger a todos los ciudadanos por igual. El problema radica en no reconocer adecuadamente que no existe esa supuesta igualdad.

[PANAL DE IDEAS]

Carlos Arcos Cabrera
Mauricio Alarcón Salvador
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Carlos Rivera
Wladimir Sierra
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Alexis Oviedo
Gonzalo Ordóñez

[RELA CIONA DAS]

Coronavirus: El Oro y el peor abril de su historia
Redacción Plan V
Minuto a minuto sobre el coronavirus 27/05
Redacción Plan V
La lumpenización de la política
Patricio Moncayo
Guayas, entre las zonas más golpeadas del mundo junto con Bérgamo y Nueva York
John Cajas-Guijarro
Minuto a minuto sobre el coronavirus 26/05
Redacción Plan V
GALERÍA
De miedos y desinformaciones
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Minuto a minuto sobre el coronavirus 28/05
Redacción Plan V
Coronavirus: El Oro y el peor abril de su historia
Redacción Plan V
Minuto a minuto sobre el coronavirus 27/05
Redacción Plan V
Guayas, entre las zonas más golpeadas del mundo junto con Bérgamo y Nueva York
John Cajas-Guijarro

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V