Back to top
16 de Mayo del 2016
Ideas
Lectura: 7 minutos
16 de Mayo del 2016
Gonzalo Ortiz Crespo

Escritor, historiador, periodista y editor. Ex vicealcalde de Quito. 

Mientras hubo recursos, la economía estuvo blindada
Un estudio internacional concluyó que las equivocadas políticas económicas del gobierno de Rafael Correa no hicieron más daño a la economía ecuatoriana por la abundancia de recursos con que contó en sus primeros ocho años.

Manuel González, funcionario de la Reserva Federal de EEUU, y Alberto Acosta Burneo, editor de la revista Análisis Semanal, realizaron un estudio partiendo de la pregunta de si las políticas de la autollamada Revolución Ciudadana permitieron mejorar el desempeño económico del Ecuador.

Para ello utilizaron una metodología novedosa llamada “control sintético” que básicamente consiste en comparar el desempeño económico del Ecuador durante los ocho primeros años del gobierno de Correa con un Ecuador construido a partir de características de países similares, los cuales no sufren los efectos de reformas ecuatorianas durante el tiempo de estudio. Es decir, se trató de un ejercicio comparativo de las variables, referidas sobre todo al método más usual de medir el desempeño económico de un país: el Producto Interno Bruto (PIB), y el PIB per cápita, así como otras variables como la inflación, el peso de la industria sobre el PIB, los años de educación de la población, el índice de apertura económica del país y el índice de términos de intercambio.

No tengo conocimiento si el estudio ha sido presentado en otros escenarios, pero lo fue hace unas semanas en el auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas (FCSH) de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL), y dos estudiantes de Economía de dicho centro, Natalia Bermúdez y Hugo Morán escribieron una reseña que publica la revista Gestión en el número que está en circulación (edición 262, abril/mayo 2016, pp. 38-40), bajo el título “Correa no pudo dañar más a la economía por la abundancia de recursos”.

Las políticas que el gobierno de Correa introdujo a partir de 2007 han producido algunos cambios positivos, dicen los autores del estudio, pero también se implementaron políticas que han ido complicando el escenario económico, especialmente para el sector empresarial. Esas políticas llevaron a que el Estado no fuera solo ente regulador, sino que se volviera un verdadero “Estado empresario”. Habría que añadir que además de empresario fue un Estado interventor y totalitario.

Al realizar el ejercicio del “control sintético”, es decir con un Ecuador sin las políticas del autollamado Gobierno de la Revolución Ciudadana, los autores del estudio se toparon con la sorpresa de que no había diferencias con el Ecuador real. La sorpresa les llevó a plantear la hipótesis de que las políticas del Presidente Correa tuvieron un efecto nulo en la economía ecuatoriana.

Pero, ¿qué podía explicar que esas políticas tuvieran un resultado nulo? González y Acosta colocaron en el modelo la variable del extraordinario flujo de ingresos petroleros con que desde finales de 2007 contó el gobierno de Correa, y concluyeron que fue esa variable la que le permitió contrarrestar el impacto negativo de las medidas establecidas.

Los investigadores sustentaron esta inferencia con ejercicios econométricos y comparaciones con el período anterior, por ejemplo 2005, cuando el precio del petróleo era más bajo (entre $40 y $60), y con el posterior, el año 2015, cuando los precios petroleros ya se habían reducido de nuevo. Es lo que llaman “placebo en el tiempo”. Además, realizaron el efecto “Placebo en el espacio”, haciendo repeticiones del Ecuador sintético, quitando un país cada vez, como se explica en la nota de la revista Gestión.

Estos ejercicios reconfirmaron que el alza del precio del petróleo fue la variable más importante para que las equivocadas políticas del gobierno de Correa no causaran un daño mayor a la economía ecuatoriana. Los efectos contraproducentes de las políticas que el régimen siguió en los campos de inversión pública, protección de la industria nacional, redistribución de riqueza, manejo de la liquidez de la economía, etc., fueron compensadas por los altos ingresos del petróleo.

La pregunta que surge cuando uno acaba de leer el artículo de Gestión es, ¿cómo van a impactar en la economía esas políticas ahora que el precio del petróleo ha caído y no hay perspectivas de que se recupere? ¿Qué va a suceder ahora que se ha derrumbado ese blindaje que ofrecía la alta cotización de los hidrocarburos ante todas las novelerías de la así llamada Revolución Ciudadana? Parte de la respuesta la estamos viendo desde el año pasado con los efectos perversos de esa política en la destrucción del empleo, que continúa galopante este año.

Parte se está viendo en la desesperada venta de garaje en que ha emprendido el régimen en la que vende una hidroeléctrica, unos canales de televisión, un banco y algunas cositas más. ¿Se acuerdan que antes puso a la venta las gasolineras de Petroecuador (en las que incluso quiso vender las concesionadas)? Bueno, no se ha vendido ni una. Lo que sí vendió fue el campo Auca en US$ 4.900 millones, dejando a Petroecuador sin los ingresos de una de las joyas de su corona. Y además pignoró el oro de la reserva monetaria. Y también lo hizo con la exportación de petróleo a China y Tailandia. Si uno ve, estas ventas tienen que ver con materias primas concretas, pero le es mucho más difícil vender negocios en marcha, porque ¿quién le cree al gobierno ecuatoriano?, ¿quién confía en un Estado hiperregulador y totalitario? Tal vez solamente otro estado totalitario como China, y a precios de huevo, como acaba de verse con el Hotel Quito.

¿Va a caer Sopladora en manos de los chinos? ¿No tendrán que aprender chino los ejecutivos del Banco del Pacífico? ¿Y los periodistas y camarógrafos de TC y Gama TV?

La reconstrucción de Manabí y el sur de Esmeraldas tras el catastrófico terremoto de hace un mes, sería una oportunidad para incentivar la inversión y generar empleo, pero siempre y cuando se utilicen los recursos con eficacia, el Estado cumpla su papel regulador y coloque un marco adecuado para reactivar la inversión privada. El régimen va a contar con abundantes recursos de los nuevos impuestos, de los préstamos de emergencia de los multilaterales y de las ayudas internacionales: que ellos se destinen a la reconstrucción y no al desperdicio como hasta ahora es una obligación moral y, además, la mejor política económica en este momento.

[PANAL DE IDEAS]

Patricio Moncayo
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Carlos Rivera
Mariana Neira
Carlos Arcos Cabrera
Adrian Bonilla
Gonzalo Ordóñez
Natalia Sierra

[RELA CIONA DAS]

La gallina de los huevos de oro
Gonzalo Ordóñez
Las propuestas económicas del Gobierno, a fojas cero
Redacción Plan V
Alcoholismo, bombas de tiempo y gallinas
Carlos Rivera
Chile y el tedio de existir
Andrés Ortiz Lemos
Un ABC a la reforma tributaria
Carlos Rivera
GALERÍA
Mientras hubo recursos, la economía estuvo blindada
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Andrés Michelena: tenemos un retraso de 15 años en lo digital
Redacción Plan V
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

El estudio que revela cómo el minero Proyecto Mirador afecta a la salud de los moradores
Redacción Plan V
Sobornos: Pugna entre la Fiscal y los abogados por el cohecho
Redacción Plan V
La crisis de los puertos ecuatorianos: pérdidas por USD 184 millones
Redacción Plan V
La OEA y su elección de Secretaría General
Adrian Bonilla