Back to top
22 de Febrero del 2021
Ideas
Lectura: 6 minutos
22 de Febrero del 2021
Patricio Moncayo

PhD. Sociólogo. Catedratico universitario y autor de numerosos estudios políticos.

¿Misterios o secretos a voces de la política?
0
El correísmo cuenta a su favor con el desgaste del gobierno de Lenin Moreno y con la división de las fuerzas que se le oponen. No le ayuda a Andrés Arauz, el índice de riesgo país que ha subido como reacción a los resultados de la primera vuelta. Tampoco, su incondicionalidad a su mentor, Rafael Correa.

Suponer que la política es un juego transparente, en el que las cartas están a la vista de todos los contendientes, es una premisa falsa. En él, no es posible adivinar los movimientos de cada jugador, que responden no solo a sus objetivos, sino a las acciones propias y a las de terceros. Esto ya lo vivimos en la primera vuelta con el juego de los sondeos y de las encuestas en torno al voto útil. Estas especulaciones incidieron en la definición de los resultados.

En la disputa por el segundo lugar, se está desarrollando un juego de impredecibles derivaciones. El empate técnico entre el segundo y el tercero ha dado lugar a una interacción de cooperación y conflicto entre los aspirantes. El acuerdo inicial sobre el conteo de votos fue una inteligente jugada que beneficiaba a ambos. El desacuerdo posterior plantea preocupantes interrogantes sobre la segunda vuelta. Ya no se trata solo de saber quiénes contenderán en ella, sino la suerte de aquel incipiente acuerdo entre fuerzas políticas distintas, pero con objetivos coincidentes.

La movilización indígena que demanda el reconteo de votos concuerda con el llamamiento de Xavier Hervas, para desterrar el fantasma del fraude, de manera de dar al proceso electoral la legitimidad necesaria para afianzar la democracia con la ratificación del pronunciamiento popular del 7 de febrero. Pero la proclamación oficial de resultados por parte del CNE, de espaldas a esta petición, deja sin resolver esta duda, lo que podría acarrear efectos en el comportamiento electoral de la segunda vuelta.   

El correísmo cuenta a su favor con el desgaste del gobierno de Lenin Moreno y con la división de las fuerzas que se le oponen.  No le ayuda a Andrés Arauz, el índice de riesgo país que ha subido como reacción a los resultados de la primera vuelta. Tampoco, su incondicionalidad a su mentor, Rafael Correa.  La política económica que aplicaría Arauz, de llegar a la presidencia, supone cambios en los acuerdos del país con los organismos multilaterales de crédito, con posibles riesgos para la dolarización. El compromiso de salvar a Correa de los cargos que pesan sobre él, presentándole como una víctima de la persecución política, así como el balance negativo de su gobierno, le enajenan el apoyo de sectores que se oponen a una vuelta al pasado.  

Los resultados de la segunda vuelta electoral, por tanto, dependerán tanto de estos   juegos como de la discusión sobre el mejor modelo económico y de gobierno, dada la dura crisis que enfrenta el Ecuador  

Lo que el Ecuador está presenciando, entonces, es ese plano sutil que subyace al marco normativo y racional en el que se practica la política. La democracia, entendida como un espacio plural en el que se debaten y dirimen conceptos y principios de validez universal, se ve mediatizada por un juego estratégico y táctico alrededor de los intereses de los actores que se disputan espacios de poder, sin que sus resultados estén predeterminados. 

El correísmo cuenta a su favor con el desgaste del gobierno de Lenin Moreno y con la división de las fuerzas que se le oponen.  No le ayuda a Andrés Arauz, el índice de riesgo país que ha subido como reacción a los resultados de la primera vuelta. Tampoco, su incondicionalidad a su mentor, Rafael Correa.

Pensar y actuar en política exige superar el determinismo, o sea la falsa creencia de que en ella actúan leyes o causas previamente establecidas y conocidas. Lo que se discute en una campaña electoral alude tanto a parámetros científicos como a motivaciones subjetivas. Cada actor tiene más o menos definido el camino a seguir. De lo que usualmente carece es de un plan de juego sobre cómo vencer los obstáculos que se le presenten en este recorrido. Es decir, enfrentar las dificultades, para superarlas sin dejar al azar su resultado.  
       
Aprender a jugar supone tomar en cuenta a los otros que persiguen un mismo objetivo, aunque desde distintos o conflictivos intereses. Y tomar en cuenta las circunstancias, desconocidas, cambiantes y no controladas. Los que buscan gobernar están más obligados que los electores a hacer esta lectura de la realidad para alcanzar la victoria electoral y no fracasar en el desempeño del gobierno. También los ciudadanos debemos asimilar la dinámica de la política electoral para ejercer mejor nuestro derecho a elegir y a monitorear la acción de los elegidos.  

La composición de la nueva asamblea nacional vuelve indispensable la búsqueda de acuerdos para poder realizar la acción de gobierno. En la democracia, las elecciones son una medición de fuerzas, donde los vencedores no pueden hacer tabla rasa de los vencidos; ni éstos abdicar de sus derechos soberanos. Mucho más compleja será la situación que emerja después de las elecciones de segunda vuelta, cuando las cartas ya estén echadas y cuando el gobierno se hará responsable de lo bueno y de lo malo que suceda en el decurso de su gestión.    

La democracia es un juego de cooperación y oposición que hay que saber combinar, con sagacidad y fundamento. El gobernante, cercado de incertezas, imprecisiones, sorpresas, rechazos y apoyos de otros actores, tiene un poder relativo, si es que quiere sujetar su acción a los preceptos democráticos.  Si no tiene esta predisposición, el riesgo es la instauración de un poder omnímodo, que acrecentará la polarización y menoscabará la paz social.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Carlos Rivera
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Rubén Darío Buitrón
Fanny Zamudio
Andersson Boscán Pico
Xavier Villacís Vásquez
Alfredo Espinosa Rodríguez
Luis Córdova-Alarcón
Patricio Moncayo
Apawki Castro

[RELA CIONA DAS]

El domingo siete de las elecciones en Ecuador
Milagros Aguirre
¿Qué tipo de Estado necesitamos?
Patricio Moncayo
Segunda vuelta: ¿qué ajustes debe hacer Andrés Arauz?
Redacción Plan V
Un oasis y dos posibilidades
Carlos Rivera
El mundo paralelo de las élites
Juan Cuvi
GALERÍA
¿Misterios o secretos a voces de la política?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

De una sola vez: la eficacia de la Mujer X
Andrés Lasso Ruales
El socialismo del siglo XXI cedió las cárceles a los capos, ¿Ecuador copió el modelo?
Mariana Neira
Caso ISSPOL: ¿dónde está la bolita?
María Laura Patiño
El domingo siete de las elecciones en Ecuador
Milagros Aguirre

[MÁS LEÍ DAS]

El maletín que vio Boscán
Xavier Villacís Vásquez
Lo que se niegan a ver en Yaku
Andersson Boscán Pico
Las niñas atacadas de Puerto Quito
Susana Morán
Caso ISSPOL: ¿dónde está la bolita?
María Laura Patiño