Back to top
11 de Noviembre del 2019
Ideas
Lectura: 6 minutos
11 de Noviembre del 2019
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

Morales y los dueños del poder
0
Evo acaba de renunciar. Una victoria de la lógica política, de la razón y de la ética. "Mi pecado es ser indígena, dirigente sindical y cocalero”. No, señor, usted, como Maduro y los Castro, se creyó dueño de Bolivia. No es por indio sino por corrupto e ilegítimo.

Esa es la nueva política, la del socialismo del siglo XXI que al unísono inauguraron Venezuela, Ecuador, Bolivia y también el Brasil de Lula. Esa política anunciada por quienes se convencieron de que el destino los había ungido para salvar a sus países de la ignominia de la democracia. Entonces se propusieron tomarse por asalto los poderes. Los Castro se convirtieron en el ejemplo paradigmático, y nombrarlos se constituyó en una suerte de sacramento con el que pretendieron justificarse, es decir, volverse justos, todos los caudillos que han usurpado el poder en nuestra América. 

Ellos se tomaron por asalto la historia y dieron origen a regímenes de terror. Ellos son el terror. Entre la real inteligencia de Fidel y la estupidez de Maduro se ha construido un perverso abanico de audaces políticos que se han apoderado de sus respectivos países convirtiéndolos en bienes personales. La institucionalidad, su relación simbólica y su propia historia transformadas en cosa. Así se pretendió que la apropiación del poder posea ribetes de justicia social y política. Por ende, ¿por qué no ser eternamente presidente si eternamente me reeligen? Es lo que dijo Morales a lo largo de sus 15 años de apropiación del poder. 

Correa reformó su constitución, la misma que duraría cien años, para poder ser reelegido indefinidamente. Por presumido y pretensioso hizo mal los cálculos políticos. Y se vio obligado a esperar un poco para retomarlo, ahora sí para siempre. En ese sentido y para Correa, el presidente Moreno no sería más que un acto fallido de Correa. Porque Moreno debió ser tan solo ese punto de inflexión requerido para que su retorno sea el comienzo de su eternidad en el poder. 

Evo Morales se resistió a ser parte de ese acto fallido. Quiso resucitar a sus antepasados y gobernar eternamente. Por supuesto que se propuso hacerlo mediante la democracia convertida en baile de máscaras. Para los socialistas del siglo XXI, la democracia no es más que eso, una mascarada con la que se engaña a los ingenuos y con la que se tiene contentos a quienes padecen la enfermedad de la ambición política. Mascarada, porque él y los suyos debían triunfar en todas las elecciones en una democracia mañosamente manejada, Debían ser reelegidos una otra vez, como los Castro, los Chávez, los Maduro. En eso consistían las prometidas “brisas bolivarianas.” 

Con eso soñaron Correa y los suyos. Y eso se proponen instaurar en Chile aquellos que no dan la cara. Los mismos que no dieron la cara en Quito y también quienes se refugiaron en una embajada. Pero todos tendrán que habérselas con la justicia porque ellos mismos se han encargado de mostrarse de cuerpo entero. 

Para los socialistas del siglo XXI, la democracia no es más que  una mascarada con la cual se engaña a los ingenuos y se tiene contentos a quienes padecen la enfermedad de la ambición política.

Poco a poco van dejando sus sitios en las cortes aquellos jueces que fueran colocados ex profeso. Jueces con la misión de nunca juzgar a quienes pertenecen, en el pasado y en el presente, al correato, por ejemplo. ¿Por la plata baila el perro? Desde siempre, poderoso caballero es don dinero. Y en los territorios de la política perversa, no solo que se producen a diario todos los malabarismos imaginables, sino que además se hallan perfectamente justificados. No se puede pasar por alto que el cinismo constituye la más brillante de las estrategias para hacer que el mal, no solamente se disfrace de bien, sino que incluso sea considerado un bien en sí mismo.

Pero no se trata de una iniciativa surgida de los meandros de la conciencia de Morales. Se trata de un pedido de la OEA que, finalmente, tomó al toro por los cuernos y denunció el fraude disfrazado de inconsistencias electorales. Inconsistencia: calificativo político para no calificar de perverso al fraude electoral a esas “contundes” irregularidades cometidas para que Morales siga gozando del poder. El fraude en un proceso en el que los jueces electorales son al mismo tiempo parte interesada del proceso. Todos ellos dependen de Evo Morales pues están a su servicio. 

La democracia no solo exige elecciones libres. También reclama la alternancia en el poder. Está bien que un presidente pueda ser reelegido una sola vez. Pero no más, nunca más. De lo contrario se trata de una dictadura vestida de democracia, como en Venezuela. Esta noche, ¿tendrá Morales esta noche sueños de angustia? 

Y Morales llamó al diálogo. ¿Es que legítima y éticamente se puede dialogar con lo perverso? Por supuesto que no. La legitimidad del diálogo se sostiene en la legitimidad de las partes. Legítimamente, no se puede dialogar con los tiranos, del orden que fuesen. Como es lógico, Morales no menciona ni el informe de la OEA ni la posición de sus adversarios, de las mismas Fuerzas Armadas. Pretende que el nuevo llamado a elecciones aparezca como un acto de su honorable benevolencia. Desde luego, actitud típica de lo corrupto. Porque, aunque el mono se vista de seda, mono queda. 

Evo acaba de renunciar. Una victoria de la lógica política, de la razón y de la ética. "Mi pecado es ser indígena, dirigente sindical y cocalero”. No, señor, usted, como Maduro y los Castro, se creyó dueño de Bolivia. No es por indio sino por corrupto e ilegítimo.

GALERÍA
Morales y los dueños del poder
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

2021: las reformas electorales cambian las reglas del juego
Redacción Plan V
José Serrano no le teme al narco ‘Gerald’
Redacción Plan V
Los últimos pasos de Telmo Castro
Redacción Plan V
La solitaria lucha de Claude Roulet contra los abusos del transporte de pasajeros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El "contertulio" Alexis Moncayo sale de Radio Majestad
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz
El origen de "ven para mearte" y otras frases de Nebot
La caída nacional de las ventas es de -20%