Back to top
8 de Julio del 2021
Ideas
Lectura: 4 minutos
8 de Julio del 2021
Jean Cano

Periodista de investigación.

Música y vacunas
0
Los que pensaron que íbamos a ser diferentes, buenos, sensatos, racionales, ambientales, democráticos… se equivocaron. Regresaremos a lo mismo. Aunque con más desconfianza en las calles, con más relajo político, con más reclamos, con más inseguridad, con más políticos flojos… Y nos hemos de dar, y duro. Más cuando los totalitarios, como el ‘Mao de Cotopaxi’, creen que el modelo del encierro (físico y mental) es bueno.

Voy a confesarme. Ando escuchando la misma música por más de 30 años. Armonías que te ponen en la estratósfera. Voces penetrantes. Baterías precisas. Guitarras sorprendentes. A veces requintos violentos. 

Letras que pintan un cuadro con imágenes de las calles. Los vendedores de baratijas, limpiadores de parabrisas, de niños pidiendo limosna. De madres con sus hijos al pecho, quemadas por el sol quiteño. También que llevan al recorrido de las calles que caminábamos con los amigos, la Amazonas, la República, la Prensa. 

Todas letras que, en pandemia, evocan recuerdos que nos trasladan a los lugares, pasos recorridos, momentos sin tiempo.  

En esta etapa cruel, de encierro cavernícola, fueron compañía. Lo confieso. Eran inspiración y compañía en días de soledad, de recuerdos, de nostalgias, broncas, o encabronadas con el quemeimportismo ciudadano y gubernamental… 

Ver a los de la calle, y no solamente los desprotegidos mendigos, sino los que tenían que salir por cualquier circunstancia, claro, siempre por ganarse el día, a sobrevivir… removía lo íntimo del corazón. Se enfrentaban a la muerte. Era el ‘quechuchismo’ a la ecuatoriana, perfilado por la constante crisis en la hemos vivido y la supervivencia. 

Las calles eran como unos ríos de la muerte. Los quiteños afrentosos, nerviosos pero afrentosos, como siempre.

Hasta el ultimo día recordaré una imagen de la pandemia, la venta de droga en el Centro de Quito. Escondiendo paquetitos en la Guayaquil y Rocafuerte. Las valiosas bolsitas de droga para largarse temporalmente a un infierno menos abrasador. Los hombres y mujeres de almas grises, escondidos entre los arbustos de la Oriental o en las callejuelas de La Tola, con marcas en el rostro, sucios y malencarados. 

De mi lado, en lo mismo. Dios quiera. Y escuchando esa misma música, esas mismas canciones. Quizá volver a ver a todos esos grupos en el escenario. Así estén mas gordos o gordas, más canosos, más arrugados. O no…

Tampoco olvidaremos, todos creo, a los desgraciados, muchos sin sentencias y libres, que aprovecharon del dolor y jalaron dinero de pruebas COVID, fundas para muertos, mascarillas, contratos… aprovechando el encierro.

Ahora estamos a pocas semanas para vernos de frente, otra vez. Con el pinchazo. 

Los que pensaron que íbamos a ser diferentes, buenos, sensatos, racionales, ambientales, democráticos… se equivocaron. Regresaremos a lo mismo. Aunque con más desconfianza en las calles, con más relajo político, con más reclamos, con más inseguridad, con más políticos flojos… Y nos hemos de dar, y duro. Más cuando los totalitarios, como el ‘Mao de Cotopaxi’, creen que el modelo del encierro (físico y mental) es bueno.

No cumplimos esos amplios análisis que nos veían como una raza más consciente, correcta, libre, respetuosa. Nos quedamos.

La única esperanza, estoy convencido, es ese cambio generacional y proteger nuestras familias. Esos guaguas a los que debemos protegerlos y educarlos. Los ecuatorianos que ahora son chiquitos y que deberán comerse el mundo. Y la familia (de cualquier tipo para que no se rompan…).

Estamos a punto de volver y nos veremos en las calles. 

De mi lado, en lo mismo. Dios quiera. Y escuchando esa misma música, esas mismas canciones. Quizá volver a ver a todos esos grupos en el escenario. Así estén mas gordos o gordas, más canosos, más arrugados. O no… 

Las voces penetrantes. Baterías precisas. Guitarras sorprendentes. A veces requintos violentos. 

De hecho, en diciembre, Quito, de seguro, se olvidará del encierro luego de las farras, los conciertos masivos, las celebraciones en familia. Entonces, en esos días, tal vez alguien empiece, o, si la suerte me acompaña, la propia bella del lunar en el cachete izquierdo, maravillosa como cuando la vi hace más de 10 años, salga del YouTube y cante en la tarima: “Pero en UIO. Aquí no existe nadie…”.

[PANAL DE IDEAS]

Alexis Oviedo
Carlos Arcos Cabrera
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Julian Estrella López
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero
Gabriel Hidalgo Andrade

[RELA CIONA DAS]

Andrea Vela y otras injusticias
Rubén Darío Buitrón
Vacunas contra el covid, ¿es necesaria la dosis de refuerzo?
Manuel Novik
Desesperación de ecuatorianos en Cuba: una carta al cónsul
Gonzalo Ordóñez
El virus retorna por los antivacunas y los gobiernos resolvieron aislarlos
Mariana Neira
La píldora contra la Covid-19 entra en análisis de la FDA
Associated Press, AP
GALERÍA
Música y vacunas
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La propiedad de la antigua hacienda del INIAP provoca un conflicto social en el cantón Mejía
Redacción Plan V
Lucio Gutiérrez "rectifica" en sus declaraciones sobre la comunidad LGBT
Redacción Plan V
Pugna y pasarela en la Asamblea por el caso Bernal
Redacción Plan V
El 7 de abril de 2020, en el río Napo ya no fluía vida sino muerte
Gabriela Muñoz

[MÁS LEÍ DAS]

¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Escuela de formación policial?
Diego Chimbo Villacorte
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V