Back to top
13 de Marzo del 2018
Ideas
Lectura: 4 minutos
13 de Marzo del 2018
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

Ni correístas ni morenistas: conversos
El correísmo adolecía del síndrome del converso. Muchos cuadros y simpatizantes de la derecha se embutieron el disfraz de la izquierda para medrar del poder. Cantaban Comandante Che Guevara a grito pelado, para intentar desvanecer su pasado reaccionario. Y practicaban a escondidas su verdadera fe: enriquecerse, apropiarse de los fondos públicos a raudales, abusar de su jerarquía.

En la Edad Media, conversos se denominaba a los judíos o musulmanes que adoptaban la religión católica por conveniencia o por necesidad. Evitaban así la persecución o la hoguera. Muchos, sin embargo, volvían a profesar su fe anterior a la primera oportunidad. Otros, más temerarios, la practicaban en secreto. Por eso los conversos suscitaban sospechas constantes en la comunidad católica. Como contrapartida, tenían que extralimitar sus expresiones de catolicismo para compensar la suspicacia reinante.

El correísmo adolecía del síndrome del converso. Muchos cuadros y simpatizantes de la derecha se embutieron el disfraz de la izquierda para medrar del poder. Cantaban Comandante Che Guevara a grito pelado, para intentar desvanecer su pasado reaccionario. Y practicaban a escondidas su verdadera fe: enriquecerse, apropiarse de los fondos públicos a raudales, abusar de su jerarquía.

El morenismo heredó ese síndrome. Oscila entre el continuismo y la ruptura. Este es, precisamente, su mayor dilema. Tiene serias dificultades para convencer a la ciudadanía de que, en efecto, estamos en un momento distinto al del correato. La confusión radica en que sus principales protagonistas provienen de la misma matriz política que hegemonizó la vida pública durante diez años. Y que los marcó como operadores políticos.

Tomemos el caso de la Canciller Espinosa y su errática conducción de la política exterior. Sin una trayectoria ni una formación de izquierda, amplifica su retórica para evitar suspicacias. Tiene que hacer buena letra frente al juicio de las izquierdas oficiales, tanto internas como externas. Por eso no puede asumir una posición coherente frente a problemas por demás obvios, como la terrible crisis que vive Venezuela. Tiene pavor de que la etiqueten como pelucona, derechosa y pro-imperialista.

Desde una perspectiva diplomática medianamente coherente, la situación venezolana trasciende cualquier devaneo ideológico. Estamos frente a hechos concretos e innegables, cuyos efectos le están pasando factura al Ecuador. Lo que sucede en nuestra frontera norte con los migrantes venezolanos amenaza con convertirse en un drama humanitario regional.

Y la Cancillería no dice absolutamente nada. Al contrario, refrenda el discurso delirante de un gobierno que está provocando el mayor éxodo de la historia republicana de ese país. Quienes lo abandonan no son oligarcas ni contrarrevolucionarios, sino gente común y corriente que busca ganarse la vida trabajando. La impasibilidad frente a semejante calamidad social es un crimen inadmisible para quien se define como de izquierda.

El retorno de la economista Viteri al Ministerio de Economía es otra perla de la ambigüedad. Ahora resulta que las políticas aplicadas durante su periplo correísta tienen que ser contrarrestadas desde el más pedestre pragmatismo. De populista acérrima a liberal discreta. Otro acto de conversión en el que nadie confía.

Los asambleístas de Alianza PAIS tampoco terminan por definirse. Se comen la zanahoria con la misma convicción con que añoran el garrote. Dudan. No están seguros de que la nueva confesión morenista les asegure el paraíso del que disfrutaron por una década. Aparentan creer en el diálogo, en la tolerancia, en el respeto a las instituciones, en la democracia y en la transparencia pública. Pero quizás, en secreto, veneran al viejo capataz, con su opacidad y su atrabiliario estilo de manejar el poder.

Los conversos de la Edad Media sobrevivían porque, a diferencia de la revolución ciudadana, la religión católica sí podía prolongarse por trecientos años. Nuestros conversos criollos, en cambio, corren el riesgo de morir en el intento… o, definitivamente, convertirse en neoliberales.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Carlos Rivera
Rodrigo Gehot
Natalia Sierra
Gonzalo Ordóñez
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Juan Carlos Calderón
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

Asumir el riesgo
Jean Cano
El tonto útil
Gabriel Hidalgo Andrade
Las medias verdades de una rebelión de once días
Milagros Aguirre
Los demonios de octubre: parroquialismo, tribalismo y fetichismo democrático
Luis Córdova-Alarcón
¿La Conaie y el correísmo ya tendrían sus propios "ejércitos"?
Mariana Neira
GALERÍA
Ni correístas ni morenistas: conversos
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

2021: las reformas electorales cambian las reglas del juego
Redacción Plan V
José Serrano no le teme al narco ‘Gerald’
Redacción Plan V
Los últimos pasos de Telmo Castro
Redacción Plan V
La solitaria lucha de Claude Roulet contra los abusos del transporte de pasajeros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El "contertulio" Alexis Moncayo sale de Radio Majestad
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz
El origen de "ven para mearte" y otras frases de Nebot
La caída nacional de las ventas es de -20%