Back to top
27 de Marzo del 2017
Ideas
Lectura: 4 minutos
27 de Marzo del 2017
Andrés Ortiz Lemos

Escritor y académico.

No
Votar nulo en este momento significa respaldar el proyecto disciplinario de la Revolución ciudadana. Anular el voto debe entenderse como un acto de apoyo al correísmo en la misma medida que arrojar latas de atún o pedir la cabeza de periodistas.

Una de las cosas más tristes alrededor del feroz dictador chileno Augusto Pinochet, es que su salida del poder en 1988 se debió más a un error de sus asesores que al descontento popular. En efecto, en el plebiscito para decidir si la dictadura continuaría o no Pinochet alcanzó un 44.01% de respaldo perdiendo por muy poco.

Si los asesores del régimen autoritario hubieran sido más inteligentes, habrían abierto directamente las elecciones presidenciales demandando la participación de todos los partidos políticos, en lugar del plebiscito. Bajo esas circunstancias, el amplio respaldo del electorado a favor del dictador chileno hubiera asegurado el triunfo de su caudillo frente a los diversos candidatos opositores.

Afortunadamente el equipo de asesores alrededor de la dictadura (incluyendo aquellos que trabajaron en la redacción de la Constitución) no reparó en que un plebiscito resolvía amablemente el problema de la dispersión de los partidos opositores y facilitó el camino para el retorno a la democracia. Ese fugaz descuido ayudó al pueblo chileno a recuperar la libertad, aun cuando un enorme sector de la población apoyaba al despótico gobierno del General.

En lo que respecta al actual caso ecuatoriano, las fuerzas de oposición dispersas y confundidas, estuvieron a punto de perder la oportunidad de recuperar la democracia al haber dispersado sus esfuerzos. Menos mal Lenin Moreno recibió un apoyo inferior al que obtuvo Pinochet en 1988, que no le permitió llegar al 40% y que le hubiera dejado ganar en primera vuelta. Superada esta accidentada etapa, las fuerzas políticas interesadas en la transición democrática se han congregado tras el candidato Guillermo Lasso. El grueso de partidos políticos y movimientos sociales le han ofrecido su apoyo, no necesariamente por respaldar plenamente sus puntos de vista políticos sino como única opción de superar un régimen disciplinario. A pesar de esto, varios activistas sociales se han empeñado en impulsar la legitimidad del voto nulo basados en la poca simpatía que les despierta el candidato opositor. Esta circunstancia vuelve a remitirme al Chile de 1988, donde sectores apáticos de la sociedad apoyaban el absentismo. Si el sector más decepcionado por la política, los jóvenes, se hubiesen dejado llevar por esa tendencia, tal vez los escasos puntos porcentuales que separaban la opción democrática de la dictadura se hubiesen diluido.

Debemos dejarlo claro. Votar nulo en este momento significa respaldar el proyecto disciplinario de la revolución ciudadana. Anular el voto debe entenderse como un acto de apoyo al correísmo en la misma medida que arrojar latas de atún o pedir la cabeza de periodistas. No debemos engañarnos a nosotros mismos o a otros pensando que estas elecciones son el mero concurso de simpatías o atributos entre dos candidatos. En ninguna medida se trata de eso. La revolución ciudadana no puede considerarse un régimen democrático, por lo tanto, deberíamos ver los próximos comicios como un gran plebiscito en el que se nos preguntará qué modelo de sociedad queremos para nuestros hijos: la democracia imperfecta, o una cada vez más perfecta dictadura. Mi respuesta frente a la opción del autoritarismo, como podrá imaginar, será NO.

[PANAL DE IDEAS]

Xavier Villacís Vásquez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Mauricio Alarcón Salvador
Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Gonzalo Ordóñez
Carlos Rivera
Francisco Chamorro
Ramiro García Falconí
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

Dávalos y Montúfar: de la academia a correr por la Alcaldía
Redacción Plan V
Papeleta contra retorno autoritario
Gabriel Hidalgo Andrade
Las 244 promesas de Lenín Moreno
Rosa María Torres
La transparencia no es negociable
Patricio Moncayo
La izquierda ecuatoriana, luego de su “ataque de nervios”
Alexis Oviedo
GALERÍA
No
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Banco Mundial aboga por la integración económica y social de los venezolanos
Redacción Plan V
Las pruebas para COVID de Yunda con nuevos tropiezos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V
La (nueva) alianza entre Jairala y el correísmo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
Redacción Plan V
Este es el top 30 de los contratos del Municipio en la era Yunda
Redacción Plan V
La amenaza de Rafael Correa a un juez del Caso Sobornos: ¿un delito de intimidación?
Redacción Plan V
Imágenes exclusivas revelan el colapso del relleno de El Inga
Susana Morán