Back to top
22 de Mayo del 2017
Ideas
Lectura: 4 minutos
22 de Mayo del 2017
Gustavo Isch

Consultor político, experto en campañas electorales. 

No se ha ido, no se irá
Cada acto positivo de Lenín Moreno será una provocación al carismático Capo de la pandilla de abusivos que traicionó la letra y el espíritu de Montecristi y persiguió toda voz disidente; el camino que le espera si quiere gobernar con integridad ética y política está lleno de trampas...

Enfermo de vanidad, acostumbrado al poder absoluto y a imponer su voluntad y caprichos impunemente; admirado y hasta querido por muchos... deja el título, pero mantiene las riendas de la insitucionalidad ejecutiva, legislativa, de control, justicia y fiscalización; su Senain y demás estructuras paramilitares y de pesquizaje, sus trolls, sus leyes truchas, sus sumisas y obsecuentes, su vicepresidente repitiendo el cargo.

Para Lenín será muy difícil -no imposible- romper el cerco que parece asfixiarlo, rodearse de gente no corrupta, inteligente, y con suficiente experiencia para fraguar su aún débil liderazgo en cuatro años, en un país quebrado, políticamente fragmentado y sin conducción en la oposición.

Cada acto positivo de Lenín Moreno será una provocación al carismático Capo de la pandilla de abusivos que traicionó la letra y el espíritu de Montecristi y persiguió toda voz disidente; el camino que le espera si quiere gobernar con integridad ética y política está lleno de trampas; será titánico cualquier esfuerzo para reimplantar la integridad y la transparencia en el ejercicio de la cosa pública,  o para ser el presidente del diálogo y del Ecuador sin sectarismos; muchos le exigirán demostraciones que convaliden su derecho a reclamarse mejor y diferente, sin entender que en el juego del poder se requiere primero sobrevivir para ejercerlo.

Él no se ha ido, no se irá; querrá volver en el 2021 y antes, si es posible, con su guardia de seguridad, con su cinismo, su camisa bordada y sus cuentos preciosos.

La quimioterapia para que la anoréxica democracia ecuatoriana salga de "Él" y su patología falsamente refundacional y ciudadana, exige serenidad, renunciamientos, inteligencia, habilidad, mente abierta,  cojones y una tregua común para repensarnos entre todos, repensar el país, y cobijar con madurez una estrategia para salir adelante respetando diferencias entre adversarios, perdidos esta década en el irreconciliable lupanar de antagonismos  explotados por el Capo de la jorga dominante y su campaña de propaganda permanente.

No se ha ido. No se irá tan fácilmente. No faltará el torpe periodista que lo desempolve y como a una no-muerta celebridad lo reanime,  buscando asu opinión sobre la coyuntura; el que quiera ser el primero en obtener una exclusiva con el Honoris Causa más buscado por los doctorados políticos interesados o subdesarrollados; vendrá y nos recordará lo bien que cantaba, bailaba, peleaba, cicleaba, insultaba, amenazaba, castigaba, perdonaba y "moría antes de perder la vida".

No se ha ido, no se irá; revoloteando como ave rapaz, latiendo como una herida cerrada pero infecta,  esperará el momento apropiado para abalanzarse sobre nuestro descuido y nuestra ingenuidad; brotando a borbotones su perversidad para anegar nuevamente cada día de cada ecuatoriano libre,  en el desconcierto y la desesperanza.

Lenín tiene la gran oportunidad de ser el presidente del cambio y el reencuentro, o perder el tren y ser el comodín de una transición previamente calculada. Es cuestión de tiempo, de muy poco tiempo, para enterarnos a favor de  quién se abrirá el caballo de Troya que 10 años de asedio lograron levantar en esta  democracia en guerra.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Rodrigo Gehot
Natalia Sierra
Gonzalo Ordóñez
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Juan Carlos Calderón
Patricio Moncayo
Carlos Rivera

[RELA CIONA DAS]

Asumir el riesgo
Jean Cano
Sobornos: ¿de qué se acusa exactamente a Correa, Glas, Mera y otros?
Redacción Plan V
Días cruciales para el caso ‘arroz verde’
Redacción Plan V
Las medias verdades de una rebelión de once días
Milagros Aguirre
Los demonios de octubre: parroquialismo, tribalismo y fetichismo democrático
Luis Córdova-Alarcón
GALERÍA
No se ha ido, no se irá
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

2021: las reformas electorales cambian las reglas del juego
Redacción Plan V
José Serrano no le teme al narco ‘Gerald’
Redacción Plan V
Los últimos pasos de Telmo Castro
Redacción Plan V
La solitaria lucha de Claude Roulet contra los abusos del transporte de pasajeros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El "contertulio" Alexis Moncayo sale de Radio Majestad
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz
El origen de "ven para mearte" y otras frases de Nebot
La caída nacional de las ventas es de -20%