Back to top
15 de Octubre del 2019
Ideas
Lectura: 11 minutos
15 de Octubre del 2019
Gonzalo Ordóñez

Es licenciado en Sociología y Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Quito; Magíster en Comunicación, con mención en Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.

Los ocho sentimientos acumulados que revelaron las protestas
0
La irresponsabilidad de los líderes de izquierda y derecha muestra que no aprendieron del populismo que nos llevó a esto: egoísmo, ignorancia de sentido común y terquedad para mirar únicamente por sus afiliados y seguidores.

El resentimiento es un factor importante en la crisis social provocada por el alza de los precios de los combustibles. Eso explica las posturas extremas en las que predominan las emociones: ira y dolor que se juntan con la indignación; es por eso que las explicaciones no alcanzan. Algunos de los temas que provocaron sentimientos negativos y que se acumularon son los siguientes:

  1. Hartazgo

El hartazgo es peligroso, se acumula lentamente, a veces durante años; en algún momento, como ahora, el discurso que comienza por “el pueblo ecuatoriano…” molesta.

Los medios de comunicación recogen a diario los discursos de lo que se debería hacer, pero que no se hace y el enojo se acumula.

La irresponsabilidad de los líderes de izquierda y derecha muestra que no aprendieron del populismo que nos llevó a esto: egoísmo, ignorancia de sentido común y terquedad para mirar únicamente por sus afiliados y seguidores.

Si las fuerzas políticas en oposición no llegan a acuerdos sustanciales para educación, salud, inversión y empleo; la economía oscilará del fanatismo estatista a la insensibilidad del mercado.

Los líderes religiosos no están exentos de responsabilidad en este hartazgo; el lobby político en contra de la despenalización del aborto y su vergonzoso éxito tienen como consecuencia la formación de una cultura de la imposición y el agravio en la que se gana o se pierde, con ira, pero sin acuerdos o negociación.

  1. Egoísmo: la incapacidad de amar

Las ideologías de izquierda y derecha se niegan a reconocer que sus ideas son relatos, no las verdades del mundo. El egoísmo de políticos, autoridades y élites económicas bloquea la bondad y la generosidad y les impide mirar otras estrategias que resulten de combinar lo que son relatos opuestos. Se necesita generosidad para contrarrestar la incapacidad, que provocan las ideologías, de mirar los puntos medios. Los relatos de la izquierda y la derecha construyen mundos polarizados en los que el bando contrario es un enemigo a destruir o superar; la democracia admite, en cambio, relatos híbridos, combinaciones y acuerdos, sentimientos de colaboración y paz.

  1. Tristeza

La enfermedad de nuestros seres queridos duele, pero es mucho peor sin salud y medicinas. Es muy triste observar la situación de los grupos indígenas que realizaron el levantamiento. Con un nuevo modelo de desarrollo agrícola se pueden generar sistemas de aseguramiento social, de salud preventiva y buena alimentación que van asociadas.

Porqué no pensar en seguros de salud privados para los sectores indígenas que producen alimentos y protegen el agua y la tierra de la que dependemos para vivir.

El maltrato del IESS a sus dueños y clientes en la ciudad de Quito, es indignante hasta niveles surrealistas; que decir de la atención de salud a los sectores indígenas en la situación de descalabro del Seguro Social y la crisis de la cobertura de salud.

  1. Ira

Se vivió mucha ira en el levantamiento indígena, de todos los frentes, pero los líderes políticos mostraron no estar a la altura, atizaron las emociones de los grupos en contienda o abierta y cínicamente se desentendieron del asunto. Varios líderes indígenas también se perdieron en la ira, en el contexto del pensamiento de grupo, un adecuado liderazgo tiene la virtud de pensar estratégicamente, mostrar el valor de la templanza y la serenidad.

Se vivió mucha ira en el levantamiento indígena, de todos los frentes, pero los líderes políticos mostraron no estar a la altura, atizaron las emociones de los grupos en contienda o abierta y cínicamente se desentendieron del asunto.

Se llama pensamiento de grupo y tiene que ver con la obediencia a la autoridad, si un líder con autoridad autoriza un agravio, además de ocurrir puede escalar en acciones más fuertes. En contextos de movilización esto significa que las emociones toman el control, las personas se mueven y piensan colectivamente. En estas situaciones, el rol del líder es fundamental: puede dirigir los sentimientos hacia acciones con objetivos racionales o permitir que se desborden, lo que se vio en la movilización fue un país acostumbrado a enfrentarse y líderes sin hábitos de negociación y acuerdos.

  1. Indignación

La corrupción se siente en la vida cotidiana, cada denuncia de los medios que no tiene escucha produce sentimientos de indefensión, de impotencia y dolor. Duelen nuestros hijos sin empleo, nuestros hermanos sin trabajo, padres en las calles vendiendo cualquier cosa; mientras Glas estudia una maestría y recibe un sueldo.

Pero del lado gubernamental, seguramente, se escuchó demasiado a las encuestas: es cierto que la gente primero piensa en comida, salud y educación; pero también es verdad que el sentimiento de que los “vivos se aprovechan” genera resentimiento, una emoción que se caracteriza por la dificultad de olvidar y perdonar.

No aparece el dinero robado, sentencias ligeras a los corruptos y muchos disfrutando de lo saqueado, otros como empleados públicos; mientras, la fiscalía no tiene fondos suficientes.

Qué decir del discurso anti corrupción y la falta de gestión y acciones concretas que indignan en mayor medida pues el mayor castigo no es la cárcel para los corruptos, se liberan de sentencias cortas para disfrutar del dinero robado. Todo esto quedó guardado en la gente que acompañó solidariamente al levantamiento indígena.

  1. Odio

Los insultos radicales y brutales, las bromas denigrantes y deshumanizadores son una máquina productora de odio en gran escala, no permiten el pensamiento racional ni los matices.

El odio contra los medios de comunicación ilustra como, lo que constituye una crítica justa, un reclamo ciudadano por una cobertura menos alineada con el poder y más con las personas en las calles (no existe la objetividad) se puede convertir en una demanda por la destrucción que, penosamente, se concretó, fue cuando el odio se mezcló con la euforia, caritas felices, likes y justificaciones en tropel.

Todo sistema totalitario, como el del gobierno de Correa, busca el control de los medios de comunicación y de la opinión pública, para evitar los matices de pensamiento a partir de los cuáles se puede negociar, acordar y criticar. Fue el odio que sembró contra los medios una de las estrategias discursivas con las cuáles manipuló a las masas. No defiendo a los medios sino el derecho a la comunicación, la libertad de reunión y de expresión.

Si como en otras épocas se cede por un lado mientras por el otro ya se preparan nuevas estrategias para recuperar lo cedido, no tendremos un país para nuestros nietos. Las generaciones jóvenes, urbanas y rurales, tendrán hijos que en 20 años tendrán un país ¿qué le pertenezca al narcotráfico y las ideologías extremas llenas de odio?

  1. Empatía

La participación de los líderes indígenas y la movilización mostró la falta de empatía y la incapacidad de escuchar al otro. La separación de la ciudad y el campo no es una cuestión de distancia o acceso sino de participación. Se podrán derogar los subsidios a los combustibles, pero la situación de las comunidades indígenas no cambiará en lo substancial sin un programa de trabajo sostenido que abarque por lo menos una década.

Inversión en investigación e innovación agrícola; becas para estudiantes indígenas (incluida manutención) en carreras relacionados con el desarrollo agrícola; escuelas rurales con pleno acceso a Internet y capacitación a docente, entre muchas posibilidades. Puesto que la empatía rompe con el miedo al otro y provoca el descubrimiento y aceptación de la diversidad estimular y apoyar iniciativas para que los estudiantes universitarios efectúen sus prácticas y pasantías en el campo, se necesitan todas las áreas: comunicación, gestión, educación, medicina, antropología, sociología, ingenierías. Los jóvenes que apoyaron y protegieron a hombres, mujeres y niños en la movilización son un profundo ejemplo de empatía y amor humano.

  1. Arrogancia

Una posición extrema como la derogatoria del decreto que finaliza el subsidio de los combustibles, que efectivamente moviliza a las masas, tiene como consecuencia la dificultad de conducir racionalmente la protesta, la negociación puede verse como traición; por lo que se requerirán demandas de impacto social para justificar, por ejemplo, ceder en el aumento del costo diésel que supone jugosas ventajas a grupos traficantes.

En el marco de un movimiento indígena infiltrado por el correísmo, como denunció Salvador Quishpe, de miles de hombres, mujeres y niños con tiempos humanos en los límites de resistencia, del asedio de grupos organizados de delincuencia, las emociones se tornan volátiles; es importante dejar los extremos, pensar en la gente concreta, en sus necesidades individuales y sociales para que la victoria, como ha ocurrido en la historia, no sea una derrota.

Si el poder generado por el levantamiento se queda en la negociación con el gobierno y se dejan de lado los compromisos con las fuerzas políticas de oposición, los grupos empresariales, las tendencias polarizadas de las políticas económicas del FMI o estatistas, o si no se forjan nuevas institucionalidades públicas y un sistema de justicia sin podredumbre; como resultado de esta enorme movilización popular, además de indígena, el campo seguirá separado de la ciudad y no creceremos como país.

Las pasiones se enfrían con estrategias y acciones concretas.

 

[PANAL DE IDEAS]

Diego Chimbo Villacorte
Iván Flores Poveda
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Mariana Neira
Rubén Darío Buitrón
Gabriel Hidalgo Andrade
Giovanni Carrión Cevallos
Ernesto Carrión
Patricio Moncayo
Gonzalo Ordóñez

[RELA CIONA DAS]

Del voto nulo ideológico a los carteles de la droga
Gonzalo Ordóñez
"Fluye como el agua", el no de Pastaza al bloque 28
Andrés Tapia*
Las batallas simbólicas
Patricio Moncayo
El coronavirus y la muerte viajan silenciosos por los páramos
Mariana Neira
Polarización o convergencia: el desafío
Patricio Moncayo
GALERÍA
Los ocho sentimientos acumulados que revelaron las protestas
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Un exgeneral de la Policía fue testigo clave en la defensa de Carolina Llanos
Redacción Plan V
La Corte IDH declaró responsable al Estado ecuatoriano por la desaparición de Gustavo Garzón
Mayra Caiza
Santiago Guarderas, su entorno y su hoja de ruta para Quito
Redacción Plan V
Iván Vaca, la historia de otra víctima del "Estado carcelario"
Diana Romero

[MÁS LEÍ DAS]

Las razones por las que Bélgica es más paraíso fiscal que Panamá
Mariana Neira
Legisladores, pipones, diezmos y el retorno del amo
Mariana Neira
Cuando el Estado le falla a un niño torturado
Susana Morán
El febrescorreísmo y la izquierda folclórica sueñan con un golpe de Estado
Iván Flores Poveda