Back to top
19 de Mayo del 2024
Ideas
Lectura: 3 minutos
19 de Mayo del 2024
Fernando López Milán

Catedrático universitario. 

Parecía, pero no ha sido
0
Las acciones formalmente correctas, pero incorrectas en el fondo, son fraudes o engaños. Solo que quien los comete no está sujeto a ninguna sanción más allá de la eventual crítica de la opinión pública. Guarderas, con su denuncia, no ha hecho nada que no hayan hecho ya otros políticos.

En medio del conflicto entre el presidente y la vicepresidenta de la república, Juan Esteban Guarderas, vocal del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, presentó una denuncia contra Verónica Abad, la vicepresidenta, por haber cometido una infracción electoral. ¿Por qué lo hizo? Porque, según dijo, ese era su deber como ciudadano.

La denuncia de Guarderas es, sin duda, correcta en la forma. Lo que no significa que lo sea también en el fondo. ¿Por qué? Por la falta de coherencia entre la finalidad por él declarada y la finalidad a la que realmente apunta su acción, que, como a nadie ha pasado inadvertido, beneficia al presidente, Daniel Noboa, en su disputa con la vicepresidenta.

Las acciones formalmente correctas, pero incorrectas en el fondo, son fraudes o engaños. Solo que quien los comete no está sujeto a ninguna sanción más allá de la eventual crítica de la opinión pública. Guarderas, con su denuncia, no ha hecho nada que no hayan hecho ya otros políticos. Es decir, parecer correcto, parecer bueno, parecer justo.

Así, como hombre correcto, se presentó a la ciudadanía. ¿Y quién podía pensar lo contrario de alguien que ha sido director de una fundación de lucha contra la corrupción y que fue abogado de la Comisión Nacional Anticorrupción?

El caso de Juan Esteban Guarderas nos conduce a un terreno espinoso de la ética, por el peligro de relativismo que comporta, el de las acciones que no son malas en sí mismas, sino en relación con el contexto en el que se realizan o con los fines reales que persiguen.

Denunciar a alguien que ha cometido una infracción electoral no es malo; resulta, incluso, plausible. Denunciar a alguien para favorecer a otro con el eventual castigo que esta persona reciba y, gracias a esto, obtener beneficios personales no confesados, es un acto incorrecto: una manera de usar la justicia para fines que le son ajenos, con lo cual, esta deja de ser un fin en sí misma y se convierte en un simple instrumento.

Usar la justicia de esta manera la desgasta, la vuelve irrisoria. Y nuestras instituciones son ya demasiado débiles como para seguir soportando usos inadecuados, sobre todo, de aquellas personas que desempeñan cargos públicos de relevancia.

Juan Esteban Guarderas, ayudado por su nombre sonoro, parecía; lamentablemente, no ha sido lo que aparentaba.

[PANAL DE IDEAS]

Carlos Burgos Jara
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Verdesoto Custode
Carlos Arcos Cabrera
Mariana Neira
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
Alberto Acosta Espinosa
Giovanni Carrión Cevallos
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

Noboa y Abad, o la improvisación al poder
Juan Cuvi
¿Estamos construyendo un (otro) tirano?
Juan Carlos Calderón
Verónica Abad: Los cuatro escenarios de su incómoda situación
Redacción Plan V
El más peligroso
Fernando López Milán
Hijo de la Vicepresidenta es investigado por presunto tráfico de influencias
Redacción Plan V
GALERÍA
Parecía, pero no ha sido
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los ladrones del bronce pululan por la Plaza Grande
Redacción Plan V
Un Presidente sin filtro sale a la caza del voto joven de centroizquierda
Redacción Plan V
El nuevo mapa electoral para los comicios generales de 2025
Redacción Plan V
Al "Diablo" se le duerme el diablo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Criminales colombianos y ecuatorianos extienden su violenta influencia por la Amazonía
Por Plan V y Amazon Underworld *
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V