Back to top
1 de Marzo del 2015
Ideas
Lectura: 10 minutos
1 de Marzo del 2015
Natalia Sierra

Catedrática de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica de Quito 

Plan Familia Ecuador o Plan Control Ecuador
Casi me convencen, como penosamente deben haber convencido a muchos; cómo no, si hablan como si estuvieran en el púlpito (sabatino) envestidos, según creen ellos, de una autoridad moral casi religiosa, desde donde se dirigen a los herejes pecadores de la sexualidad sin valores.

En el último enlace sabatino del 28 de febrero, el Presidente y la Sra. Mónica Hernández, nueva encargada de la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar y  Prevención del Embarazo Adolescente  (Enipla) anunciaron que esta importante institución cambiará su nombre a "Plan Familia Ecuador". 

Considero que es responsabilidad de todas las personas, sobre todo de nosotras las mujeres, exigir explicación al Gobierno de la decisión, nada democrática, respecto al destino del Enipla.

Primero, convierten una importante  institución en una dependencia anexa a la Presidencia de la República;  segundo, nombran de manera arbitraria a una cercana del Primer mandatario responsable de la Planificación Familiar; y tercero, deciden cambiar el nombre del programa, lo cual no es una simple modificación nominativa, sino una transformación de la política.

Sospecho que el nuevo nombre de la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar, conlleva lamentables intenciones de limitar reaccionaria y  conservadoramente la lucha de las mujeres por sus derechos y por una emancipadora comprensión de su sexualidad, lo que de ninguna manera abona a posiciones retrógradas, ligadas a la instrumentación mercantil de la misma.

Los argumentos, si así se los puede llamar, expuestos por el Presidente y la Sra. Hernández para justificar el Plan Familia Ecuador se apoyaron en tres presupuestos:

1. Que la Enipla privilegiaba la intervención  del sistema de salud a la participación familiar en la formación de los jóvenes en temas de educación  sexual.

2. Que la Enipla se basaba en el hedonismo más  puro y más vacío, el placer por el placer.

3. Que la Enipla no asumió como base fundamental de su intervención la educación en valores.

En atención a estas premisas, se argumenta que la Enipla no funcionó y que por lo tanto no se ha logrado resolver el problema del embarazo adolescente (sin entender que el problema aludido tiene que ver con causas diversas referidas a aspectos culturales, socio-económicos, psicológicos, emocionales y no a “libertinajes sexuales”).

Puestos los argumentos, inmediatamente concluyen en la necesidad del Plan Familia Ecuador, que tendrá  como objetivo "rescatar el rol de la familia como base de la sociedad. La familia es la primera escuela para formar valores humanos. Para formar y motivar  a nuestros adolescentes para que vivan una afectividad que les corresponde. Tenemos que formar y motivar a nuestros niños desde que están en el seno materno y en temas de afectividad y sexualidad". 

Para cerrar la conclusión con una cerecita en el pastel, el Presidente termina diciendo: "no es malo que se vuelva a hablar de abstinencia y que mientras él sea Presidente la política del Estado no será, como en el pasado, el disfrute libre de la sexualidad sin valores." 

Así, es necesario, dicen, una escuela para padres.

Casi me convencen, como penosamente deben haber convencido a muchos; cómo no, si hablan como si estuvieran en el púlpito (sabatino) envestidos, según creen ellos, de una  autoridad moral casi religiosa, desde donde se dirigen a los herejes pecadores de la sexualidad sin valores.

Pero no señor Presidente, simplemente no nos van a convencer, ni usted ni su acolita señora Hernández. Ni ustedes son la autoridad moral, menos aún  ética, para definir nuestra sexualidad, ni nosotras (os) somos pecadoras.

Creo que la mayoría estará de acuerdo en la necesidad de que la familia sea parte fundamental en la educación sexual de los niños y adolescentes, sin embargo hay que hacer algunas preguntas aclaratorias, absolutamente necesaria para el debate social urgente que, sobre el Plan Familia Ecuador, tiene que darse.

¿De qué familia están hablando? Ya que ciertamente nuestro país, de alta y compleja diversidad cultural, no tiene la familia con mayúsculas, sino muchos tipos familiares que responden a concepciones de mundo distintas, y por lo tanto tienen distintas y diferentes concepciones sobre la familia y sobre cómo vivir la sexualidad.

Así también, hay tipos distintos de familia inherentes a las diversidades sexuales que, al igual que en las diversidades culturales, gestionan de  formas distintas sus afectos y su sexualidad. Deberían ustedes, Sr. Presidente y la Sra. Hernández decirnos, antes de tomar decisiones por todos y todas, qué es para ustedes la familia y en cuál tipo de ellas se inscriben.

Ciertamente que si hablan de la familia burguesa, urbana, blanco mestiza, heterosexual y patriarcal la situación se vuelve compleja y conflictiva, si como parece por sus declaraciones, la quieren generalizar e imponer como modelo de la familia ecuatoriana.

Lo propio sucede cuando hablan de valores, ¿cuáles pregunto yo? Los valores de la sociedad burguesa, sea en su versión  liberal financiera o en su versión conservadora productiva, creo que van por la segunda, sin con esto decir de ninguna manera que la primera es adecuada.

O quizá,  de acuerdo a lo actuado por el Gobierno en relación a negar el derecho al aborto, al trato machista dado a las asambleístas de PAIS, y a la nula observancia de los derechos de las diversidades sexuales y culturales, nos encontremos frente a una defensa recalcitrante de los valores victorianos o inquisidores muy propios de Tradición Familia y Propiedad.

Por si no lo sabe Sr. Presidente, los valores conservadores, que parece usted defender, hace mucho que fueron combatidos por los procesos de lucha social que buscan la emancipación humana.  Tampoco creo que se ha enterado que la instrumentalización mercantil de la sexualidad, que usted llama "hedonismo vacío", no se combate retornando a visiones retrogradas de la sexualidad que son su antecedente lógico. Es obvio, ningún presidente puede saber ni estar en todo como usted desea, por eso necesitan de colaboradores que comprendan  los devenires sociales sin prejuicios, ni miedos y, a partir, de ahí puedan dan ciertas pautas para generar políticas sociales coherentes a nuestra realidad cultural.

Más aún, en una visión realmente democrática debiera ser la sociedad en su diversidad cultural  y organizada políticamente la que, en un ejercicio de democracia directa, asuma la construcción de las políticas sociales para ir forjando una buena convivencia. Al contrario, usted encarga la política de Planificación Familiar a una persona que, según dicen sus declaraciones, no entiende la complejidad de la sexualidad humana inscrita, además, en una sociedad culturalmente heterogénea como la nuestra. De hecho, en el Plan Familia Ecuador no hay visos de una perspectiva plurinacional, ni pluricultural, ni intercultural, lo que hace de él  más cercano a la lógica del Plan Colombia que a la de un programa de educación colectiva responsable y emancipador, sobre nuestros intercambios sexuales y afectivos.

Dicho de otra manera, un plan para combatir el mal y el pecado, en este caso no político sino moral.

Es curioso que planteen una escuela para padres, primero porque no mencionan la palabra madres, tomando en cuenta el papel fundamental de las mujeres en la producción y reproducción de la vida de nuestros pueblos y nuestras culturas (y en este caso, si creo fundamental la nominación de género), y, segundo, porque no dicen de padres sino para padres, lo que hace suponer que no serán los padres y las  madres en su diversidad social,  cultural y sexual los que de manera autónoma abran espacios de diálogo para tratar, en un intercambio subjetivo, es decir de sujetos de comunicación, lo referido a la educación sexual de sus hijos e hijas, con sus hijos e hijas. Todo indica que la escuela para padres será  eso, una escuela donde los padres serán aleccionados  en la educación sexual y afectiva de sus hijos, sin que los interesados sean parte del proceso.

La pregunta necesaria es: ¿quiénes serán los maestros? De acuerdo al perfil de la encargada del Plan Familia Ecuador, Sra. Hernández, quizá sea un ejército de Torquemadas guardianes de la moral, que tendrán como misión evangelizar a los herejes en contra de toda conducta desviada y atentatoria de los patrones valorativos de la familia burguesa, blanco mestiza, heterosexual y heteropatriarcal; o ¿serán los tecnócratas de la planificación?  Estos defensores de la fe y la moral   burguesa, en el marco de la lógica disciplinaria por el examen que obsesiona al gobierno, seguramente tomarán un examen que consistirá, con toda certeza, según los  deseos del primer mandatario, en la abstinencia total.

Como dicen que hay que tratar de encontrar algo positivo incluso en aquello que parece que nada coherente trae, diré que las cruzadas presidenciales contra el disfrute libre de la sexualidad sin valores, debería generar un amplio debate social sobre la manera en la que queremos vivir nuestra sexualidad y nuestros afectos, sin que ideologías conservadoras y/o liberales mercantiles nos digan como tenemos que vivirla; sin que los cruzados evangelizadores de la Revolución Ciudadana dispongan qué sexualidad nos corresponde.

[PANAL DE IDEAS]

Giovanni Carrión Cevallos
Mauricio Alarcón Salvador
Gabriel Hidalgo Andrade
Mariana Neira
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Gonzalo Ordóñez
Xavier Villacís Vásquez
Alexis Oviedo
Consuelo Albornoz Tinajero

[RELA CIONA DAS]

El Orgullo 2020 se tomó los espacios virtuales
Redacción Plan V
Las mujeres imprimen su sello en la ciencia
Redacción Al grano
Si mi útero hablara
María Fernanda Solíz
La Cultura Institucional está pendiente señor Presidente
Ana Minga
Machismo, racismo, violencia de género: las nuevas muletillas del autoritarismo folklórico
Alfredo Espinosa Rodríguez
GALERÍA
Plan Familia Ecuador o Plan Control Ecuador
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La reconstrucción de Manabí en la mira de la Fiscalía
Redacción Plan V
El plasma se usa en pacientes severos y críticos con COVID en Ecuador
Redacción Plan V
Un julio con las peores cifras para Quito: hasta 18 muertes diarias
Redacción Plan V
¿Qué buscan las iniciativas anticorrupción y cómo lograr articularlas?
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Médicos de primera línea preocupados porque no acceden a pruebas PCR
Susana Morán
Femicidio en Galápagos: crónica de una muerte anunciada
Redacción Plan V
En Ecuador, jueces rebajan sentencias ejecutoriadas para beneficiar a narcos
Redacción Plan V
Situación "crítica" en Quito: los hombres mayores son las principales víctimas
Redacción Plan V