Back to top
27 de Noviembre del 2023
Ideas
Lectura: 5 minutos
27 de Noviembre del 2023
Luis Córdova-Alarcón

Coordinador del programa de Investigación, Orden, Conflicto y Violencia de la Universidad Central del Ecuador.

Los primeros pininos de Daniel Noboa en seguridad
0
En política, el tiempo es el mejor aliado o el peor enemigo. Daniel Noboa lo está aprendiendo de la peor manera. Tardó más de cinco semanas en designar ministros para el frente de seguridad y aún no los completa. Lo que, a su vez, demoró la posibilidad de planear una transición ordenada.

 

En democracia, las elecciones tienen la virtud de catalizar las esperanzas de un cambio político. Daniel Noboa puede administrarlas con inteligencia o dilapidarlas con ingenuidad.

Las primeras decisiones dejan muchas dudas sobre su capacidad para materializar un cambio; sobre todo en materia de seguridad, que es un problema de vida o muerte para los ecuatorianos. Al examinarlas queda una certeza: se avecina una nueva crisis de seguridad pública que cimbrará al nuevo gobierno y profundizará la deslegitimación del Estado.

Para analizar los primeros pininos del joven huésped de Carondelet, hay que escuchar sus silencios y no solo sus discursos, mirar sus omisiones y no solo sus decisiones. Entonces sabremos si escuchamos una meolodía o un ruido y si la puesta en escena es parte de una coreografía o una sarta de improvisaciones peligrosas.

En este sentido, lo primero a destacar, tras el triunfo electoral, es su larga ausencia de la escena pública mediada por una gira en Europa. Lo que permitió que todos los reflectores sigan puestos sobre Guillermo Lasso y su patética campaña propagadística de salida.

Visto en perspectiva, Noboa necesitaba ganar tiempo. ¿Para qué? Tres urgencias para arrancar su gobierno: conseguir dinero, armar su gabinete y afinar su política de seguridad. Pero visto en retrospectiva, nada de eso logró. La evidencia inobjetable es su discurso de posesión, al que llegó sin propuestas, sin gabinete completo y sin trazar el horizonte de cambio en materia de seguridad.

En política, el tiempo es el mejor aliado o el peor enemigo. Daniel Noboa lo está aprendiendo de la peor manera. Tardó más de cinco semanas en designar ministros para el frente de seguridad y aún no los completa. Lo que, a su vez, demoró la posibilidad de planear una transición ordenada.

Designó a Mónica Palencia para el Ministerio de Gobierno y le encargó el Ministerio del Interior. Lo que deja entrever que nadie aceptó ser Ministro del Interior y deberá fusionar ambas carteras de Estado. Luego designó a Giancarlo Loffredo como ministro de Defensa, un ciudadano cuya única credencial es ser instructor de defensa personal y tiktoker. Pero en este caso, se conoce que al menos dos personas le dijeron NO a Noboa, antes de optar por Loffredo.

Ambas designaciones dicen mucho de las dificultades que enfrenta el joven magnate como Presidente de la República.

Primero, no tiene equipo para asumir el desafío en el frente de seguridad. Para el Ministerio de Gobierno, donde debió ubicar a un/a operador/a político/a con experiencia, nombró a su abogada personal: Mónica Palencia.

Segundo, no tiene un plan viable para revertir la grave situación de inseguridad. Basta escuchar al nuevo ministro de Defensa en sus primeras declaraciones para saber que el Plan Fénix que ofertó en campaña es un globo de ensayo para embaucar a los incautos. Por lo tanto, no le quedará más que acoger las políticas y estrategias elaboradas por el gobierno saliente bajo tutela de la embajada de EE.UU.; es decir, más «guerra contra las drogas». La eliminación de la mal llamada tabla de drogas es un signo que va en esa dirección.

¿Qué enfrentará el nuevo gobierno en el corto plazo?

Por un lado, un cúmulo de tensiones entre el Ejecutivo, las FF.AA. y la Policía Nacional en torno a dos asuntos. Uno, cuánta plata les asignará a cada institución, cómo les permitirá gastar y si cumplirá o no los compromisos adquiridos por su antecesor. Dos, quién llevará la batuta en la política de seguridad interna y la reconfiguración del sistema de inteligencia: entre la alta oficialidad policial y militar hay –como nunca antes– una profunda rivalidad y desconfianza. Todo esto suele procesarse sin reflectores mediáticos, pero con toda seguridad habrá señales.

Por otro lado, una situación de alta conflictividad criminal que está deteriorando rápidamente las condiciones de vida y transformando la economía de las urbes más grandes del Litoral.

En este delicado contexto es previsible que el joven magnate termine preso de sus circunstancias y el país afronte un nuevo ciclo de espectáculos criminales con masacre incluida.

Por ahora, no hay atisbo de una depuración en las fuerzas de seguridad y, en consecuencia, la violencia criminal seguirá siendo provocada y regulada desde el Estado.

Noboa quiso cumplir el capricho de su papá de ser Presidente y ahora tiene una bomba de tiempo entre manos que no atina a desactivar.

[PANAL DE IDEAS]

María Amelia Espinosa Cordero
Fernando López Milán
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Alexis Oviedo
Alfredo Espinosa Rodríguez
Carlos Burgos Jara

[RELA CIONA DAS]

Nuevo espacio en Plan V: Reporte global, el pulso del país para tomar decisiones
Gustavo Isch
Guerra contra los narcos con leyes jurásicas
Mariana Neira
El gobierno de Noboa revoca la visa de residencia a la periodista cubana Alondra Santiago
Redacción Plan V
El perfil
Gustavo Isch
Noboa, Abad y la paranoia del poder
Alfredo Espinosa Rodríguez
GALERÍA
Los primeros pininos de Daniel Noboa en seguridad
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Libres: teatro y memoria por la libertad y porque siempre #NosFaltan3
Redacción Plan V
Nuevo espacio en Plan V: Reporte global, el pulso del país para tomar decisiones
Gustavo Isch
Ni la UAFE, Minas, Aduanas y Arcom responden sobre las exportadoras fantasmas de oro
Redacción Plan V
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Nueva fecha para el retiro del subsidio a las gasolinas Extra y Ecopaís
Redacción Plan V
Innovación urbana en Quito: ¿miedo al cambio o especulación?
Fernando Carrión y Paulina Cepeda
Daniel Salcedo según Daniel Salcedo: estos fueron sus operadores y sus relaciones con el crimen organizado
Redacción Plan V
Al "Diablo" se le duerme el diablo
Redacción Plan V