Back to top
15 de Octubre del 2023
Ideas
Lectura: 10 minutos
15 de Octubre del 2023
Gustavo Isch

Consultor político, experto en comunicación electoral y de gobierno. Docente de la Universidad Andina Simón Bolívar

Que cada voto sea un homenaje
0
Daniel Noboa ha logrado posicionarse como el candidato de la juventud y la renovación; la otra representada por Luisa González, candidata del correísmo, apela al resurgimiento de la patria, sumida según su narrativa, en la peor crisis de su historia provocada por la derecha política y sus élites empresariales.

 

La campaña presidencial del 2023 ha sido atípica por muchas circunstancias: se desarrolla como resultado de la declaratoria de “muerte cruzada” (elecciones anticipadas y el cierre de la nefasta Asamblea Nacional). Es la más cruenta de todas las que se hayan realizado en la historia nacional desde la vuelta a la democracia en 1979: cerca de 70 ataques violentos contra políticos lo confirman. Entre enero de 2022 y el 15 de febrero de este año, sumaban 61, según reportes de prensa; 29 fueron atentados; 22, asesinatos; y 10, delitos de otro tipo. La cifra se incrementó hasta agosto, e incluye el asesinato del candidato Fernando Villavicencio.

La violencia desatada por carteles internacionales del narcotráfico y el crimen organizado secundado por la delincuencia política, definió las elecciones que este 15 de octubre escogerán mediante el voto ciudadano, entre Daniel Noboa y Luisa González, al nuevo presidente del país. Este es el factor más importante, pero se suma a otros hechos y características nuevas: como  la incidencia de las redes sociales en la formación de corrientes de opinión que cierran toda posibilidad de diálogo y acuerdo democrático; o de los dos debates electorales que marcaron las diferencias entre 8 binomios que aspiraban a Carondelet, la emergencia de un candidato joven (32 años de edad) relativamente desconocido para la mayoría de ciudadanos, pese a su condición de asambleísta; la presencia por primera vez, de una mujer como candidata presidencial, procedente de Manabí, y también asambleísta, y la crisis sistémica de la institucionalidad pública y la política nacional, entre otros.

El ritmo político y el tono comunicacional de la campaña, registró importantes hechos entre el 5 y el 14 de octubre, que podrían marcar el resultado de la decisión ciudadana, cuando hay un porcentaje superior al 20% de indecisos.

La fiscalía general del estado, difundió la noche del domingo 8 en su cuenta de X (antes Twitter), un comunicado en el que informó sobre declaraciones de un testigo protegido quien, bajo juramento, habría revelado nombres de los autores intelectuales del asesinato del candidato Fernando Villavicencio, y detallados pormenorizados de la planificación, así como de los montos cobrados por los criminales.

Que cada voto se convierta en un homenaje a los caídos en la lucha honesta y valiente contra el latrocinio y la impunidad, a sus pares, que hoy resisten con el mismo valor los abusos de los poderosos

El hecho causó gran impacto y desbordó los espacios de opinión e información en la esfera pública nacional, donde dos frentes antagónicos debaten sobre su verosimilitud e intencionalidad, pues se produce a puertas de los comicios y cuando dos días antes, fuentes oficiales informaron el asesinato, en la penitenciaría de Guayaquil y en la cárcel del Inca, de todos los involucrados en el crimen; otro sector, desde las redes, reactivó sus sospechas sobre la responsabilidad del correísmo en el magnicidio.

El presidente Lasso destituyó al comandante general de Policía y al director del SNAI, y pidió al Gobierno de los Estados Unidos asesoría profesional por medio del FBI; el gobierno de ese país ofreció cinco millones de dólares por información que conduzca a los autores intelectuales del magnicidio, y 1 millón por información que conduzca a la identificación y localización de personas clave en el grupo de Crimen Organizado Transnacional, responsables del asesinato de Villavicencio.

La asistencia estadounidense en este caso suma a la duda instalada en la opinión pública, sobre la capacidad del Estado ecuatoriano para resolver este y otros crímenes. En lo que va de año se han registrado 5.320 asesinatos en el Ecuador; el año 2021 cerró con la cifra récord de 4.600 fallecidos. El incremento de la violencia se enmarca en la lucha por territorio que involucra cárteles internacionales de droga y bandas locales, lo que ha convertido al Ecuador, en uno de los países más violentos del mundo, presa de la absoluta deriva política e institucional, y de la infiltración del crimen organizado.

La destitución de Alembert Vera como presidente del CPCCS y las maniobras dentro de la institución que se producen en el contexto de la elección del nuevo Contralor General del Estado, son otros de los temas que matizan la campaña electoral y que, de nuevo, visibilizan al correísmo como actor fundamental dentro de una institución caracterizada por sus pugnas internas, la opacidad de sus decisiones y su inestabilidad. Los opositores al correísmo, aseguran que la elección de un nuevo Contralor afín a los intereses del expresidente Rafael Correa, allanará el camino para su regreso al país y para el control de todas las entidades de justicia y fiscalización responsables de investigar y sancionar delitos que habrían sido cometidos durante su mandato.

Las estadísticas, señalan que al día de hoy y en promedio, no menos del 80% de ecuatorianos encuestados son adversos a esta corriente política, representada en estas presidenciales, por Luisa González, no obstante, en el curso de la campaña presidencial, esta percepción tiende a cambiar por incontables factores objetivos y subjetivos.

Los temas de contexto en la coyuntura política enfrentan dos versiones y dos propuestas antagónicas, una, encarnadas por el joven empresario Daniel Noboa, heredero e hijo del magnate Álvaro Noboa líder de uno de los más poderosos grupos económicos del país.

Daniel Noboa ha logrado posicionarse como el candidato de la juventud y la renovación; la otra representada por Luisa González, candidata del correísmo, apela al resurgimiento de la patria, sumida según su narrativa, en la peor crisis de su historia provocada por la derecha política y sus élites empresariales.

Ambas candidaturas invierten no menos de 10 mil dólares diarios en publicidad en redes en el último tramo de la campaña, y es evidente que, en la última semana, Noboa ha remontado sus números con una estrategia en Tik Tok, muy eficiente a la hora de viralizar contenidos alejados de la confrontación directa y más frescos, que los de su contrincante, quien inició su carrera política en el 2007 como suplente a la Asamblea Constituyente  por el Partido Social Cristiano, para luego desafiliarse y formar parte del correísmo.

Al parecer, en la elección de este 15 de octubre, todos nos jugamos la vida. Y no es una exageración. La caída libre que sufre el país tiene raíces estructurales, pero también resiente la ineptitud e indolencia de los últimos gobiernos, y sobre todo la corrupción e impunidad instaladas fuertemente en todos los niveles de la vida pública y privada de la nación, al punto que han socavado cualquier principio ético vital para la convivencia social civilizada, y para la supervivencia de una democracia real, libre de la podredumbre que parece anegar sus instituciones irremediablemente.

Que este 15 de octubre, cada voto rinda homenaje a los miles de niños sacrificados por la desnutrición infantil, a las decenas de miles de jóvenes que no pueden acceder cada año a la universidad y seguir la profesión de sus sueños, a los millones de desempleados y subempleados, a los que fallecen a las puertas de los hospitales o sufren enfermedades desatendidas por el sistema de salud pública; que cada voto sea un homenaje a los miles de jubilados y ancianos que mueren en soledad y ante la indiferencia social que sostiene, con sus impuestos, un estado criminal; un homenaje a  las mujeres víctimas de la violencia de género, a los que resisten frente a la intolerancia, a los pueblos no contactados y a los miles de pobladores de la región más pobres del país, que paradójicamente, es la que sostiene con sus recursos naturales, la riqueza de una élite corrupta y voraz y el desarrollo desigual e inequitativo de las grandes ciudades.

Que cada voto se convierta en un homenaje a los caídos en la lucha honesta y valiente contra el latrocinio y la impunidad, a sus pares, que hoy resisten con el mismo valor los abusos de los poderosos; que cada voto sea un homenaje a su ejemplo y una señal de esperanza para el retorno de los miles de compatriotas que huyen de este país, por falta de oportunidades y por la violencia, un homenaje a los muertos en la selva del Darién o al norte del río Bravo.

Que este 15 de octubre, el futuro sea una promesa y no una amenaza.

[PANAL DE IDEAS]

Alexis Oviedo
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Alfredo Espinosa Rodríguez
Francisco Carrión Mena
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

Cuentas de campaña 2023: Daniel Noboa gastó casi la mitad de su patrimonio
Fermín Vaca Santacruz
Elecciones presidenciales 2023 y deterioro del populismo correísta
Alfredo Espinosa Rodríguez
El hombre de la lluvia
Gabriel Hidalgo Andrade
Las mujeres no votaron por Luisa porque creyeron, subliminalmente, que les iba a quitar el marido...
Redacción Plan V
Luisa González: las lecciones que su derrota deja al correísmo
Fermín Vaca Santacruz
GALERÍA
Que cada voto sea un homenaje
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿Cómo Estados Unidos moldeó la estrategia militar y la política económica del «nuevo Ecuador»?
Luis Córdova-Alarcón
La nueva novela de Ernesto Carrión: tras los secretos del Che Guevara en Guayaquil
Marlo Brito Fuentes
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez
Noboa versus Putin: así ganó el Kremlin la partida de la "chatarra" para Ucrania
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

Narcotráfico: el bombazo en México y la onda expansiva en Ecuador
Redacción Plan V
Acerca de los acuerdos con Estados Unidos y la lucha contra el crimen organizado
Gonzalo Salvador Holguín
La Asamblea blindó nuevamente los bienes producto de la corrupción
Redacción Plan V
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez