Back to top
1 de Junio del 2020
Ideas
Lectura: 5 minutos
1 de Junio del 2020
Carlos Rivera

Economista, catedrático de la Universidad de Cuenca. 

¿Qué dirá la historia económica del Presidente Moreno?
0
En materia de resultados económicos y de combate efectivo a la corrupción, el gobierno de Moreno queda en deuda con el país. La historia seguramente le deparará un lugar al lado de toda la tripulación de la revolución ciudadana de primera y segunda generación, como la peor generación de clase política de la historia del Ecuador.

Tratare de resumir en una apretada síntesis qué es lo que la historia económica podrá decir del Presidente Moreno con corte al tercer año de su mandato.

Moreno asume la presidencia en medio de una situación económica delicada marcada por una caída del producto de -1.2% en 2016. Un mercado laboral completamente deteriorado que a marzo 2017 estampaba un empleo adecuado de 47.29%, un subempleo de 20.92% y una tasa de desempleo del 5.64%. Las finanzas públicas se evidenciaban con un gasto público como porcentaje del producto encumbrado en el 38.16%, acompañado de un déficit global y primario del SPNF que alcanzaba el -7.42% y -5.83% respectivamente en 2016.

Para todo efecto práctico el Ecuador a mayo 2017 ya tenía su propia COVID 19, y que estaba plenamente identificada en la insostenibilidad de las finanzas públicas y un mercado laboral con cifras en rojo, junto a la inexistencia de política monetaria y falta de espacio fiscal para revertir este ciclo negativo de la economía que comenzó en 2015, después de la caída de los precios del petróleo. 

Esa situación no ameritaba medicina homeopática, ni mucho menos medicina cuántica. Era una infección que requería una buena dosis de antibióticos de última generación y amplio espectro. Lamentablemente Moreno tanto por sus convicciones, como porque no estaba dispuesto a pagar la factura de hacer las correcciones y ajustes que siempre afectan el capital político, optó por el primer tipo de medicina, tratando de patear hacia adelante la pelota de la crisis para que no reviente en su propio mandato.

Para todo efecto práctico el Ecuador a mayo 2017 ya tenía su propia COVID 19, y que estaba plenamente identificada en la insostenibilidad de las finanzas públicas y un mercado laboral con cifras en rojo, junto a la inexistencia de política monetaria y falta de espacio fiscal para revertir este ciclo negativo de la economía que comenzó en 2015, después de la caída de los precios del petróleo

Los mercados financieros internacionales le ponen un alto a la posibilidad de mayor endeudamiento externo con señales muy claras, como fue el fortísimo aumento del riesgo país y la baja en la calificación de los bonos de deuda, provocando que el gobierno de Moreno tenga que salirse de ese mundo paralelo en que vivían y proponerle al país un ajuste macroeconómico a través de la corrección de los subsidios a los combustibles en octubre del año pasado.

No obstante que se trataba de una buena receta, el gobierno comete el error de no llegar a los acuerdos previos necesarios para tomar una medida tan fuerte y casi le incendia el país. Me viene a la mente aquella aciaga noche donde vimos como un gobierno débil, timorato y falto total de intelecto hipotecó toda posibilidad de implementar un buen programa económico en Ecuador ante aquellas protestas sociales.

Para 2019 las cifras muestran magros resultados de la gestión de Moreno. Un crecimiento promedio del producto de 1.2% entre 2017 y 2019 que evidencia un estancamiento pleno y pírricos intentos de recuperación económica. La inversión que es el motor del crecimiento económico de largo plazo apenas presenta un crecimiento promedio de 1.3% en este mismo periodo. El mercado laboral sigue con problemas y evidencia la informalidad creciente de la economía. A diciembre 2019 el empleo adecuado alcanza un 48.02%, mientras que el subempleo y desempleo se ubican en el 16.98% y 4.95% respectivamente. Los desequilibrios fiscales no se corrigen y el saldo de deuda pública mantiene una trayectoria creciente.

Un balance del gobierno de Moreno seguramente nos dirá que se recuperó la libertad de expresión, la institucionalidad democrática y la independencia de poderes, de que volvimos a integrarnos a la economía global y los mercados financieros luego de 10 años de virtual aislacionismo político y financiero, pero en materia de resultados económicos y de combate efectivo a la corrupción, el gobierno de Moreno queda en deuda con el país y la historia seguramente le deparará un lugar al lado de toda la tripulación de la revolución ciudadana de primera y segunda generación, como la peor generación de clase política de la historia del Ecuador.

[PANAL DE IDEAS]

Xavier Villacís Vásquez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Mauricio Alarcón Salvador
Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Gonzalo Ordóñez
Carlos Rivera
Francisco Chamorro
Ramiro García Falconí

[RELA CIONA DAS]

Un poco de oxígeno…
Giovanni Carrión Cevallos
José Villavicencio: esta no es una ley de apoyo humanitario sino una nueva carta de la esclavitud
Redacción Plan V
Deterioro del mercado laboral
Giovanni Carrión Cevallos
7 veces no
Gabriel Hidalgo Andrade
Calibrando la economía ecuatoriana para dos años
Carlos Rivera
GALERÍA
¿Qué dirá la historia económica del Presidente Moreno?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Las deudas pendientes del Legislativo con la diversidad sexual
Redacción Plan V
Las preguntas clave sobre el dióxido de cloro: ¿en verdad es una panacea?
Mateo Ordóñez
Más de 2.000 contagios diarios se registraron la semana pasada; Pichincha con las peores cifras
Redacción Plan V
Más de 2.000 contagios diarios se registraron la semana pasada; Pichincha con las peores cifras
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La (nueva) alianza entre Jairala y el correísmo
Redacción Plan V
@cicirm91, la tuitera que enseña a cocinar durante la pandemia
Gabriela Muñoz
Las pruebas para COVID de Yunda con nuevos tropiezos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V