Back to top
25 de Enero del 2024
Ideas
Lectura: 6 minutos
25 de Enero del 2024
Patricio Moncayo

PhD. Sociólogo. Catedratico universitario y autor de numerosos estudios políticos.

¿Por qué las izquierdas no sintonizan con el sentimiento mayoritario del pueblo?
0
Dentro de los tres enfoques citados, hay coincidencias y matices. Pero lo que resalta es que la política no es una ciencia exacta. Que ella no responde a determinismos ni a racionalidades normativas.

A la luz de la reflexión sobre los aportes de la ciencia a la comprensión de la naturaleza y de la sociedad, se hace posible rastrear las causas más profundas de la incapacidad manifestada por el progresismo para conjugar su praxis política con las demandas de los sectores sociales a los que pretende representar. 

En la sesuda narración de Julio Oleas-Montalvo en Plan V, se pasa revista a la lucha que en el campo de las ideas libró el pensamiento que puso las bases del conocimiento científico. Galileo Galilei, René Descartes, Tomás Hobbes en el siglo XVII descubrieron el potencial del pensamiento racional, conectado con los procesos de constitución de los estados-nación.

Se advierte cómo se produjo el “matrimonio de la ciencia y el imperio”, lo cual se tradujo en procesos de colonización de los países de América Latina.   La convicción de que la ciencia era portadora de verdades absolutas cimentó la idea del progreso en la cultura de Occidente. Esta trajo consigo la creencia en la certidumbre.

Se supuso que todos los eventos del universo están predeterminados por las leyes de la física. Con ello se exaltó el determinismo que condujo a la predicción del futuro.

La relación entre el científico y su objeto, privilegió la objetividad a través de la separación del científico de su objeto de estudio, borrándose, por tanto, el ingrediente subjetivo o pre científico del acto cognitivo.  A éste se lo denominó “visión”, que es equiparable a “ideología”.

Si la incertidumbre no pudo ser desterrada del estudio de la vida y de la materia inanimada, en el ámbito de las ciencias sociales el problema es mucho más complejo. La instalación de la objetividad del positivismo en ellas acentuó la escisión entre el científico y su objeto de estudio. El ocultamiento del componente subjetivo caracterizó las formulaciones teóricas que se mostraron como objetivas. Este fue el caso de Milton Friedman. Su concepción no toleró la hibridación, es decir, la coexistencia de conceptos y métodos distintos. 

Este cuadro se complica en el siglo XXI en la sociedad “líquida” con las computadoras e internet, como analiza Jaime Durán Barba en Perfil. La transmisión de conocimientos científicos se hace a gran velocidad pese a lo cual no podemos prever los cambios que produce la ciencia durante la Tercera Revolución Industrial, según lo define Durán.  En el campo de lo social, la cultura de la red privilegia la improvisación y da curso a las formas más primitivas de la política. 

Ignacio Sánchez-Cuenca en El País, enfoca el fracaso del progresismo mundial, pese a que los grandes problemas que azotan a la humanidad tendrían respuestas científicas desde la izquierda. “En el conjunto de países de Europa occidental, las izquierdas (alternativas, poscomunistas, verdes y socialdemócratas) han retrocedido 6.5 puntos porcentuales de voto entre 2000 y 2023 “

Frente a ello el autor se pregunta: “¿por qué se produce este debilitamiento cuando los grandes temas de nuestro tiempo son la desigualdad social, la inseguridad económica, el cambio tecnológico y la crisis climática?” Su respuesta es que la socialdemocracia se ha vuelto conservadora, su vertiente más radical cultiva una actitud apocalíptica anunciando el colapso civilizatorio “con un mayor énfasis en la denuncia de los peligros e injusticias del sistema, que en los medios a superarlos”. Mientras, la derecha ha capitalizado la frustración frente a la tormenta del progreso que no llevó a la humanidad a los logros vaticinados por Keynes. 

Las izquierdas no veían posible que, tras las consecuencias de la aplicación del neoliberalismo, las masas optaran por encumbrar al poder a figuras como Donald Trump, Jair Bolsonaro o Javier Milei. Y es que no solo el neoliberalismo fue causante de la crisis. Tampoco el estado de bienestar se salvó de responsabilidad.

Jaime Durán destaca la increíble unión de la derecha con la izquierda en su antipatía hacia la democracia. Sostiene que la izquierda no ha podido superar los conceptos del siglo pasado, ni entender la dinámica de los cambios que encara la humanidad en el siglo XXI.  Más bien ha retrocedido apoyando a regímenes que “matan a las mujeres por dejar ver su rostro” y no se avergüenza de aliarse con un zar ruso del siglo XXI.  Y toleran a una dictadura como la de Nicaragua que restablece el régimen de Somoza y le hace volver a ese país al siglo XIX.  

Sánchez-Cuenca propone una explicación del auge de las derechas. El miedo ante los avances tecnológicos y las nuevas formas de trabajo, la crisis medioambiental y el cambio cultural, afirma, generan frustración y resentimiento (xenofobia, nacionalismo excluyente, regreso a un supuesto pasado envidiable). Amplios sectores sociales buscan mayor seguridad. “El miedo puede canalizarse políticamente en direcciones muy distintas”.

Dentro de los tres enfoques citados, hay coincidencias y matices. Pero lo que resalta es que la política no es una ciencia exacta. Que ella no responde a determinismos ni a racionalidades normativas.  Que hay múltiples visiones y complejas interacciones entre actores que dudan y desconfían de la intermediación que en teoría están llamados a dar partidos, medios de comunicación, gobiernos, expertos.

La historia no está escrita en piedra. La visión normativa de la política impide lidiar con la incertidumbre. Si ella no pudo ser vencida en la explicación de los fenómenos naturales peor lo podrá lograr en el mundo social y político y menos aún en el campo de la praxis.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Alexis Oviedo
Patricio Moncayo
Pocho Álvarez
Fernando López Milán
Juan Carlos Calderón
Juan Carlos García
Mario Pazmiño Silva
Marko Antonio Naranjo J.

[RELA CIONA DAS]

Estas son las cuatro claves de la presencia china en América Latina
Redacción Plan V
Lumpenización de la política
Juan Cuvi
Políticos: ¿una especie en vías de extinción?
Juan Cuvi
“Cada pueblo tiene el gobierno que se merece”
Marko Antonio Naranjo J.
Rumbo a las urnas: elecciones 2024 en Latinoamérica
Aldo Lorenzzi Bolaños
GALERÍA
¿Por qué las izquierdas no sintonizan con el sentimiento mayoritario del pueblo?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Olivio Rodrigues aseguró que las coimas de Odebrecht pasaron por las empresas Cosani, Plastiquim e Italcom
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
¿Qué dice la denuncia por "traición a la patria" contra Rafael Correa?
Redacción Plan V
¿Qué sanciones busca México contra Ecuador y cuán posibles son?
Redacción Plan V
Juicio contra Carlos Pólit (día 5): En la casa del excontralor se hallaron 15.000 euros en efectivo, dijo un policía
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo

[MÁS LEÍ DAS]

Mayra Salazar cosechó un amplio repudio en redes sociales como X y Facebook
Redacción Plan V
7 claves para entender el juicio de Carlos Pólit que inicia en Miami este 8 de abril
Susana Morán
Ivonne Núñez: el trabajo por horas va a cambiar la situación del desempleo en cortísimo plazo
Juan Carlos Calderón
La embajadora de México es la viuda de Bolívar Echeverría