Back to top
29 de Julio del 2020
Ideas
Lectura: 8 minutos
29 de Julio del 2020
Mauricio Alarcón Salvador

Abogado y director ejecutivo de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo

¿Quién es Abdalá Bucaram? (Segunda parte)
0
Cuando su retorno al país era un hecho, el 10 de noviembre de 1986 la policía panameña detuvo a Abdalá bajo la acusación de tenencia ilícita de drogas. Se habría encontrado un kilo de cocaína en su auto. Nuevamente se habló de una persecución política. Pasaron ocho meses hasta que el asuntó se solucionó y se pudo reactivar el plan de regreso al país.

El 17 de septiembre de 1985 Abdalá Bucaram salió del país y se refugió en Panamá. Pocos días más tarde el Concejo Municipal de Guayaquil lo destituyó y encargó la dirección de la ciudad al vicealcalde. Todos pensaban que lo había hecho para evitar ser detenido por orden de la Intendencia de Policía, pero lo cierto es que la Contraloría investigaba un acto de corrupción en su administración.

El Municipio de Guayaquil había contratado volquetas para acarreo de material pétreo (cascajo), para relleno de terrenos en zonas suburbanas. En dicho contrato se detectó un sobreprecio aproximado de 200 millones de sucres (unos 2.5 millones de dólares entonces). Los resultados de la investigación se hicieron públicos en noviembre de 1985. El presidente de la Corte Superior de Justicia de Guayas, Hugo Quintana Coello, dictó orden de prisión preventiva contra Bucaram, quien se declaró perseguido político y solicitó asilo.

Desde el auto exilio, autoproclamado como “mártir político”, Bucaram capitalizó réditos y logró una mayor presencia en el Congreso Nacional en las elecciones intermedias de junio de 1986. El PRE se convirtió en la primera fuerza política del Guayas, obteniendo 4 de los 9 escaños en disputa; 2 de ellos para sus hermanos Adolfo y Santiago. Aumentar poder en el Congreso era clave para las acciones que se preparaban. Negociaron así sus votos para que Andrés Vallejo, líder opositor de la Izquierda Democrática, fuera electo nuevo presidente del Congreso, a cambio de la amnistía para Abdalá (que fue aprobada con los votos de la Izquierda Democrática, la Democracia Popular, el Movimiento Popular Democrático, el Frente Amplio de Izquierda, el Partido Socialista y, obviamente, el Partido Roldosista Ecuatoriano).

El presidente de la República, León Febres Cordero, se negó a publicar dicha amnistía en el Registro Oficial, no obstante, la justicia levantó la orden de prisión preventiva.

Cuando su retorno al país era un hecho, el 10 de noviembre de 1986 la policía panameña detuvo a Abdalá bajo la acusación de tenencia ilícita de drogas. Se habría encontrado un kilo de cocaína en su auto. Nuevamente se habló de una persecución política. Pasaron ocho meses hasta que el asuntó se solucionó y se pudo reactivar el plan de regreso al país.

Las imágenes de un helicóptero aterrizando en las calles 29 y Oriente en Guayaquil forman parte de la historia nacional. Las cámaras registraron la llegada de Abdalá Bucaram y su recibimiento por una multitud de simpatizantes que le coronaron con laureles y le ciñeron una banda presidencial de fabricación artesanal. Era el 1 de agosto de 1987 y en el eufórico acto anunció su candidatura presidencial para las elecciones de 1988.

Destaca el discurso de Bucaram en el acto de inscripción del binomio del PRE. Los medios de la época recogen frases que pueden recordar a candidatos y políticos de los últimos años, como “Yo soy el Bolívar, el hombre que nace cada cien años cuando despierta un pueblo, y ahora el pueblo está despertando” o “votar por mi será como tirar excrementos en el Club la Unión o como rayar un Mercedes Benz”.

“Yo soy el Bolívar, el hombre que nace cada cien años cuando despierta un pueblo, y ahora el pueblo está despertando” o “votar por mi será como tirar excrementos en el Club la Unión o como rayar un Mercedes Benz”, decía Bucaram en los 80. 

Así, su campaña fue agresiva y disruptiva. Los ecuatorianos vivieron una campaña llena de insultos y descalificaciones, polarizando y estigmatizando. Su imagen mesiánica tuvo un alto impacto en los sectores populares con el slogan “La fuerza de los pobres”, y fue bautizado por sus seguidores como “el loco”. En apenas seis meses escaló posiciones en las encuestas y para la primera vuelta, el 31 de enero de 1988, obtuvo el segundo lugar. Ese triunfo no vino solo, pues el PRE recuperó la Alcaldía de Guayaquil por medio de Elsa Bucaram y la Prefectura de Guayas de la mano de Carlos Hidalgo Villacís.

Abdalá pasó a segunda vuelta con Rodrigo Borja Cevallos; radicalizó su campaña y creció notablemente su aceptación popular en la Costa ecuatoriana. No obstante, su estilo populista no pegó en las provincias de la Sierra, que terminaron por dar el triunfo a Borja, quien resultó electo para el período 1988 – 1992.

Su derrota vino acompañada de la reactivación del proceso en su contra por el peculado en el caso cascajo. Se emitió una nueva orden de prisión pocas semanas más tarde, por lo que tomó una avioneta con rumbo a Panamá, país en el que solicitó asilo otra vez. Comenzó entonces su segundo autoexilio, en el que volvería a declararse una víctima de las oligarquías y un perseguido político. Experto en capitalizar, para las elecciones legislativas intermedias de junio de 1990 lograría 13 espacios en el Congreso, consolidándose como la tercera fuerza política nacional.

En septiembre de 1990, se exculpó a Bucaram del caso "cascajo". Sin embargo, para los planes políticos eso no sería suficiente. Se activó una negociación política con el jefe de bloque del Partido Social Cristiano, Jaime Nebot, a la que se sumó Concentración de Fuerzas Populares, Frente Radical Alfarista, y Movimiento Popular Democrático. El objetivo: una nueva amnistía para “el loco”.

De aquella época data el video, que circula con plena vigencia hasta nuestros días, en el que se lanzan golpes al interior del Congreso Nacional. Edison Villamagua, diputado del PRE por Loja, agrede con un cenicero al conservador Alberto Dahik. Los diputados roldosistas Jacobo Bucaram y Carlos Valle caen a golpes a los diputados Jamil Mahuad y Vladimiro Álvarez. Reinó el caos a vista y paciencia de Averroes Bucaram, presidente del Congreso y primo de Abdalá.

El resultado: misión cumplida. Abdalá Bucaram fue amnistiado por el Congreso.

Días más tarde, repitiendo lo de 1987, Bucaram regresó al país y en un nuevo acto de masas proclamó nuevamente su candidatura para las elecciones de 1992. Reeditó su primera campaña presidencial, fortaleciendo su imagen de mártir y de mesías, e insultando a sus contendientes. Durante casi dos años, inundó el país con su slogan “La fuerza de los pobres” y el himno del mismo nombre, a lo que sumó un spot con imágenes de su exilio en Panamá con la música de Un velero llamado libertad de José Luis Perales.

Esta vez el resultado no fue el esperado: Bucaram quedó tercero. Pero ganó terreno en el Congreso Nacional, pues el PRE se consolidó entonces como segunda fuerza legislativa con 15 diputados, con representantes nacionales (a la cabeza su hermana Elsa) y provinciales de la Costa, Sierra y Oriente del país. De este período legislativo destaca el recordado “Pacto de la regalada gana” que volvió a juntar al agua y al aceite, al PRE con el PSC. Todo vale para saciar la ambición de alcanzar la Presidencia de la República.

Continuará…

 

[PANAL DE IDEAS]

Mariana Neira
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Gabriel Hidalgo Andrade
Gonzalo Ordóñez
Xavier Villacís Vásquez
Alexis Oviedo
Mauricio Alarcón Salvador
Consuelo Albornoz Tinajero
Pablo Piedra Vivar

[RELA CIONA DAS]

Pese a todo, honorables corruptos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
¿Quién es Abdalá Bucaram? (Primera parte)
Mauricio Alarcón Salvador
Falsa tendencia
Gabriel Hidalgo Andrade
Lo que no cambia
Xavier Villacís Vásquez
Gol de mano
Gabriel Hidalgo Andrade
GALERÍA
¿Quién es Abdalá Bucaram? (Segunda parte)
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Almaluna, las almas guerreras de Consuelo y Constanza
Gabriela Muñoz
Hidroeléctricas en Ecuador: ¿a espaldas del cambio climático?
Redacción Plan V
Los pesqueros chinos volvieron y encontraron al Ecuador igual que en 2017
Redacción Plan V
Los tentáculos de los grupos criminales de los Balcanes llegan a Ecuador
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Médicos de primera línea preocupados porque no acceden a pruebas PCR
Susana Morán
Femicidio en Galápagos: crónica de una muerte anunciada
Redacción Plan V
En Ecuador, jueces rebajan sentencias ejecutoriadas para beneficiar a narcos
Redacción Plan V
Situación "crítica" en Quito: los hombres mayores son las principales víctimas
Redacción Plan V