Back to top
8 de Noviembre del 2013
Ideas
Lectura: 5 minutos
8 de Noviembre del 2013
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
¿Quién está detrás de las clínicas del horror?
La respuesta horripilante no deja de sorprender: madres y padres de familia que organizan el secuestro criminal de sus hijos o hijas homosexuales, para someterles a una supuesta curación que, en general, tiene algún tenebroso ingrediente religioso.

fermin.vaca@planv.com.ec

Buscando a un joven desaparecido en Quito, las autoridades han dado con otra de esas "clínicas" para "curar" cosas incurables. Resulta pasmosa la frecuencia con la que se encuentran esos centros de secuestro y tortura clandestinos en todo el país, en donde parientes abusivos -la gran mayoría de ellos impunes- internan a la fuerza a jóvenes a los que pretenden volver al "buen camino".

Me recuerdan esos "operativos" el intento de secuestro de un amigo por su familia, de notoria militancia en el credo mormón, del que se escapó con las justas con la amenaza de llamar a la policía y pedir auxilio ante la arremetida de médicos-religiosos que estaban listos para someterlo. Mi amigo contaba la historia con buen humor, pero algo de escalofriante tenía el relato: recordaba el siniestro experimento contado por Stanley Kubrick en La Naranja Mecánica en donde se pretendía lograr la reeducación de un delincuente a punta de electroshock. 

¿En qué perversa mentalidad cabe, en pleno siglo XXI, que alguien, tal vez un bufón en bata de médico o falso sicólogo, pueda ofrecer la cura milagrosa de la homosexualidad a punta de palo, oración, baños de agua fría y maltratos de todo tipo? 

La respuesta horripilante no deja de sorprender: en la cabeza de madres y padres de familia que organizan el secuestro criminal de sus hijos o hijas homosexuales, para someterles a una supuesta curación que, en general, tiene algún tenebroso ingrediente religioso. Una cosa es evidente: si así se cambiaran las orientaciones sexuales nuestro país y ciertos médicos ecuatorianos ya habrían ganado el Nobel que tanto anhelan. Malas noticias para estos fanáticos: la homosexualidad no tiene cura. 

Las autoridades han procedido al cierre de esos centros criminales. Pero, que se sepa, no han actuado con la dureza necesaria contra los padres secuestradores, contra los seudo médicos torturadores, contra los religiosos de garaje que suelen ser los autores materiales e intelectuales de este tipo de delitos.

Las "clínicas para curar adicciones", que son sucursales de la industria de la cura de la homosexualidad supuestamente dirigidas contra los alcohólicos y drogadictos, recurren a los mismos métodos delincuenciales para lograr -el avance tenebroso de la ciencia nacional- lo que nadie en el mundo ha podido hacer.

¿Es suficiente con cerrar este tipo de centros de secuestro y tortura con ese ademán de clausurar un bar o una tienda que le han puesto ciertos intendentes? ¿Dónde están los fiscales que, de oficio, deben perseguir delitos graves como son el secuestro y la tortura de mayores de edad, en pleno uso de sus facultades, instrumentados por sus propios parientes, con premeditación, alevosía y ventaja?

Es claro y evidente que este tipo de delitos deben ser juzgados con un agravante: que son cometidos por parientes cercanos de la víctima. Que cuentan con el "diagnóstico" de seudo profesionales de la salud y la bendición de religiosos que promueven este tipo de prácticas criminales, casi siempre, con total impunidad.

A los evidentes delitos contra las personas que cometen estas mafias, hay que sumar uno nuevo: el de odio. Ese que cometen religiosos de ciertos credos, como uno que ha sido recientemente condenado en Guayaquil, quienes siguen propalando disparates de fanáticos  y cuentos medievales sobre los homosexuales y practican verdaderos lavados de cerebro en familias de todas las clases sociales. Mientras la Suprema Corte de México acaba de establecer que decirle a alguien "maricón" no está protegido por la libertad de expresión, sino que constituye discrimen y linda con la incitación al odio, acá tenemos pastorcitos y seudo médicos que siguen en la condena de los "sodomitas" amparados en su libertad de culto y opinión. 

Hay que reconocer la mano dura del ministro del Interior contra bandas de chulqueros, narcotraficantes, y delincuentes de diversos pelajes en toda la República. Pero es hora de que el Gobierno aplique todo el peso de la ley contra las mafias de dementes dedicados a secuestrar homosexuales, alcohólicos y drogadictos y sus cómplices en las familias de las víctimas, pues las clausuras de clínicas clandestinas, hasta el momento, más parecen resultado de la casualidad que de la acción planificada de las autoridades. ¿Cómo se promocionan estos centros de torturas? ¿Cómo contactan a sus clientes? ¿Cuánto cobran por su estafa estrafalaria?

Hay muchas preguntas sin respuesta en las historias sombrías de las clínicas del odio y sus terapias de horror. 

 

 

[PANAL DE IDEAS]

Francisco Chamorro
Mauricio Alarcón Salvador
Ramiro García Falconí
Patricio Moncayo
Aparicio Caicedo
Carlos Rivera
Xavier Villacís Vásquez
Giovanni Carrión Cevallos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Gabriel Hidalgo Andrade

[RELA CIONA DAS]

El Orgullo 2020 se tomó los espacios virtuales
Redacción Plan V
La independencia de los jueces vuelve al debate tras el anuncio de sanciones a jueces
Redacción Plan V
¿Qué día del niño pueden celebrar los hijos separados de sus padres?
Paolo Vega López
Juegos de guerra interna
Juan Cuvi
Alexandra Córdova, siete años de caminar tortuoso
Alexis Serrano Carmona
GALERÍA
¿Quién está detrás de las clínicas del horror?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Gobierno le apuesta a un agresivo desconfinamiento en julio
Redacción Plan V
Vuelve el Museo de la Corrupción de PLANV y necesita tu apoyo
Redacción Plan V
El Orgullo 2020 se tomó los espacios virtuales
Redacción Plan V
Diario de cuarentena, de Carlos Arcos, a la venta en formato PDF
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
Redacción Plan V
Este es el top 30 de los contratos del Municipio en la era Yunda
Redacción Plan V
La amenaza de Rafael Correa a un juez del Caso Sobornos: ¿un delito de intimidación?
Redacción Plan V
Imágenes exclusivas revelan el colapso del relleno de El Inga
Susana Morán